Buscar
Usuario

Política

Guerra entre genocidas: Hitler no aguantaba a Franco y le calificaba de "amanerado"

Hitler consideraba que el dictador español tenía que estar agradecido a su ejército nazi porque si no, no hubiese ganado la Guerra Civil.

A pesar de que los genocidas Francisco Franco y Adolf Hitler colaboraron mutuamente para implantar sus dictaduras, no se podían ni ver. Sobre todo Hitler al dictador español, ya que consideraba que no tenía "personalidad prara enfrentarse a los problemas políticos del país" y que tras vender en la Guerra Civil había adquirido "todos los amaneramientos de la antigua realeza decimonónica". Además, también aseguró que jamás llegaría a ser como Mussolini ni lideraría un movimiento como el fascista. Sin embargo, se equivocó porque fue como ellos, un dictador sanguinario que acabó con la vida de miles de personas por su ideología, nacionalidad y orientación sexual. 

Su relación ya empezó con mal pie porque, aunque se ayudaron mutuamente, Hitler consideró que la manera en la que Franco estaba planteando el inicio de la guerra no era correcta. A pesar de que le ayudó en sus primeros ataques y utilizó nuestro país como campo de pruebas de todo el armamento y medios que posteriormente emplearía en la II Guerra Mundial.

Franco y Hitler durante su encuentro en la Hendaya "Franco y Hitler durante su encuentro en la Hendaya"

Envió 20 aviones Junkers Ju 52 a Marruecos que transportaron durante todo el verano a los militares sublevados ante el Gobierno legítimo de la República hasta la Península. Gracias a su ayuda, Franco también contó con el apoyo de los fascistas de Mussolini. Con ayuda de estos el dictador español ganó la guerra y se mantuvo en el poder 40 años. Y es que, según Barbieri, los emisarios de Franco "contactaron con la persona indicada en el momento indicado porque si hubiera sido por el ministerio de asuntos exteriores alemán, a los franquistas les hubieran dicho que no colaborarían". 

El descontento de Hitler con Franco, según Barbieri, aumentó cuando declaró la neutralidad de España en la Segunda Guerra Mundial. Lo hizo horas antes de la conferencia de Múnich, celebrada en 1938 y en la que la comunidad inernacional entregó los Sudetes a Hitler para intentar calmar sus ansias expansionistas en Europa. Este 'no' a Hitler llegó un año después de que el alemán le ayudase a acabar con los republicanos en la ciudad de Guernica. Un ataque perpetrado por la Legión Condor el 26 de abril de 1937 y que el ofial nazi Wolfram von Richthofen calificó de "éxito". En este bombardeó también participaron los nazis. 

Glorificó a la legión española 

Hitler siempre recordó a sus amistades más íntimas, siempre según Barbieri, que sus aviones fueron muy importantes en la victoria del ejército franquista en la ciudad bizcaina. "Franco y compañía pueden considerarse muy afortunados de haber recibido en su primera guerra civil la ayuda de la Italia fascista y de la Alemania nacionalsocialista", recordó durante una cena el 7 de julio de 1942. A quien Hitler sí tenía en alta estima era al general franquista Agustín Muñoz Grandes, quien también dirigía la División Azul en la URSS. Le definía como un "hombre enérgico capaz de controlar la situación en España". 

Muñoz Grandes y Hitler "Muñoz Grandes y Hitler"

Y es que la División Azul les sirvió de gran ayuda a los nazis en la Segunda Guerra Mundial."Creo que una de nuestras más felices iniciativas fue permitir que la legión española luchase a nuestor lado", aseguró el genocida alemán para después decir que condecoraría a Muñoz Grandez con la Cruz de Hierro, según se recoge en el libro 'Las conversaciones privadas con Hitler'. 

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados