¿Por qué la gimnasta estadounidense Simone Biles mola tanto?

¿Por qué la gimnasta estadounidense Simone Biles mola tanto?

Simone Biles es la gimnasta estadounidense de la que todo el mundo habla. Su ejercicio en suelo la llevó a ganar el primer oro olímpico en Río 2016. Ejemplo de feminismo y con pasado turbio. Ha nacido una estrella.

Vida Manu Barrena Manu Barrena 12 Agosto 2016 10:30

Es estadounidense, mide 1,45 metros, pesa 47 kilos, nació en 1997 y desde ayer es la sensación de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Hablamos de Simone Biles, una de las protagonistas indiscutibles del certamen deportivo que se está llevando a cabo en la ciudad carioca. Sus ejecuciones en gimnasia artística, modalidad en la que compite, han dejado boquiabiertos a medio mundo y no es para menos. Esta semana ha conseguido dos oros, por equipos e individual. Este último, gracias a su puntuación de 62.198 por dos puntos de diferencia con la plata, su compatriota Alexandra Raisman, que quedó con 60.098. ¿Pero qué tiene Simone Biles para estar en el centro de atención de todos los medios?

1 Sus increíbles ejercicios

Si eres gimnasta, es un honor que te comparen con la leyenda olímpica Nadia Comaneci. Y si lo hace su propio entrenador, aún más. Esto es lo que le ocurrió a Biles, cuando Bela Karolyi, entrenador rumano de Comaneci, vio en ella esa chispa que podría encender la mecha olímpica.

No se equivocaba. Actualmente Simone Biles tiene 19 años y ya es la persona con más medallas de oro en la historia de los campeonatos mundiales de gimnasia. Por si esto fuera poco, ha conseguido firmar un movimiento que únicamente hace ella en todo el mundo: "El Biles", consistente en un doble mortal en plancha que acaba con medio giro. La primera vez que lo hizo alguien en todo el mundo (ella) fue en 2013, prueba de la hazaña que está consiguiendo esta gimnasta en su corta carrera. Este movimiento tiene encandilado a todos los aficionados a la gimnasia. Uno de sus motivos es el lugar que Biles alcanza en el punto más alto de la voltereta, donde llega a doblar su propia altura en el aire.

"Simone no necesita correr demasiado antes de hacer sus piruetas, por lo que puede hacer pasos más largos en el suelo que muchos atletas", asegura su entrenadora, Aimee Boorman. Una atleta increíble que suele tener una victoria holgada de uno o dos puntos más que sus competidoras. Su legado está siendo tan importante que hasta el New York Times le ha dedicado a ella sola un especial.

2 Es ejemplo del feminismo que necesitamos

'Soy la primera Simone Biles' "'Soy la primera Simone Biles'"

"Es increíble ser reconocida por todo este éxito (pero) no soy la próxima Usain Bolt o la próxima Michael Phelps. Soy la primera Simone Biles". Y ya está. Para qué decir más. Con solamente una frase Biles deja claro que su éxito no necesita ser comparado al de ningún hombre ya que ella por sí sola ha alcanzado algo inmenso.

"No me siento una estrella", declaró Biles en una rueda de prensa tras ganar el oro. "Soy la misma Simone, solo que con dos medallas más. Siento que he hecho mi trabajo". Además, humilde. ¿Podemos ser más fans aún?

3 Su pasado

Simone, el verdadero sueño americano "Simone, el verdadero sueño americano"

Su humildad quizás venga por su turbio pasado. Nació en marzo de 1997 en el seno de una familia algo desequilibrada de Ohio. Nunca conoció a su padre y su madre tenía problemas con el alcohol y las drogas que la llevaron incluso a la cárcel. Criada por sus abuelos junto a sus otros tres hermanos, la gimnasia fue su salvación. Comenzó en 2003 y desde 2005 lleva entrenando día tras día con Aimee Boorman, su entrenadora.

Desde entonces ha logrado triunfo tras triunfo. Cinco años después de empezar a competir en certámenes, ha conseguido colgarse la friolera de 52 medallas de oro contando las otorgadas durante esta semana en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Ha sido tres veces seguidas campeona del mundo, algo que nadie había conseguido.

4 Flirtea con Zac Efron

CON ZAC EFRON. ¿Quién no flirtearía con Zac Efron? Todos flirtearíamos con Zac Efron. Todo comenzó en Twitter, donde la gimnasta favorita de América ha dejado claro numerosas veces lo mucho que amaba al actor, hasta el punto de que Ellen Degeneres le regaló a Biles una malla con un collage de su cara en su programa. La obsesión de la gimnasta con Efron fue tal que el propio actor le deseó suerte días antes de competir en Río y desde entonces se mencionan ocasionalmente. Nosotros aquí vemos una historia de amor.

Pero Zac no es la única celebridad que apoya a Simone Biles. Kim Kardashian también mandó un vídeo a la gimnasta deseándole buena suerte en los Juegos Olímpicos. Por si fuera poco, ella misma tuiteó hace poco que su hija North la imitaba haciendo volteretas por la cama. Si la hija de Kim K y Kanye West te imita, has logrado hacer historia.

Comentarios