9 cosas que hacemos habitualmente cuando estamos solos en casa

9 cosas que hacemos habitualmente cuando estamos solos en casa

Pasearnos desnudos, hacer una fiesta, cantar y bailar alocadamente son algunas cosas que hacemos solos.

Vida Iván Martínez de Miguel Iván Martínez de Miguel 27 Octubre 2015 11:43

Nos quedamos solos en casa, esa persona/padre/amigo/pareja con la que compartes piso se ha ido un fin de semana o incluso más tiempo, ¿qué cosas son las más habituales que hacemos cuando estamos solos? Os hago un repaso a 9 situaciones que todos hemos planteado alguna vez e incluso hemos llegado a materializar.

1 Pasearnos desnudos

No preocuparte por los pantalones está bien

No están tus padres, tus compañeros de piso e incluso tu pareja, es hora de quitarte la ropa y andar desnudo por la casa. Posiblemente uno de los máximos placeres de los que gozamos y que pocas veces se puede hacer porque estamos acompañados. Eso de ir al desnudo y no preocuparte por los pantalones está bien pero ten cuidado con vecinos indiscretos, ventanas abiertas y la cocina; tal vez ponerte en los fogones como Dios te trajo al mundo no sea la mejor idea.

2 Cantar de forma alarmante

Te <!--StartFragment-->crees un concursante de 'La Voz' subido al escenario

Seguramente no cantes bien, muchos de nosotros tampoco así que no estás solo en esta situación. Cuando vas a un karaoke no coges el micro ni tampoco tarareas las canciones por miedo a que escuchen tu voz. Eso cambia cuando estás solo en casa, es habitual coger el cepillo del pelo, la alcachofa de la ducha o una simple paleta de madera y creerte un concursante de 'La Voz' subido al escenario. Lástima que ninguno de los coaches se de la vuelta para que formes parte de su equipo.

3 Bailar tu canción

A veces te sientes ridículo/a pero te da igual

Vas a la discoteca y no te mueves de la barra, te sacan a bailar y prefieres que sea un pasodoble por ser lo más sencillo, si tienes que mover las caderas puedes tener un serio problema. Eso no ocurre en casa, pones la música alta, suena esa canción y no puedes reprimir el movimiento de tu cuerpo. A veces te sientes ridículo/a pero te da igual porque nadie te mira, si lo hicieras bien tal vez te hubieras apuntado a 'Mira Quien Baila', pero como no es así, mejor lo dejas en la intimidad.

4 Espiar al vecino

Nos encanta meternos en la vida de los demás

Seguro que no eres el primero que has echado un vistazo por la ventana cuando nadie te ve, observar al vecino es uno de los principales placeres y además MUY entretenido. Porque no tenemos un telescopio, sino lo colocaríamos en la repisa y pasaríamos el día de ventana en ventana viendo qué ocurre. Nos encanta meternos en la vida de los demás y sino que se lo digan a los espectadores de 'Gran Hermano', el clásico de los clásicos en lo que a cotilleo se refiere.

5 Pedos y eructos por doquier

Todos los hemos hecho y lo seguiremos haciendo

Cuando estamos rodeado de gente somos políticamente correctos, los más educados del mundo porque hay que mantener las formas y que no crean que somos rudos o soeces. En casa no ocurre lo mismo, no hay que esconderse y si tienes que tirarte un pedo, un eructo o meterte el dedo en la nariz para sacar ese moco que te molesta lo puedes hacer sin que nadie te mire raro. Todos los hemos hecho y lo seguiremos haciendo... no me miréis así porque sabéis que es verdad.

6 Mirarse y posar

Buena dosis de espejo, morritos y posar lo mejor que sepamos

Cómo nos gusta hacernos fotos, lo demostramos día a día al subir las instantáneas a Facebook e Instagram para que sepan lo que hacemos en todo momento. En pleno siglo XXI donde lo que no se publica no existe, antes de eso tenemos que practicar a fondo, lo que incluye una buena dosis de espejo, morritos y posar lo mejor que sepamos para sacarnos perfectos y sin fallos. Y si algo no cuadra, ponemos un filtro y ya está.

7 Comer lo que quieras

¿Alguna vez no has cenado, desayunado y comido lo mismo?

No eres una persona independiente alejada de la protección culinaria de tu madre si alguna vez no has cenado, desayunado y comido lo mismo (por ese orden). La verdura y las dietas se quedan en el olvido cuando tus padres o tus compañeros de piso salen por la puerta y puedes ingerir lo que te de la gana. Los atracones en la nevera son legendarios y como estés un poco bajo de ánimo es mejor que no hayan dejado helado en el congelador...

8 Montar una fiesta

Cenar, beber y pasar el rato con los colegas

No hay nadie en casa y lo primero que se te ocurre es: HAGO UNA FIESTA. Cenar, beber y pasar el rato con los colegas siempre es una de las principales cosas por las que nos gusta tanto quedarnos solos. Lo malo de todo es como se queda la casa y que a la mañana siguiente te toca madrugar (con resaca) y limpiarlo antes de que alguien llegue y vea semejante desastre. Eso contando que no hayas roto nada y te caiga la bronca del siglo...

9 Plan romántico

Oportunidad para estar con tu chica o con tu chico

Lo contrario a la fiesta puede ser un día de sofá, peli y palomitas o un plan romántico. No hay mejor oportunidad para estar con tu chica o con tu chico que tener la casa para ti solo y hacer lo que te de la gana. Pon un poco de música, cúrrate una buena cena y ya lo tienes hecho para pasar una noche de desenfreno y lujuria. Ñam ñam.

Comentarios