Una vela, una bala: repaso de atentados terroristas desde el 11-S

Una vela, una bala: repaso de atentados terroristas desde el 11-S

Jugamos en categorías diferentes, en el ISIS lo saben, pero tú no.

Noticias Héctor Lasheras Héctor Lasheras 19 Noviembre 2015 11:04

Un nuevo atentado más se suma a la interminable lista de acontecimientos que se han dado lugar desde el 11-S a lo largo y ancho de todo el mundo. Un simple listado nos permite ver cómo va el contador:

Vía EFE:

- 11 septiembre 2001: 19 miembros de Al Qaeda llevan a cabo en EEUU el mayor ataque terrorista de la historia al estrellar aviones en Nueva York, Washington DC y Pensilvania. La cifra de muertos se elevó a casi 3.000 personas (de ellos 2.753 en las Torres Gemelas neoyorquinas) y unos 9.000 heridos.

- 12 octubre 2002: 202 personas, la mayoría turistas de 21 países, mueren al estallar simultáneamente dos coches-bomba en una zona de discotecas en Kuta, en Bali.

- 23 octubre 2002: Asalto al teatro Dubrovka en Moscú por yihadistas chechenos. Mueren 129 personas.

- 2 marzo 2004: Múltiple atentado contra la comunidad chií en Iraq con al menos 171 muertos, 106 en el santuario de Husein en Kerbala y 65 en Bagdad, mientras conmemoraban el día de Ashura.

- 11 marzo 2004: Diez explosiones en cadena causan 191 muertos y 2.062 heridos en cuatro trenes de cercanías en Madrid. Fue el segundo mayor atentado en Europa.

- 1 septiembre 2004: Una treintena de terroristas, vinculados al guerrillero checheno Shamil Basáyev, toman como rehenes a más de mil personas, la mayoría niños, en una escuela de Beslán, en Osetia del Norte (Rusia). En el asalto dos días después por las fuerzas de seguridad rusas mueren 331 personas, de ellos 186 niños.

- 14 febrero 2005: Muere en atentado en Beirut el exprimer ministro libanés Rafic Hariri, junto a 21 miembros de su comitiva.

- 7 julio 2005: Cuatro explosiones (tres en el metro y una en un autobús) causan 56 muertos (incluidos cuatro terroristas) y 700 heridos en Londres. Los atentados fueron perpetrados por islamistas.

- 23 julio 2005: 64 personas, de ellas varios extranjeros, mueren en atentados simultáneos ocurridos en el balneario egipcio de Sharm el Sheij (Sinaí).

- 9 noviembre 2005: Tres terroristas suicidas causan 60 muertos en tres hoteles en Amán (Jordania).

- 11 julio 2006: Siete explosiones causan 185 muertos en trenes suburbanos abarrotados de trabajadores en Bombay (India).

- 14 agosto 2007: Más de 250 muertos al estallar cuatro camiones bomba en Nínive (Iraq).

- 18 octubre 2007: 130 muertos en un atentado al paso de la comitiva de la exprimera ministra Benazir Bhutto en Karachi, a su regreso a Pakistán.

- 27 diciembre 2007: Benazir Bhutto muere en un atentado en Rawalpindi, que además causó 54 muertos entre seguidores que habían acudido a su mitin.

- 26-29 noviembre 2008: 166 muertos en diez puntos de Bombay (India).

- 21-24 septiembre 2013: Mueren 72 personas tras asaltar la milicia radical somalí Al Shabab el centro comercial Westgate de Nairobi, en Kenia.

- 16 diciembre 2014: Un grupo talibán abre fuego contra una escuela en Peshawar (Pakistán) y mata a 126 personas, en su mayoría niños.

- 19 marzo 2015: Al menos 154 muertos en dos dobles atentados suicidas contra dos mezquitas chiíes en Saná, Yemen.

- 2 abril 2015: Al menos 147 muertos, la mayoría estudiantes, en un ataque de la milicia somalí Al Shabab en la Universidad de Garissa, Kenia.

- 4 julio 2015: Un yihadista asesina a 38 turistas extranjeros en una playa tunecina de la localidad costera de Susa.

- 10 octubre 2015: Un doble atentado deja 102 muertos en una marcha por la paz en Ankara, Turquía, que las autoridades del país atribuyen a la organización yihadista Estado Islámico.

- 31 octubre 2015: Un avión ruso con 224 personas a bordo se estrella en la península del Sinaí, en Egipto, sin dejar supervivientes. El grupo terrorista Wilayat Sina, rama egipcia del EI, asegura ser el responsable del derribo del avión.

- 12 noviembre 2015: Mueren 41 personas y 200 resultan heridas en un doble atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico contra el barrio de Burch Barachne, uno de los feudos del grupo chií libanés Hizbulá, en el sur de Beirut.

- 13 noviembre 2015: El grupo terrorista Estado Islámico (EI) se atribuye los atentados en terrazas y una sala de conciertos de París que provocan la muerte a al menos 129 personas y heridas a más de 350.

No hagas la cuenta, que quizás el número te asuste. Este es el balance actual de víctimas a causa del terrorismo islámico, que como se puede comprobar, no es exclusiva ni de EEUU, ni de Europa, y que cual plaga, se ha propagado a todos los rincones del mundo.

Una de las múlitples ejecuciones televisadas "Una de las múlitples ejecuciones televisadas"

De entrada tendríamos que hablar sobre tantas cosas que resulta prácticamente imposible abordarlas ya sino es en una tesis doctoral. La Guerra Fría, la CIA, Al Qaeda, Osama Bin Laden, Sadam Husein, las armas de destrucción masiva, Edward Snowden, Siria... Demasiados actores que se entremezclan en un sangriento resultado donde, más allá de los propios terroristas que cometen los atentados, se hace tremendamente difícil discernir culpables.

¿Estamos en guerra?

Referente a la naturaleza de los ataques, comienzan a salir voces como la de Manuel Valls, primer ministro de Francia, que ascienden a categoría de acto de guerra lo que antes denominábamos terrorismo. Y es que, vista la lista, queda patente que no son acontecimientos aislados y puntuales con carácter reivindicativo.

Francia está en guerra y para ganarla tomará medidas extraordinarias, golpeará dentro y fuera de Francia hasta acabar con ellos (Manuel Valls)

Coincido plenamente en que actualmente nos encontramos en guerra, pero "¿quiénes, dónde y contra quién?" son preguntas más difíciles de responder. Aquí abordamos si esto es una guerra religiosa o de otra índole en la que Alá no tenga nada que ver. Dios -se materialice en el nombre que sea- es para mí el pretexto, un motivo que facilita justificar el trasfondo, que no es otro que el cultural -verdadera causa de esta guerra-.

Masacre extremista en el centro comercial "Masacre extremista en el centro comercial"

Una guerra en absoluto nada novedosa que, por fechar en algún momento histórico no muy concreto, podríamos hablar de la invasión de la Península Ibérica, seguida cientos de años después de unas visitas occidentales a Tierra Santa y, otros cientos años después, por diversas visitas que van desde las Guerras del Golfo hasta el actual conflicto en Siria. El pretexto siempre ha sido algún tipo de Dios-"In God we Trust", dicen los billetes de dólar- que, de existir, seguro no estará contento con sus fieles.

Los resultados siempre han sido diametralmente opuestos a Dios, llámalos recursos, llámalos infundir miedo, llámalos control. En la práctica da igual lo que hagamos, "ellos" han venido y han matado aquí y "nosotros"hemos ido allá. En Iraq fuimos motu proprio, ahora en Siria reclaman nuestra ayuda.

¿Son los EEUU aún los polis del mundo?

¿Qué fue lo que sucedió con la Primavera Árabe? Pues, haciendo un balance rápido, cayeron las dictaduras o precarias democracias, llámalo X, apoyadas por occidente, y, en lo que se suponía iba a ser una transición democrática, los Hermanos Musulmanes se hicieron relevantes, tan relevantes que incluso a ellos les salieron ramas aún más radicales.

Ahora nos preguntamos si ese señor llamado Bashar al-Asad quizás no era tan malo, o quizás era el mal menor. Amigo de Rusia, enemigo de EEUU a ratos, digamos el Gadafi del 2015, nos regala unas palabras de aliento:

Francia conoció ayer lo que vivimos en Siria desde hace cinco años (Bashar al-Asad)

Esta guerra cultural se traslada a escenarios concretos, como la sala de conciertos en París, pero no es una cuestión geográfica como las infografías y mapas nos hacen ver, da igual que la tierra fuera plana, cóncava o convexa, es -en el fondo- una filosofía contra otra, dos formas de entender la vida enfrentadas. Y esto queda patente en otras esferas de la vida. Queda patente en las prohibiciones del burka, en alguna paliza esporádica de mujeres musulmanas a europeas en bikini, en centros de refugiados quemados, en niñas africanas secuestradas...

Atentados en Iraq "Atentados en Iraq"

¿Qué hacer pues? Si Arnaldo Amalric , famoso inquisidor y asiduo de las cruzadas, estuviera por estos lares, aplicaría su filosofía bárbara y medieval de "purgarlos a todos, que Dios reconocerá a los suyos". Actualmente, a pesar de lo inadmisible y fuera de contexto que queda, sigue teniendo seguidores como Vladimir Putin, que también juega en otra categoría diferente, bombardeando las posiciones del ISIS, pero también a los opositores de Bashar al-Asad que, para él, forman parte de lo mismo.

Purgarlos a todos, que Dios reconocerá a los suyos

Y es que esa es la clave del asunto y de los actores aquí presentes: Europa, EEUU, Rusia y el Estado Islámico.

Este último digamos que juega en la máxima categoría, la categoría donde todo es válido: matar hombres, mujeres y niños, exterminar aldeas, atentar contra inocentes, mutilar, quemar, absolutamente todo se acepta "en nombre de Dios", pero casualmente en las zonas circundantes a pozos petrolíferos.

A continuación está Rusia, una segunda categoría en la que ya no se aceptan tantas cosas pero aun así no tiene que rendir muchas cuentas a nadie, más allá de una llamada telefónica amistosa por la línea roja. Tal es así que desde que Rusia comenzó a intervenir se ha recuperado más terreno al Estado Islámico que en todos los años anteriores de conflicto -no entro en facciones en Siria, pues daría para otro artículo-.

Ejecuciones masivas del ISIS "Ejecuciones masivas del ISIS"

A continuación tenemos a EEUU, que tampoco le tiembla el pulso pero que, entre elecciones, crisis económicas y unos antecedentes en Iraq más que dudosos, no puede seguir ejerciendo de "poli malo mundial" sin el respaldo de la OTAN y claro, esto ya implica una burocracia que Rusia se permite saltar sin mucho problema, sino pregunte a quién pertenece Crimea ahora.

Y por último está Europa, una Europa exclusivamente unida por una moneda pero sin una política exterior clara, con mecanismos más que suficientes como la cláusula de solidaridad prevista en el artículo 222 del Tratado de Funcionamiento de la UE pero que no logra ponerse de acuerdo en nada. No hemos sido capaces de gestionar la crisis de refugiados, como para gestionar lo que hace falta, una respuesta unánime de todos los países europeos contra los radicales islámicos.

El resurgir de la extrema derecha en Europa

Precisamente en este avance de elefante que son las instituciones europeas se fragua el nuevo caldo de cultivo de la extrema derecha, un movimiento que se hace fuerte y va desde Amanecer Dorado en Grecia, atraviesa Hungría y a sus vecinos y acaba en Marine Le Pen, la respuesta natural y primaria a los atentados, agresión por agresión.

El grado de la respuesta que debe de tomar la UE será acorde al que los ciudadanos estemos dispuestos a dar. Es decir, dependerá del margen de confianza que estemos dispuestos a entregar a nuestros dirigentes. Al igual que la guerra de Iraq dividió a la sociedad española, ¿qué porcentaje logrará el Estado Islámico? ¿Respaldará la población una intervención militar? ¿O por el contrario eso tendría demasiado rédito electoral en las próximas elecciones?

Atentados de Atocha "Atentados de Atocha"

La extrema derecha europea espera con los brazos abiertos su oportunidad para difundir la psicosis y el miedo. Cada vez más fuertes y con más representación política que nunca, ¿se dejará el votante seducir por su discurso? ¿O por el contrario defenderán otras vías no bélicas de resolución de conflictos?

Demasiadas preguntas que, en los próximos meses iremos viendo cómo se resuelven.

¿Sirven de algo las fotos de velas que suben a las redes sociales? ¿O acaso las teorías conspiranoicas y -quizás hasta cierto punto verídicas- sobre CIA y FBI justifican en última instancia lo sucedido? Para mí, todo eso en absoluto vale nada, nada justifica lo sucedido, salvo que nos han declarado la guerra; pero -otra vez-, ¿a quiénes? Pues a "nosotros", aquellos que defendemos la libertad, igualdad y fraternidad, ni más ni menos que lo que defendieron nuestros hermanos franceses en 1789, y "ellos" son quienes odian esas tres palabras, estén donde estén y se llamen como se llamen.

Comentarios