La broma telefónica a Rajoy de una radio catalana que se hizo pasar por Puigdemont

La broma telefónica a Rajoy de una radio catalana que se hizo pasar por Puigdemont

Ràdio Flaixbac consigue burlarse de los funcionarios de Moncloa y habla con Mariano Rajoy, que afirma durante la llamada que tiene "la agenda muy libre".

Política David Carro David Carro 21 Enero 2016 10:14

La emisora catalana Ràdio Flaixbac ha gastado una broma por teléfono al Presidente en funciones haciéndose pasar, nada más y nada menos, que por Carles Puigdemont, el nuevo President de la Generalitat y cabeza del proceso independentista de Cataluña.

La broma sorprende por la facilidad para burlarse de los funcionarios y la secretaría de Moncloa y conseguir ponerse en contacto con Mariano Rajoy. Los locutores llaman a Presidencia en nombre de Marc Casanovas, un supuesto adjunto a la consejería de presidencia de la Generalitat de Cataluña, que piden directamente hablar "con el Presidente".

La llamada es transferida a la secretaria de Rajoy, que responde, muy simpática ella, "lo tengo ocupado, no va a tardar mucho, lo tengo en una reunión"; como la típica madre que tiene a su hijo ocupado con las clases extraescolares de balonmano o teatro.

Es entonces cuando, para darle más veracidad a la broma, el teléfono pasa a manos de 'Puigdemont', que es recibido con un entusiasta "¡hola President!" por la secretaria, quien ni se huele que no es más que un imitador.

El falso Puigdemont devuelve la llamada e inmediatamente es puesto en contacto directo con Mariano Rajoy, sin más trámites. Rajoy descuelga el teléfono y le recuerda cuando se conocieron inaugurando el AVE, cuando Puigdemont era alcalde. Este Mariano es un nostálgico.

Puigdemont le comenta que va siendo hora de que se reúnan. ¡Menudas ideas! Con lo apretada que tiene siempre la agenda Rajoy, que ni siquiera puede acudir a debates políticos en plena campaña electoral. Y encima, para reunirse con un independentista.

Nada más lejos de la realidad: Rajoy, muy locuaz, le pide que espere a que el Rey termine las consultas con los dirigentes políticos para ver qué pasa con la investidura y le promete que el lunes 25 le llamará para concertar una cita. "Yo tengo la agenda muy libre, con lo cual la podríamos fijar para 24-48 horas", dice el Presidente en funciones, que parece relajado a pesar de toda la que tenemos encima.

Llama también la atención la poca seguridad que muestra Rajoy de cara a la investidura, de la que dice que "claro, yo no sé cómo va a quedar este asunto". Del mismo modo, la cita con el falso Puigdemont dependería de "según cómo estemos, si hay investidura, si no la hay, el tiempo..." (suponemos que se refería al tiempo disponible en la famosa agenda, no a si hará frío, calor, sol o lluvia...).

Rajoy palidece al descubrir la broma: "no es serio esto"

Cuando Rajoy se muestra tan dispuesto a establecer una reunión a partir del 25 de enero, el locutor, Carles Pérez, sorprendido de haber llegado tan lejos, le revela toda la broma que habían montado desde Ràdio Flaixbac para "rebajar la tensión" entre España y Cataluña.

Puigdemont y Rajoy "Puigdemont y Rajoy"

Rajoy, sonoramente molesto, se queda casi sin palabras y le cuesta arrancar para decir un "bien, eh... es que no, no es serio esto". Tras una pequeña risa nerviosa, continúa, "comprenderá usted que no... que esto no es serio, ¿no? Es decir, hagan ustedes lo que quieran, pero desde luego no es serio".

Acto seguido, Rajoy interroga a los locutores en un tono molesto: "¿de qué emisora son ustedes? Porque es que esto...". ¿Por qué pregunta Rajoy? Carles Pérez decide entonces cortar por lo sano la broma, le responde y le agradece su participación. Tras un escueto -y más tranquilo- "de acuerdo" de Rajoy, termina la llamada.

Pobre Mariano, no le respetan en ningún sitio. Entre el PSOE, que se ríe de él cuando habla catalán; su propio hijo, que no respeta a sus amigos; Pedro Sánchez, que le acusó de ser "indecente"; el puñetazo que le asestó un joven cercano a su familia en Pontevedra; el propio Partido Popular, que ve improbable que Rajoy sea investido y sobreviva a las consecuencias; y, ahora, una radio catalana que le gasta bromas por teléfono, Rajoy está más cercano de ser el pobre Moe Szyslak de 'Los Simpson' que el próximo presidente del Gobierno.

Comentarios