El racismo islamófobo que ha llevado a malinterpretar una fotografía del atentado de Londres

El racismo islamófobo que ha llevado a malinterpretar una fotografía del atentado de Londres

Varios usuarios de Twitter han querido acusar a la comunidad musulmana de indiferencia ante la masacre con tan solo una instantánea

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 24 Marzo 2017 10:35

El atentado de Londres del pasado miércoles 22 de marzo, que dejó cinco muertos y cuarenta heridos, ha conmocionado al mundo provocando una condena prácticamente unánime a nivel político y social.

Sin embargo, algunos grupos xenófobos han aprovechado este ataque para hacer calar un discurso de odio y rechazo hacia la comunidad musulmana. El líder ultraconservador holandés, Geert Wilders, ha asegurado que "ignoran que la causa real es el Islam", en referencia a los líderes europeos, mientras que Marine Le Pen ha afirmado que "las fronteras no son la fórmula mágica, pero son necesarias para conocer quién entra en nuestros territorios".

Pero hay quien aún ha querido ir más allá y ha preferido malinterpretar con interés una de las fotografías que los periodistas captaron en el lugar de los hechos.

En concreto, el mensaje reza lo siguiente: "una mujer musulmana no presta atención al ataque terrorista, casualmente camina junto a un cadáver mientras consulta su teléfono móvil". 

Y, para rematar el tuit, ha incluido otro fotomontaje en el que se muestra a la mujer caminando y otra imagen en la que aparece un grupo de personas intentando salvar la vida de los heridos. En el mensaje, en el que distingue entre "ellos" y "nosotros" en cada una de las fotos, se asegura que "esta es la principal diferencia entre musulmanes y cristianos".

Ambos tuits han sido compartidos más de 3.000 veces en total y entre los dos han conseguido más de 4.000 favoritos. El perfil de @SouthLoneStar, el autor de los mensajes, se ha mostrado públicamente a favor del presidente estadounidense, Donald Trump e incluye en su descripción frases como "A la mierda el Islam".

Quienes han seguido su argumentario, han sido otros seguidores del propio Trump, que han afirmado que la imagen "le ponía enfermo" o que la religión de la mujer le impedía ayudar a los no creyentes.

Y España no ha estado exenta de esta campaña. Por ejemplo, un concejal de la formación ultra España 2000  en Alcalá de Henares ha llegado a escribir que Europa es víctima de una "calculada invasión que los grandes medios quieren ocultar". Por otro lado, la web Mediterráneo Digital ha compartido la imagen con el siguiente escrito: "una imagen vale más que mil palabras". Esta web fue noticia por publicar un artículo machista en el que se incluían perlas como "¿por qué las feministas son más feas que las mujeres normales".

Twitter rápidamente reaccionó

Evidentemente, las redes sociales rápidamente actuaron y mostraron algo que era, cuanto menos, evidente: los medios de comunicación habían recogido instantáneas de otros viandantes en la misma posición que la mujer musulmana y nadie lo había comentado.

Es más, la imagen no tiene por qué mostrar indiferencia. Quizás estaba aturdida y quiso avisar a la familia para decir que estaba bien. O vio que los heridos ya contaban con atención y no quiso molestar, puesto que las personas que no cuentan con ningún tipo de conocimientos en medicina solo podrían molestar en la zona.

Sin embargo, un grupo importante de usuarios prefirieron centrarse en un discurso con una base más bien racista y xenófoba, antes que cuestionarse qué estaba sucediendo en esa fotografía. Y es que una pequeña imagen no puede ofrecer la información de lo que allí pasa, puesto que no sabemos qué sucede fuera de ese cuadro ni que piensa realmente cada uno de los que allí aparecen.

El problema de todo ello, es que finalmente se acaba acusando a personas inocentes de algunas cosas que, ni siquiera, han cometido. O que no han pensado. Y, de paso, fomentamos el odio hacia toda una comunidad sin ningún tipo de razonamiento.

Todo ello es parte del denominado "sesgo de confirmación", es decir, usamos cualquier contenido que refute nuestras ideas para encumbrarlo como la verdad absoluta sin, siquiera, pararnos a confirmarlo. Y todo ello puede terminar siendo, al final, muy peligroso.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados