Buscar
Usuario

Cine

Hedy Lamarr, la actriz que inventó un sistema secreto de comunicaciones para luchar contra el fascismo

Destacó como estrella de Hollywood en los años 30 y especialmente por protagonizar el primer desnudo integral de la historia del cine.

Hedy Lamarr, la actriz que inventó un sistema secreto de comunicaciones para luchar contra el fascismo Hedy Lamarr, la actriz que inventó un sistema secreto de comunicaciones para luchar contra el fascismo

Nacida en Austria en 1914 como Hedy Kiesler, la actriz Hedy Lamarr fue toda una revolucionaria en su época. Tras huir de un marido abusivo, se convertiría en todo un icono hollywoodiense de los años 30 y sería clave en el avance de la tecnología militar durante de Segunda Guerra Mundial.

Comenzó su carrera como actriz a principios de los años 30 con algunos papeles en el cine austriaco y más tarde en el cine alemán. Berlín era por aquel entonces la capital europea del cine así como el origen en la germinación del nazismo. En el año 1933 Hedy Lamarr ya comenzó a dejar huella en el cine erótico cuando aceptó un papel en la película 'Éxtasis' (de Gustav Machaty).

Hedy Kiesler en 'Éxtasis' (1933) Hedy Kiesler en 'Éxtasis' (1933), imagen de sustitución
Hedy Kiesler en 'Éxtasis' (1933) Filmarchiv Austria

'Éxtasis' se considera la primera película "no pornográfica" que representa en primer plano la cara de una mujer (Lamarr) teniendo un orgasmo además de tener varios desnudos parciales. Lamarr afirmó que se sintió engañada ya que el director le dijo que "no se vería nada". La película fue muy premiada, especialmente en el Festival de Cine de Venecia.

Camino a Hollywood

El éxito de 'Éxtasis' encumbró la carrera de Hedy Lamarr en todo el mundo. Por entonces se casó con 18 años con el millonario alemán Fritz Mandl, quién resultaría ser un proveedor de armas para los regímenes fascistas que ella rechazaba. Más tarde, en su biografía, la actriz describiría a Mandl como "un hombre controlador" que la trataba como un trofeo y el cual fue responsable de que dejara su carrera durante unos años.

En 1937, la actriz austriaca consiguió huir tanto de su marido como de un país en el que el fascismo tomaba cada día más poder. En Londres conoció al director Louis B.Mayer (fundador de la Metro Goldwyn Mayer) que se encontraba por entonces "buscando talento europeo".

hombre, en blanco y negro, gente, mujer, fotografía, Hollywood, monocromo, estrellas, fotografía, cine, escena, famoso, promoción, actor, Actriz, Actores, famosos, escena de pelicula, Fotografía monocroma, grupo social, imagen en movimiento, Ralph bellamy, Cari grant, Rosalind russell, Su chica viernes, Fotos gratis In PxHere

Ambos se conocieron en un trayecto en barco a Los Ángeles, tras el cual Mayer le prometió catapultarla como actriz en Hollywood a cambio de una imagen y apellido nuevos. Fue entonces cuando Hedy Kiesler pasó a ser Hedy Lamarr, convirtiéndose en todo un icono del cine con un total de 35 películas en su repertorio.

De estrella del cine a ingeniera de telecomunicaciones

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Hedy Lamarr quiso formar parte del National Inverntors Council para desarrollar armas contra el fascismo. La solicitud de Lamarr fue denegada a lo que añadieron que "siendo una estrella de Hollywood sería más útil si vendiera bonos de guerra".

Tras este rechazo, la actriz decidió emprender por su cuenta una carrera como inventora. Entre su repertorio de invenciones se encuentra un sistema de mejora en los semáforos y el diseño de un avión más rápido que combinara la forma de un pez con la de un pájaro. Esta última propuesta se la presentó a su amigo, el empresario Howard Hughes.

Hedy Lamarr con uno de sus inventos Hedy Lamarr con uno de sus inventos, imagen de sustitución
Hedy Lamarr con uno de sus inventos The New Yorker

No obstante, su gran invento llegó con el desarrollo de una señal de radio con saltos de frecuencia. Este "sistema secreto de comunicaciones" estaba diseñado para evitar que los lanzamientos de torpedos por parte del ejército estadounidense fueran descifrados.

Entregó el proyecto junto a su amigo el pianista George Antheil. Ambos fueron criticados e infravalorados ya que, según decían, "una actriz y un pianista no puede poner solución a un problema militar tan complejo".

Años más tarde, en la década de los 90, su invento sirvió para adaptar las futuras redes de WiFi y telefonía móvil. Lamarr pasó entonces a convertirse así en una pionera de la tecnología moderna.

Artículos recomendados

Comentarios