¿Existe el gaydar? La ciencia responde

¿Existe el gaydar? La ciencia responde

El sexto sentido de los homosexuales les permite detectar a 50 metros a la redonda la presencia de otros gays pero... ¿existe en realidad o es un mito?

"¿Marica quién? Marica tú, ¿marica yo¿, marica ja,ja". Ya lo cantaban Los Morancos en 'Pluma Gay', su particular versión del 'Dragostea din tei' de O-Zone. Desde que el mundo es mundo existe la homosexualidad y dado que en determinadas épocas de nuestra historia esta ha sido perseguida, los pobres invertidos han desarrollado un sexto sentido con el que interceptarse unos a otros.

Fue en los años 80 cuando se acuñó el término "gaydar", un juego de palabras entre "gay" y "radar" que consiste en valorar la sexualidad de cada uno para determinar en qué acera se sitúa. Pocos se toman en serio este sentido ya que en muchas ocasiones lo único que provoca es alimentar rancios estereotipos, sin embargo, un estudio ha querido demostrar su existencia. 

Investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Wisconsin-Madison  se han puesto manos a la obra. Para el experimento se crearon tres grupos. Al primero se les dijo que el "gaydar" es una habilidad real, al segundo que es un término para estereotipar, y al tercero ni siquiera se les mencionó. Los participantes, entonces, tuvieron que juzgar si un determinado grupo de hombres eran homosxuales o heterosexuales basándose en información obtenida de redes sociales. 

"Algunos de los hombres tenían intereses y gustos relacionados con los estereotipos gays, como la moda, las compras o el teatro; otros tenían intereses relacionados con estereotipos heteros, como los deportes, la caza o los automóviles; y otros tantos tenían intereses neutrales ajenos a los estereotipos, como la lectura o el cine", ha explicado William Cox, uno de los científicos a cargo de la investigación tal y como recoge GayTimes

Con este diseño pretendían evaluar la frecuencia con la que la gente llega a la conclusión de que los hombres son homosexuales basándose en estereotipos. Los resultados terminaron por darles la razón: "Aquellos a quienes se les avisó de la existencia del 'gaydar' estereotiparon más que el grupo de control; y los participantes estereotiparon mucho menos cuando se les dijo que el 'gaydar' es sólo otro término para estereotipar".

Cox entonces pudo concluir: "Estos patrones proporcionaron un fuerte apoyo a la idea de que la creencia en "gaydar" fomenta los estereotipos simplemente disfrazándolo bajo una etiqueta diferente".

La imprecisión del "gaydar"

Activando el gaydar "Activando el gaydar"

El investigador, sin embargo, recurrió a estudios anteriores para reconocer la capacidad del "gaydar", un sentido que definitivamente existe. En estas investigaciones, presentaron a los participantes imágenes y vídeos de hombres homosexuales y heterosexuales para que los categorizaran según su sexualidad. Alrededor del 60% de las respuestas eran exactas, lo que llevó a los investigadores aceptar "la evidencia de que el 'gaydar' existe".

Cabe señalar que este estudo presentaba un pequeño "fallo" y es que la mitad de los sujetos que aparecían en las imágenes eran homosexuales frente a la otra mitad heterosexual. En el mundo real solo alrededor del 8% de los adultos se identifican como gays, lesbianas o bisexuales.

"Piense en lo que significa el 60% de precisión para los objetivos heterosexuales en estos estudios. Si la gente tiene 60% de precisión al identificar quién es hetero, significa que el 40% de las veces las personas heterosexuales son categorizadas incorrectamente", ha explicado Cox, por lo que aunque el "gaydar" existe, este es bastante impreciso. 

Comentarios