El fugitivo de la matanza de los abogados de Atocha quedará impune

El fugitivo de la matanza de los abogados de Atocha quedará impune

Fernando Lerdo de Tejada consiguió escapar durante un permiso penitenciario antes de celebrar el juicio. Sus crímenes ya han prescrito.

Noticias 23 Enero 2017 18:41

Ocurría un 24 de enero de 1977. Varios terroristas de extrema derecha entraban en un bufete de abogados laboralistas de CC.OO. -muchos de ellos afiliados al PCE- en búsqueda del dirigente comunista Joaquín Navarro. Al ver que no se hallaba allí presente, decidieron abrir fuego indiscriminado contra todos los que se encontraban en la sala. Murieron 5 personas y 4 resultaron heridas.

A los pocos días, los sospechosos, que no habían huído de Madrid confiados de contar con apoyo entre las altas esferas, fueron capturados. Entre todos, 464 años de cárcel, la primera vez que se sentaba a un grupo falangista -fueron al juicio con el uniforme-. Sin embargo, uno de ellos había quedado impune. Se trataba de Fernando Lerdo de Tejada. Rafael Gómez Chaparro, el juez de la Audiencia Nacional que se había encargado del caso, decidió concederle un permiso extraordinario... y Lerdo de Tejada escapó.

Imagen de la capilla ardiente tras la matanza en la que fallecieron cinco personas y cuatro resultaron heridas (Marisa Flórez) "Imagen de la capilla ardiente tras la matanza en la que fallecieron cinco personas y cuatro resultaron heridas (Marisa Flórez)"

Prófugo de la Justicia

Según relata el diario El País, este fugitivo del atentado de los abogados de Atocha podría regresar a España y no temer por su libertad desde el año 2015, momento en el que prescribió su última acusación. Todo ello, si el sospechoso continuase vivo, una afirmación sobre la que nadie, al parecer, tiene una respuesta clara. 

Fernando Lerdo de Tejada lleva en paradero desconocido desde 1979 "Fernando Lerdo de Tejada lleva en paradero desconocido desde 1979"

Según relatan fuentes policiales, en su registro del DNI no hay ninguna fecha de renovación ni dirección recogidas. Un error que, según aseguran, puede ser consecuencia del traspaso de información del DNI tradicional al electrónico.

También algunas de las personas que estuvieron vinculadas a los servicios secretos de la época niegan la posibilidad de conocer el paradero de este prófugo de la Justicia. Al parecer, los jueces se mostraban reticentes a realizar escuchas a las familias de los imputados. 

Quien únicamente ha brindado algunos datos ha sido una asistenta de la familia de Lerdo de Tejada "La madre de Fernando Lerdo de Tejada me dijo hace cinco años que su hijo estaba bien, que había engordado y que no se casó. Vive fuera. Pero no sé dónde", aseguró en declaraciones al diario El País.

Un posible "trato de favor"

Una de las manifestaciones en repulsa a la matanza de Atocha (Antonio Gabriel) "Una de las manifestaciones en repulsa a la matanza de Atocha (Antonio Gabriel)"

Algunos señalaron trato de favor, puesto que, entre los enjuiciados, fue el único que procedía de "buena familia". De ahí, aseguran, el permido penitenciario y su exitosa huída de la Justicia. Lo cierto es que el juez ya había concedido otro permiso penitenciario al inductor de la matanza, Francisco Albadalejo, para que asistiese a una boda; y otros cuatro al ejecutor del crimer, José Fernández Cerra. El magistrado Rafael Gómez-Chaparro había sido miembro del Tribunal de Orden Público Franquista y tuvo que abandonar la investigación del caso tras una fuerte polémica derivada de su concesión de permisos sin conocimiento del fiscal ni de la acusación que defendía a las víctimas.

La huída de Lerdo de Tejada fue una traición para sus compañeros, que no volvieron a obtener los permisos que estaban disfrutando como consecuencia de que su caso había sido excluido de la Ley de Anmistía. Juan Antonio Larrea, antiguo militante del Frente Nacional de Juventud, un grupo de ultraderecha que perpetró durante dichos años un número indeterminado de crímenes, ha llegado a asegurar: "Lerdo de Tejada traicionó a sus camaradas". Ahora podrá vivir en libertad.

Comentarios