Buscar
Usuario

Política

La reina de Inglaterra suspende el parlamento: Reino Unido se dirige a un Brexit duro

Johnson ha pedido a la reina de Inglaterra la suspensión de la Cámara hasta la quincena previa de la consumación del Brexit, limitando a la oposición.

La reina de Inglaterra suspende el parlamento: Reino Unido se dirige a un Brexit duro

La reina de Inglaterra ha suspendido el parlamento a petición del primer ministro Boris Johnson. El sucesor de Theresa May parece dispuesto a conseguir la salida de Reino Unido de la Unión Europea con la mayor premura posible. Y, sobre todo, sin acuerdo. El peor escenario para la consumación del divorcio entre el país anglosajón y la UE cierne sobre el aire cada día con mayores posibilidades de consumarse. Con este movimiento se frenan los intentos de obstaculizar una salida sin acuerdo.

Este último movimiento genera auténtico escepticismo entre la oposición y gran parte del electorado. La medida se adopta en virtud de las vacaciones de verano, que se alargan hasta el próximo 14 de ocubre. Para ello ha pedido permiso a la reina de Inglaterra y, con ello, espera bloquear el papel de la oposición (principalmente, laboristas y liberales) para tener manos libres en la aplicación de su hoja de ruta. Porque, de esta manera, la Cámara no volvería a funcionar hasta la quincena previa a la consumación del Brexit (31 de octubre), cuando el resto tenga poco margen de maniobra para aplicar cualquier medida, reforma o propuesta.

La monarca ha optado por mantener el papel profundamente neutralque ha caracterizado su reinado. Por otro lado, había pocas posibilidades de un enfrentamiento con Johnson, ya que a la institución debería refrendar todo lo que decida el presidente como sucede en el resto de monarquías del viejo continente.

Aunque esta decisión, sin embargo, guarda reticencias. La polémica suspensión del Parlamento puede considerarse per se una desvirtuación de la democracia, sobre todo, cuando ha sido adoptada por un presidente que no ha sido elegido en las urnas y que enfrenta serios problemas de representatividad.

Un problema de representatividad

Boris Johnson tiene un problema de representatividad entre el electorado "Boris Johnson tiene un problema de representatividad entre el electorado"

La decisión de Boris Johnson no cuenta con el apoyo de la mayoría de los británicos. Según una encuesta realizada por la consultora británica Com Res, el 44% de los ciudadanos del país anglosajón están dispuestos a consumar el divorcio "por cualquier medio que sea necesario", es decir, como propone el presidente, incluso saltándose el Parlamento.

Ese es el bloque mayoritario, sí, pero no alcanza la mitad: un 37% quiere otro tipo de soluciones y un 19% aún no ha tomado una posición al respecto. Es decir, Johnson no cuenta con una mayoría cualificada en las encuestas sobre la que sostenerse en una declaración de tal magnitud.

Además, en la ciudadanía británica hay cierta sensación de falta de representatividad en Boris Johnson, al que algunos medios han bautizado con el apodo del candidato del "deselectorado" por representar un perfil anecdótico: hombre, blanco, mayor de 65 años, con altos ingresos y a favor de la pena de muerte. Alrededor del 0,3% del electorado.

A ello se suma la reacción que provocan sus idas y venidas. Lejos de mostrar entusiasmo por un divorcio sin acuerdo, el 20% de los británicos ha reconocido que está haciendo acopio de víveres y el Reino Unido lidera actualmente la estadística de perspectiva de insolvencia de empresas con un 10%. Una economía con trabas y en la que no ofrece confianza ni a sus propios ciudadanos... parece ser la antítesis de una nación que aspira a prosperar.

A ello se suma también la devaluación de la libra esterlina y la esperada reacción de la UE, que no espera a quedarse de brazos cruzados ante la afrenta del Reino Unido. Una de esas reacciones más llamativas se produce con el conglomerado británico IAG, dueño de aerolíneas como Iberia o Vueling, que está trasladando progresivamente su centro de operaciones hacia España con el objetivo de evitar un veto de operaciones en territorio comunitario.

Por cercanía, también cabe recordar la incertidumbre que vive Gibraltar, que empieza a vivir una fuga de empresas en el sector del juego online y que quedaría completamente aislada ya que está rodeada por territorio perteneciente a la Unión Europea.

La presión en Irlanda del Norte y Escocia

El Nuevo IRA, dispuesto a retomar la vía armada, está captando acólitos ante las amenazas de un Brexit duro "El Nuevo IRA, dispuesto a retomar la vía armada, está captando acólitos ante las amenazas de un Brexit duro"

A todo ello se suma la situación en Irlanda del Norte, aparentemente pacificada tras los Acuerdos de Viernes Santo, pero que enfrenta la sombra del denominado Nuevo IRA.

La salida forzada de la UE y, además, sin acuerdo; vuelve a sentirse como una imposición en una región que aún mantiene tensiones independentistas. Además, hay dudas sobre cómo se establecerá la futura frontera que parte la isla de Irlanda en dos mitades, un aliciente para que el Nuevo IRA, dispuesto al empleo de la violencia para reunificar la isla, pueda sumar adeptos a su causa.

En cuanto a la situación en Escocia, cuyo conflicto separatista parecía apaciguado tras el referéndum de 2014, todo apunta a que esa paz tendría los días contados. La propia ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha calificado a Bonson de "temerario" y ha asegurado que celebrará un nuevo referéndum en caso de consumar la salida. Su argumento: los escoceses decidieron permanecer en un Reino Unido perteneciente a la Unión Europea.

Una crisis institucional

La decisión del primer ministro genera una crisis institucional en Reino Unido "La decisión del primer ministro genera una crisis institucional en Reino Unido"

Sin duda, la suspensión del Parlamento supondrá una crisis institucional de calado, ya que Johnson podría perder la imagen de legitimidad en las decisiones que adopte a partir de ahora, con la oposición en bloque enfrentada y sin voz en la Cámara.

Pero, además, la consumación de un Brexit sin acuerdo puede ser una noticia completamente catastrófica: abriría el melón territorial, perjudicaría a la economía, propiciaría una fuga de empresas, generaría paro y pobreza... hay pocas perspectivas de considerar que esta medida es la más beneficiosa para Reino Unido, que no está en condiciones de fuerza a la hora de negociar con el grupo de 27 países que constituye la Unión Europea sin la presencia de Londres.

¿Hasta qué punto se aceptarían las decisiones de Boris Johnson? Hablamos de reformas de profundo calado que van a definir y condicionar por completo el futuro del Reino Unido.

Sin duda, esto genera un problema en un país que ostentaba en 2018 la quinta posición en menor confianza de sus ciudadanos respecto a sus instituciones. Con esta decisión, Reino Unido ahonda en su crisis, aunque muchos electores perciban a Boris Johnson como una especie de salvador capaz de atajar el embrollo del Brexit de una vez por todas.

Artículos recomendados

Comentarios