El machismo está a los dos lados de la red de voleibol en la foto del hiyab

El machismo está a los dos lados de la red de voleibol en la foto del hiyab

A un lado, las atletas egipcias de voleibol ocultando su cuerpo con un hiyab. Al otro, las europeas enseñando carne en biquini. Es una de las fotos más comentadas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Vida 10 Agosto 2016 12:54

Por primera vez en la Historia de los Juegos Olímpicos Egipto participa en las competiciones de voleibol playa femenino de la mano de Nada Meawad y Doaa Elgobashy. La presencia de las dos atletas en la arena ha atraído todas las miradas y han ocupado las conversaciones sobre Río 2016 durante varios días. ¿Se debe a su excelencia deportiva? ¿Al hito que están marcando en la historia de la mujer en su país? Nada que ver: una vez más, dos mujeres están siendo diana de críticas por su aspecto físico en lugar de comentar sus aptitudes deportivas.

Meawad y Elgobashy pisaron por primera vez la pista de voleibol el pasado domingo para enfrentarse a sus contrincantes alemanas. La contraposición entre ambos equipos, marcada por la red divisoria de más de dos metros de altura, excedía el terreno de juego: a un lado, las alemanas llevaban la indumentaria compuesta por un biquini a la que estamos acostumbrados en Europa; al otro, las egipcias jugaban con un hiyab... al que están acostumbrados en su país. Dos muestras de convencionalismos culturales que, sin embargo, eran tildados de machistas solo en el lado de las atletas de Oriente Medio.

El hiyab de las atletas egipcias, una de las fotos más comentadas de Río 2016 "El hiyab de las atletas egipcias, una de las fotos más comentadas de Río 2016"

Posiblemente, si les preguntásemos a las atletas alemanas -Laura Ludwig y Kira Walkenhorst- nos responderían que ellas se sienten más cómodas con sus minúsculos biquinis y que el hiyab da demasiado calor. Si hiciésemos lo propio con las egipcias, seguramente dirían que no les resulta agradable enseñar tanta piel y -por ejemplo- que el hiyab, además de sus connotaciones religiosas, les protege del roce de la arena. El caso es que ambas indumentarias son producto de dos culturas diferentes que, al final, tienen en común la dominancia del hombre sobre la mujer, aunque nos cueste más verlo en nuestro lado de la red.

¿Acaso es conocido que hasta Londres 2012 la Federación Internacional de Voleibol obligaba a que la parte inferior del biquini midiese menos de siete centímetros en los lados? Precisamente fue el abrirse a jugadores de nuevas culturas el motivo para liberalizar la elección de las indumentarias, aunque prácticamente no hay ninguna delegación femenina de voleibol playa que no lleve biquini.

Mientras tanto, los jugadores masculinos de la misma modalidad deportiva disputan sus partidos con sus camisetas y sus pantalones cortos sin que nadie se pare a hacer ningún comentario sobre su vestuario. Todo lo contrario, los medios y analistas suelen hacer hincapié en su coraje, su fuerza y su deportividad, mientras que, a menudo, los comentarios sobre las competiciones femeninas se fijan en detalles como el pelo, la ropa, lo simpáticas o no que resultan las atletas y el aspecto físico. El siguiente vídeo de ATTN evidencia perfectamente esta realidad y el machismo al que las mujeres se enfrentan en el deporte:

Sin ir más lejos, el vídeo muestra cómo definía Boris Johnson, alcalde de Londres entre 2008 y 2016, las competiciones de voleibol femenino: "Mujeres semidesnudas que brillan como nutrias mojadas". Además, recogen diferentes momentos en los que las atletas se han tenido que enfrentar a preguntas de periodistas sobre la ropa que llevan o sobre por qué han sonreído o no durante el partido, como le ocurrió a Serena Williams durante una rueda de prensa.

Es lógico que el choque de atuendos entre las alemanas y las egipcias llame la atención y sea comentado porque supone la primera aparición de unas atletas con hiyab. Sin embargo, en lugar de ser aprovechado para tildar de machistas otras culturas y sacar pecho erróneamente por la nuestra, debería ser una ocasión para celebrar la multiculturalidad de estos JJOO. Uno de los objetivos de Río 2016 era incrementar la diversidad de las Olimpiadas, algo que en principio se ha conseguido si observamos los 169 países participantes, 26 más que en Londres 2012.

Mientras tanto, los hombres juegan a voleibol sin comentarios sobre su vestuario "Mientras tanto, los hombres juegan a voleibol sin comentarios sobre su vestuario"

Mientras todo el mundo habla del atuendo de las atletas egipcias, poca gente sabe que fueron derrotadas por las alemanas en la ronda preliminar y nuevamente por las italianas dos días después, situándose últimas de su grupo. Este jueves se enfrentarán a las canadienses a eso de las 20:30 horas, por si tienes ganas de disfrutar del buen deporte. Absténgase interesados únicamente en comentar el hiyab de las participantes.

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados