Pillada una pareja teniendo sexo en el balcón a pleno luz del día en Salamanca

Pillada una pareja teniendo sexo en el balcón a pleno luz del día en Salamanca

El balcón se encuentra en una de las arterias principales de la capital salmantina, pero no dudaron en dar rienda suelta a la pasión.

Noticias 21 Marzo 2017 09:21

Todos sabemos que "la primavera, la sangre altera", y en Salamanca, al menos, parece que se han tomado el refrán demasiado al pie de la letra. Así al menos lo atestigua este vídeo que ha recorrido todas las redes sociales y que está siendo objeto de la polémica y debate.

El suceso ha ocurrido en plena Avenida de Portugal, una de las arterias más concurridas de la ciudad. Una pareja empezaba a subirse de tono pero, lejos de disfrutar del sexo en la intimidad de su habitación, decidieron hacer lo siguiente: ponerse en pleno balcón, a plena luz del día y a la vista de todo el que pasaba por allí.

Tanto los vecinos, como los viandantes y comerciantes que concurren la zona, se topaban atónitos con las escena y más de un curioso no dudó en sacar su teléfono y ponerse a grabar, no fuera que alguien no se hubiera enterado de la bomba. "¡Es que esto es ya la hostia!", fue uno de los comentarios que espetó uno de los viandantes, escandalizado ante lo que sus ojos estaban visualizando -y sin poder apartar la mirada-.

La pareja, mientras, seguía en su salsa completamente ajena a lo que desde la calle sucedía. Sin embargo, ¿dudaron de ser vistos o era precisamente lo que buscaban?

A parte de lo curioso de la escena, lo cierto es que tampoco es tan llamativa si queremos compararlo con otras. Sin embargo, la diferencia es que ambos se encontraban, en este caso, en el interior de su vivienda y no en la vía pública, a pesar de que todo el mundo pudiese visualizarles.

¿Es correcta su actitud? ¿Deberían de haber ido al interior de su casa? ¿Tienen derecho a hacerlo porque el balcón también pertenece a su vivienda? La polémica está servida, pero si hay algo que en la avenida de Portugal de Salamanca no se olvidará, es esta escena. Imaginen a la pareja cuando acuda a comprar el pan al tendero que les ha visto frungir desde la tienda. O al vecino que se encuentren en el ascensor. Todo un show.

Comentarios