Asesinan a golpes al único hipopótamo de El Salvador

Asesinan a golpes al único hipopótamo de El Salvador

El país centroamericano cuenta con una de las tasas de violencia más altas del planeta.

Noticias Adrián Parrondo Adrián Parrondo 01 Marzo 2017 11:12

La muerte de 'Gustavito' es síntoma de la ola de violencia que recorre El Salvador, uno de los países con mayores índices en esta materia en todo el mundo. Pero la forma salvaje y cruel en la que han asesinado al animal, estremece a cualquiera que conozca su historia.

Gustavito, un hipopótamo único en su especie con hasta 1.500 kilos de peso, murió a causa de los golpes que le asestaron varios atacantes armados con hierros, piedras y picahielos.

Las muerte de Gustavito ha provocado toda una ola de indignación en el país centroamericano "Las muerte de Gustavito ha provocado toda una ola de indignación en el país centroamericano"

El Gobierno ya ha confirmado el fallecimiento del animal, algo que ha provocado toda una ola de indignación en el país centroamericano. Tanta fue la conmoción que, durante el período en el que el zoo permaneció cerrado para intentar salvar la vida del animal, tanto periódicos como televisiones siguieron los acontecimientos como si estuvieran hablando de una celebridad.

Según han asegurado las autoridades, el hipopótamo murió a causa de los hematomas y laceraciones que sufrió tanto en la cabeza como en el cuerpo. Por el tipo de heridas, las autoridades apuntan a que fue atacado con piedras, picahielos y hierros afilados, lo que provocaron cortes profundos en el hocico y la cabeza. Al parecer, el animal intentó defenderse en todo momento.

Gustavito había contado con el cariño del público del zoo, que había elegido su nombre a través de una votación popular cuando llegó al recinto hace 13 años. Sin embargo, parece que sus condiciones en las que vivía no eran las más óptimas. Antes de la muerte del hipopótamo, se habían registrado la de un león y una cobra; así como se habían evidenciado comportamientos extraños en animales, como un tigre que se comía su propio rabo o varios pájaros que se arracaban las plumas. Todo ello ha provocado concentraciones de repulsa.

Comentarios