Buscar
Usuario

Noticias

Multan a un español por mantener relaciones sexuales en una playa tailandesa

El protagonista tuvo que pedir disculpas a todo el pueblo tailandés.

Es ley de vida: te sientas tranquilamente con tu pareja, entre dos cocoteros a la luz del sol y poco a poco... se termina desatando una pasión desesperada que nadie puede controlar. 

Lo peor de todo es que, cuando te encuentras fuera de una habitación o de una casa, corres el peligro de que puedas ser visto. Eso es básicamente lo que te puede suceder cuando te dispones a acostarte con tu pareja subido a una moto o en la terraza de una casa visible desde la calle más concurrida de toda tu ciudad.

Esta vez, el suceso ha tenido lugar en Tailandia. Allí, un joven español de 28 años ha sido sorprendido por las autoridades mientras se dedicaba a darle rienda suelta con una joven rusa a plena luz del día.

Al parecer, ambos se encontraban borrachos y cuando intentaron ir al hotel a mantener sexo, descubrieron a todos los amigos durmiendo en la habitación. Por ello, prefirieron bajar a la playa y ponerse con el tema en plena calle.

Algún salido curioso se quedó en el lugar de los hechos a grabar toda la escena mientras observaba atónito cómo la pasión se desarrollaba entre los cocos, los matorrales y las dunas de arena.

Foto de la pareja en cuestión "Foto de la pareja en cuestión"

Sin embargo, después de grabar la escena y difundirla por redes sociales, con el fin de que se terminase convirtiendo en viral; el voyeur decidió llamar a la Policía escandalizado por los acontecimientos.

Los agentes corrieron rápidamente al lugar de los hechos temerosos, quizás, de que la pasión terminase en tsunami; y les buscaron hasta que encontraron al hombre en un hotel cercano a la playa.

Allí, los policías le pidieron explicaciones, tras lo que el protagonista reconoció haber mantenido sexo en plena playa y decidió comparecer ante los medios: ¡terminó pidiendo disculpas al pueblo tailandés y mostrándoles todo su dolor!. Algo así como un "lo siento, no volverá a ocurrir", pero sin Corinnas y elefantes de por medio.

La Policía ahora le acusa del terrible delito de "conducta lasciva", que conlleva una multa de hasta 5.000 Bath (131 euros). Sin embargo, después de disculparse y mostrar su arrepentimiento, la sanción se ha quedado en tan solo 26 euros, más o menos lo que le hubiera costado una habitación de hostal con la que haber evitado que le grabasen.

Ahora, el joven se dispone a regresar a España el próximo 18 de mayo, aunque ya reconoce que el incidente le ha empañado todas sus vacaciones. Habrá que esperar para comprobar si una multitud de medios se agolpa a las puertas de su avión para entrevistarle. ¿Habrá nacido una nueva estrella?

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados