Los titulares más degradantes de los Juegos Olímpicos de Río 2016

Los titulares más degradantes de los Juegos Olímpicos de Río 2016

Utilizando los JJOO como excusa, algunos medios de comunicación han dejado ver unos titulares verdaderamente inoportunos que no hacen sino acrecentar e institucionalizar discriminaciones por raza, sexo o físico.

Vida Raúl Araque Berjano Raúl Araque Berjano 16 Agosto 2016 11:00

Últimamente, los "deslices" de los medios de comunicación son trending topic en Internet día sí día también. ¿El motivo? Con el comienzo y desarrollo de los Juegos Olímpicos de Río, se ha desatado una ola de titulares ofensivos que abren heridas aún sin cerrar (machismo, racismo, homofobia...).

1 Algunos medios han pasado de ignorar a las mujeres a hipersexualizarlas

El silencio al que se ve abocada la actualidad del deporte femenino no es nuevo. Tampoco lo es la forma en que se hipersexualiza el deporte femenino, mostrando a las deportistas como modelos que, además, hacen deporte casi por hobby. De hecho, es justo lo que insinuaron varios medios latinoamericanos al hablar de la jugadora de voleibol Winifer Fernández a colación de los partidos clasificatorios de los Juegos Olímpicos, describiendo a una mujer guapa que, sorpresa, sabe jugar al voleibol:

No contenta con ser guapa, se gana la vida por su cuenta "No contenta con ser guapa, se gana la vida por su cuenta"

En España, de la mano de Marca, no nos quedamos atrás. El título no es sino el comienzo de un book de fotos de la jugadora de voleibol dominicana que termina con una petición de "que siga subiendo fotos a Instagram". Ni una mención a que su selección no había logrado clasificarse para la cita olímpica. Seguramente, ni tan siquiera lo sabían.

""No, los emoticonos no lo hacen menos machista""

Y aunque este desprecio hacia el desempeño profesional de la mujer no sea nuevo, no es por ello menos necesario resaltar los inapropiados titulares y las noticias profundamente sexistas, pues lejos de provocar la risa, tan sólo ahondan en la ridiculización que sufren las mujeres. Como ocurrió con este titular de El Mundo:

Los Juegos Olímpicos sirven a algunos periodistas para ganarse el sueldo con contenido basura "Los Juegos Olímpicos sirven a algunos periodistas para ganarse el sueldo con contenido basura"

Si hoy quisiéramos entrar en la web oficial del diario, veríamos que el titular de la noticia ha sido modificado por "La lista de las atletas olímpicamente atractivas". Un titular, quizás, menos ofensivo a la vista que aquel "Las buenorras internacionales" que bien podía haber sido escrito en la barra del bar, pero igualmente machista: no veremos muchas listas de "Las mejores atletas femeninas", sino que tan sólo son noticia por un físico que ellas no pretenden lucir.

Además de la hipersexualización y la ridiculización de su trabajo, otro pilar básico del machismo es la relegación de las mujeres a meras comparsas del hombre, minimizando sus logros y resaltando sus cualidades de novia/esposa y madre por encima de sus aptitudes profesionales. Es lo que ocurrió en el diario estadounidense Chicago Tribune.  Los de Illinios no consideraron que ganar una medalla en los Juegos Olímpicos fuera suficiente motivo para salir en su medio. Menos mal que, además, era mujer del jugador de fútbol americano Mitch Unrein.

'La mujer del lateral de los Bears gana una medalla de bronce hoy en los Juegos Olímpicos' "'La mujer del lateral de los Bears gana una medalla de bronce hoy en los Juegos Olímpicos'"

Tras la repercusión del titular, el Chicago Tribune también decidió cambiarlo... levemente. El actual, "Corey Cogdle, mujer del lateral de los Bears Mitch Unrein, gana el bronce en Río", es quizás más largo pero igualmente machista. 

2 La LGTBIfobia también ha hecho acto de presencia en los Juegos

Podríamos haber hecho una monografía basándonos exclusivamente en 'Periodista Digital'. Sin embargo, les citaremos en esta ocasión al haber sido noticia las últimas semanas por evitar hacer referencia a la palabra "novia" al hablar de una pedida de matrimonio de una chica hacia otra. El resultado ha sido un titular propio de un cura de pueblo:

Novia. Mujer y mujer. Novias "Novia. Mujer y mujer. Novias"

Por si esto fuera poco, el medio norteamericano 'The Daily Beast' publicó un lamentable artículo en el que un periodista se creaba un perfil en Grindr (app de contactos entre gays) para descubrir cómo ligan los atletas en la Villa Olímpica. Lo que en un principio parecía un trabajo de investigación se convirtió en un artículo para sacar del armario a atletas sin su consentimiento, algunos de ellos residentes en países donde la homosexualidad está castigada.

La polémica fue de tal tamaño que, en un primer momento, The Daily Beast editó el artículo para eliminar cualquier detalle físico que Nico Hines, el periodista, había escrito. Aún así, las quejas por haber hecho público detalles íntimos de algunos deportistas olímpicos aumentaron y terminaron por eliminar por completo el artículo. A pesar de ello, algunos exigen el despido inmediato del autor de la entrada.

El viernes 12, además, agitó Twitter un hashtag en plenos Juegos Olímpicos que decía "#GaysNoMerecenMedallas". En la red social del pájaro rápidamente se hizo trending topic la etiqueta. Sin embargo, y como muestra de las ventajas de que Twitter sea un medio de comunicación más interactivo que los convencionales, se convirtió en tendencia por el motivo contrario al que fue creado: defender el derecho de los gays y de la comunidad LGTBI en su conjunto de no ser atacados por su condición sexual.

3 El racismo y la intolerancia religiosa

Es un mal endémico, aún, de nuestra sociedad. Pero además es un mal típico de este tipo de eventos donde una gran de países confluyen para competir entre sí y, en un gran número de disciplinas, es muy probable que gane un deportista de color.

Es habitual, por tanto, ver cómo deportistas blancos achacan su derrota a la supremacía negra en el ámbito deportivo. Comentarios como los vertidos por la gimnasta italiana Carlotta Ferlito tras ser derrotada por Simone Biles en un Campeonato Mundial de Gimnasia ("Quizás la próxima vez tengamos que pintarnos la piel de negro y así podremos ganar.") o aquellos que se hicieron en los Juegos de Londres 2012 sobre la judoca Rafaela Silva y a los que ha contestado en Río de Janeiro logrando el oro ("Ese mono que tenía que vivir en una jaula ahora es campeón olímpico.") no debería, por desgracia, sorprendernos. Que no nos sorprendan, reitero, no significa que no sea necesario denunciarlos y señalarlos.

Sin embargo, en estos Juegos Olímpicos también se han potenciado estas diferencias raciales desde los altavoces que suponen los medios de comunicación

'Michael Phelps comparte una histórica noche con una afroamericana' "'Michael Phelps comparte una histórica noche con una afroamericana'"

El titular, del medio californiano Mercury News, reza "Juegos Olímpicos: Michael Phelps comparte una histórica noche con una afroamericana". Esa afroamericana era Simone Manuel, quien ha logrado en estos juegos, no sólo un oro olímpico y una plata, sino, además, el honor de ser la primera nadadora negra que se sube a lo más alto del cajón olímpico. Sin embargo, y pese a haber hecho historia, para algunos medios como el citado, simplemente fue el acompañante de un Phelps triunfal. Mujer, negra... No podía ser la protagonista.

Sin embargo, la imagen que posiblemente no den estos Juegos Olímpicos será esta:

¿Por qué es noticia la deportista del hiyab y no la del bikini? "¿Por qué es noticia la deportista del hiyab y no la del bikini?"

Y lo es porque medios e individuales han señalado a Dooa El Ghobashy, la deportista egipcia, por llevar una indumentaria incómoda sin ser libre para hacerlo. Seguramente, todo ello opinado desde el más profundo desconocimiento. Desconocimiento, por un lado, de que la propia El Ghobashy ha declarado que se encuentra "muy orgullosa" de su hiyab. Por otro lado, desconocimiento acerca de por qué llevan esos bikinis tan ajustados las jugadoras alemanas (¿presiones de patrocinadores? ¿de la federación? ¿o quizás porque, como las egipcias, quieren ir así?). Incluso muestran desconocimiento sobre el propio país del que hablan (en Egipto el hiyab no es obligatorio) y sobre el voley playa en su conjunto: el bikini, en muchas ocasiones, resulta tan incómodo por el contacto con la arena y la posibilidad de que ésta se cuele por las rendijas del top que un gran número de jugadoras deciden en muchas ocasiones jugar completamente tapadas, como es el caso de las españolas Liliana Fernández y Elsa Baquerizo, quienes, por cierto, han sido recientemente eliminadas en octavos de final contra Rusia. Esta foto es del último partido que jugaron; ojo a la indumentaria.

Tapadas hasta el cuello jugaron las deportistas españolas su último partido en Río 2016 "Tapadas hasta el cuello jugaron las deportistas españolas su último partido en Río 2016"

"Nunca estan contentos con nada", dijo la deportista egipcia sobre la polémica. Nunca, Dooa, nunca.

4 Gordofobia. También en los Juegos

En los últimos años, en plena fiebre por el fitness y el culto al cuerpo, producto de unos cánones de belleza totalmente alejados de la realidad, tal es el acoso hacia personas con sobrepeso que hubo que acuñar un término: gordofobia.

Y los Juegos Olímpicos no han sido la excepción: tres casos han sido especialmente sonados.

En primer lugar, el caso de Robel Habte, etíope que participó en los Juegos Olímpicos de Río como deportista invitado para potenciar la natación en su país. Muchos medios, sin embargo, le han apodado "Robel la ballena", debido a su físico. Un término poco ortodoxo en el mundo de la natación profesional. Algunos medios, como 'Ok Diario', han ido más allá.

Humillación a quien tan sólo quería popularizar en su país el deporte de sus sueños "Humillación a quien tan sólo quería popularizar en su país el deporte de sus sueños"

El periódico dirigido por Eduardo Inda ni tan siquiera cita el nombre del nadador en el titular, sino que simplemente hablan de "una ballena", en un tono evidente de burla, al mismo tiempo que repite en la noticia el "ridículo" que ha causado para su país, pese a que realmente fue invitado por la Federación Internacional de Natación, por ser Etiopía un país infrarrepresentado en los JJOO. "No tenemos entrenadores de natación en Etiopía", explicaba Habte, lo cual debía haber sido más importante para los medios que su tiempo o su forma física. No lo fue.

Tampoco se salvó de las burlas la mexicana Alexa Moreno, quien representó a su país en gimnasia artística. No la salvaron siquiera sus ocho medallas en campeonatos mundiales de gimnasia pese a tener tan sólo 22 años. Quienes la criticaron seguramente ni conozcan sus marcas, ni sus ejercicios.

Sus dos oros, tres platas y tres bronces mundiales no libraron a Alexa Moreno de las mofas por su peso "Sus dos oros, tres platas y tres bronces mundiales no libraron a Alexa Moreno de las mofas por su peso"

Hace tan sólo un mes declaraba que "la gimnasia artística es un deporte para personas valientes". Y ella, más allá de las críticas, ha demostrado que lo es.

Como valiente ha demostrado ser Teresa Almeida, portera titular de la selección femenina de balonmano de Angola, quien ha sido clave en triunfos de su combinado como contra Rumanía. Siendo una mujer negra que pesa 98 kilos es muy difícil hacerte un hueco en el deporte esquivando las burlas y los comentarios de los espectadores. Más aún si quienes te atacan tienen el poder mediático del periódico más leído de España: Marca.

'Siendo una mujer negra que pesa 98 kg es muy difícil hacerte un hueco en el deporte esquivando las burlas' "'Siendo una mujer negra que pesa 98 kg es muy difícil hacerte un hueco en el deporte esquivando las burlas'"

Un tweet, acompañado de unos emoticonos, como poco, inapropiados, sirvieron para ganarse -con razón- las críticas en Twitter. En gran parte porque habla de una portera "sin complejos", al tiempo que, con emoticonos hirientes y burlones, afianza esos complejos en aquellas mujeres que, como Almeida, pesen 98 kg y no se atrevan a jugar al balonmano por miedo a que periodistas como los de Marca les señalen, ridiculicen y les pongan una diana en la nunca de la que, nunca, podrán librarse. El tweet fue borrado pero el mensaje sigue ahí.

Comentarios