Buscar
Usuario

Cine

Las claves del nuevo Horror Noire

Durante los últimos años, el cine de terror protagonizado por afroamericanos ha empezado a adquirir entidad propia.

Las claves del nuevo Horror Noire

Hablar de blaxploitation en 2020 puede sonar a algo un tanto anticuado, sobre todo si venimos a referirnos a nuevas producciones protagonizadas y creadas por afroamericanos, cuya cuota de representación en el cine mainstream sigue siendo, hoy en día, minoritaria (aunque Hollywood creyese haber saldado deudas con el Oscar a 'Moonlight'). Surgido en la década de 1970, y como bien indica su propio nombre, el blaxploitation fue el movimiento que ensalzó a la comunidad afroamericana a través del cine de serie B, prodigándose a través de varios subgéneros como lo fueron el terror y, sobre todo, el thriller policiaco, del cual fue musa Pam Grier.

Tras habernos regalado joyas como 'Drácula negro' (en inglés, 'Blacula') y su secuela, 'Grita Blácula grita', o 'Ganja & Hess', título a reivindicar de 1973, a camino entre lo experimental y lo indie (cuya copia original forma parte del archivo del MoMA); el terror protagonizado exclusivamente por afroamericanos pronto cayó en el olvido, salvo algunas producciones puntuales en los ochenta, y el breve resurgimiento que tuvo lugar entre los noventa y primeros 2000. Por aquel entonces, el 'Candyman' de Bernard Rose convitió en estrella a Tony Todd, con una trama que exploraba la cultura de gueto en Chicago. Ernest R. Dickerson apostó por Jada Pinkett como final girl en 'Caballero del Diablo' en 1995, y volvió al puro blaxploitation de terror con 'Bones' en 2001, protagonizada por Snopp Dogg y la mismísima Grier. Otros títulos como 'Tales from the Hood' (cuya tercera parte ha llegado este año), 'Killjoy', o incluso 'Halloween: Resurrection', se enmarcan dentro de este renombrado horror noire, el cual Jordan Peele revivió hace unos años.

'Drácula negro (Blacula)', de William Crain "'Drácula negro (Blacula)', de William Crain"

El Oscar al Mejor Guion para 'Déjame salir' en 2017, fue clave para abrir una nueva ventana a las historias de puro género protagonizadas para la comunidad afroamericana, a cuyo rebufo llegaba la siguiente película del cineasta en 2019, 'Nosotros'. Con ella, acapara de nuevo las miradas de la crítica y de los círculos independientes, exponiendo a Lupita Nyong'o como musa y nueva scream queen a tener en cuenta (ese mismo año, la actriz también protagoniza 'Little Monsters' la comedia de zombies australiana dirigida por Abe Forsythe). Sin obviar otros títulos que habían circulado por festivales, cabe tener en cuenta la comedia de terror con extraterrestres 'Attack the Block' (Premio del Público en Sitges 2011), o 'The Tokoloshe', un babadoxploitation sudafricano dirigido por Jerome Pikwane, al que siguió '8', de Harold Holscher. Estas dos, exploraban el folclore de las comunidades negras en un país donde, hasta ahora, las pocas voces que se habían empezado a prodigar en el terror eran desde una perspectiva blanca que quería parecer lo más occidentalizada posible.

Con todo este plantel de propuestas, llegamos a 2020 con toda una serie de producciones que, si bien continúan estando ligadas a ciertos círculos independientes, sin abrazar todavía lo mainstream (como pasó en los setenta con el blaxploitation original), algunas de ellas consiguen posicionarse entre las mejores películas de terror del año.

'Cámara policial', de Malik Vitthal "'Cámara policial', de Malik Vitthal"

Malik Vitthal dirige a Mary J. Blige en 'Cámara policial' (estrenada en Movistar+), título sobrecogedor por su trasfondo y la premisa de la que parte: los abusos policiales hacia un joven afroamericano que pierde la vida, acabarán derivando en una investigación con venganza sobrenatural de por medio. Pese a quien piense que podría ser un escándalo el haberse inspirado en el movimiento Black Lives Matter para hacer una película de terror, hay que destacar que sirve como suerte de premonición a lo sucedido este año tras la muerte de George Floyd, pues el film se rodó antes de todo ese horror, con un guion escrito por Nicholas McCarthy, el responsable de títulos como 'El pacto', 'Home' o 'The Prodigy'.

En esa línea de denuncia social, llegaba también este año 'Antebellum', vendida como título de terror fantástico, siendo en realidad un torture porn con guion tramposísimo, acerca del empoderamiento de la mujer negra y el racismo imperante en la América de Trump. Ese racismo, también quedaba retratado en 'Spiral' (estrenada en el canal de pago Shudder), curiosa producción canadiense de Kurtis David Harder, con un protagonista negro y homosexual enfrentándose también a cierta homofobia en su nuevo (y supuestamente apacible) vecindario, en la Alberta de los años noventa que esconde sociedades secretas y cultos terroríficos.

'Spell', de Mark Tonderai "'Spell', de Mark Tonderai"

También a través de las plataformas de streaming, son otros tres los títulos que vienen a cerrar este año glorioso para el horror noire, y el cual puede suponer el epílogo idóneo para el documental 'Horror Noire: A History of Black Horror', dirigido por Xavier Burgin para el canal Shudder, teniendo incluso recorrido por festivales en 2019. En primer lugar, 'Spell', de Mark Tonderai, protagonizada por Omari Hardwick en el papel de Marquis T. Woods, un hombre de negocios que, tras un accidente de avión, acabará en manos de un matrimonio practicante de magia vudú, encabezado por una fantástica Loretta Devine, en un film que bien podría ser la versión sin whitewashing de lo que fue 'La llave del mal'.

'Bad Hair', de Justin Simien "'Bad Hair', de Justin Simien"

Otro ejemplo es el de 'Bad Hair', título estrenado en Sundance que acabaría adquirido por Hulu para su emisión en streaming. Con un reparto de estrellas de la talla de Vanessa Williams, Kelly Rowland o James Van Der Beek, es una mordaz sátira hacia el mundo del espectáculo y las apariencias, cuya trama se inicia con una asistente de televisión llamada Anna (Elle Lorraine), a quien se le presenta una oportunidad de oro para medrar en su carrera con una única opción: cambiar su peinado natural afro por un nuevo look de extensiones capilares.

También por Sundance pasó 'His house', ópera prima de Remi Weekes estrenada de forma mundial a través de Netflix (aquí bajo el título de 'Casa ajena'), la cual lleva la etiqueta del terror social mucho más allá de lo que lo hizo Jordan Peele con 'Déjame salir' y 'Nosotros'. Aquí, Wunmi Mosaku y Sope Dirisu interpretan al matrimonio Majur, una pareja de refugiados sudaneses que llega a un Londres inhóspito y xenófobo, en el que deberán lidiar con la hostilidad de su vecindario y los horrores que viven con ellos en las cuatro paredes de su nuevo hogar, los cuales parecen haber arrastrado desde su continente de origen.

'Casa ajena', de Remi Weekes "'Casa ajena', de Remi Weekes"

Del mismo modo en el que la tendencia del terror blaxploitation setentero, puso en el punto de mira a toda una comunidad que también necesitaba de sus referentes cinematográficos, ahora nos encontramos con toda una amalgama de producciones que están apostando por nuevos rostros y siguen contando con otros ya consagrados, para historias despojadas del exotismo de antaño. Sin ir más lejos, la excusa para 'Drácula negro', era una premisa que se iniciaba con Mamuwalde (William H. Marshall), príncipe de una nación africana que, en su odisea por acabar con el comercio de esclavos, viajará hasta los Cárpatos donde el Conde Drácula le vampiriza. O 'Ganja & Hess' sirviendo cual estudio antropológico acerca del impacto de la cultura africana en Estados Unidos.

En este nuevo milenio, el racismo sigue siendo la premisa desde la que la propia etiqueta del horror noire puede alzar la voz a modo de denuncia, con 'Déjame salir' cual versión creepy de 'Adivina quién viene a cenar'; o 'Cámara policial', 'Antebellum' y 'Casa ajena' dejando claro que sigue habiendo un terror real tan presente en la sociedad, como lo son los abusos policiales, la xenofobia o el anhelo de la época del esclavismo. Al mismo tiempo, cada vez son más las producciones que apuestan por protagonistas negros, ahondando incluso en ciertos aspectos culturales y de mitologías venidas desde África, como ya vemos presente en las producciones sudafricanas, 'Bad Hair' o 'Spell'. Incluso la pequeña pantalla decidió experimentar convirtiendo la tercera temporada de la serie 'Scream' en una pieza catódica de horror noire. Ahora, solo cabe esperar a la nueva reformulación de 'Lo prohibido' de Clive Barker, es decir: al nuevo 'Candyman' de Nia DaCosta, cuya fecha de estreno ha sido pospuesta a 2021 con motivo de la crisis actual, y en el que parece ser que nos encontraremos nuevamente con una gran dosis de denuncia sobre la gentrificación y su impacto sobre la comunidad negra en el Chicago actual.

Artículos recomendados

Comentarios