Por qué Ryanair e Iberia podrían dejar de operar dentro de la UE si prospera el 'Brexit duro'

Por qué Ryanair e Iberia podrían dejar de operar dentro de la UE si prospera el 'Brexit duro'

La salida de la UE sin acuerdo podría tener serias consecuencias para las aerolíneas con mayoría de accionariado británico.

La permanencia de Iberia, Ryanair o Vueling en territorio comunitario se encuentra en entredicho. En el caso de la aerolínea española, el conglomerado británico de aerolíneas IAG, al que permanece Iberia, puede quedarse sin operar en toda la UE si Reino Unido abandona el eurogrupo en marzo sin acuerdo.

El sector duro de los conservadores está imponiéndose en cierta medida a Theresa May y las posibilidades de este escenario aumentan. Por ello, la UE quiere mostrar firmeza ante Reino Unido en el caso de que no haya acuerdo. Y esto quedó patente el pasado 20 de diciembre, cuando se presentó un plan con una línea muy clara: las compañías que no tengan al menos un 51% del control en manos de países de la UE, no podrán volar dentro del territorio comunitario. La única excepción se fijará en las rutas entre territorio británico y la UE, con el fin de no aislar completamente a las islas de su territorio continental más cercano.

Conscientes de la debilidad de su posición y ante las posibilidades reales de que este escenario se materialice, tanto Vueling como Iberia están empeñándose en negociar con la Comisión Europea para demostrar que sus dueños son comunitarios. En cuanto a Ryanair o Easyjet, se están planteando cambios en el accionariado para disminuir su dependencia de los inversores anglosajones.

El futuro de Iberia en la UE se encuentra en entredicho como consecuencia del desarrollo del Brexit "El futuro de Iberia en la UE se encuentra en entredicho como consecuencia del desarrollo del Brexit"

Por ello, Iberia ha iniciado un plan con el que intenta demostrar su vinculación actual a España. ¿Cómo? Busca demostrar que más del 50% de los derechos políticos de la aerolínea están controlados por El Corte Inglés. Y esto, esperan, volvería a convertir la empresa en española.

El Gobierno es consciente de que el futuro de la enseña peligra y de la cantidad de puestos de trabajo que podrían ser destruidos. Por ello, se está implicando en las negociaciones, así como prestando apoyo ante Bruselas. Aunque, con la excepción de Iberia y El Corte Inglés, no ha trascendido el resto de medidas que se están planteando en estas conversaciones.

A pesar de las intenciones, las cuentas para Iberia, Vueling y (de paso) British Airways o Aer Lingus, todas las enseñas de IAG; no salen. Sobre todo, porque el conglomerado tiene el 21,4% de sus acciones en manos de Qatar Airways y el otro 5,26% es de Europacific Growth, una enseña estadounidense. El resto, forma parte de accionistas minoritarios y accionistas que compran títulos en la Bolsa de Madrid o Londres.

Es decir, por el momento, los accionistas de la bolsa londinense están en la UE. Pero, con la salida y la aprobación de la medida comunitaria, sólo contarian como miembros de la Unión a los que se encuentran en la bolsa de Madrid. Y no: no alcanzan ni de lejos ese 51º%.

¿Cómo demostrar que es española?

El conglomerado británico IAG deberá demostrar que Iberia es española "El conglomerado británico IAG deberá demostrar que Iberia es española"

Sin conocer el grueso de las negociaciones, Iberia está intentando utilizar una maniobra que se materializó en la compra por parte de IAG. Durante su fusión con British Airways, los nuevos propietarios mostraron su intención de "blindar la españolidad de la compañía".

Para ello, tomaron la siguiente decisión: comprar la empresa a manos de una sociedad llamada Ib Opco. El plan era muy claro: separar la propiedad económica, que quedó al completo en manos de IAG y los derechos políticos repartidos entre la propia IAG (con un 49,9%) y Garanair, con un 50,01%. Esa sociedad es ahora propiedad completa de El Corte Inglés.

Pero el problema es evidente. La empresa española no tiene ningún tipo de control económico, por lo que todas las decisiones pasan realmente por el conglomerado británico. Además, Garanair no tiene prácticamente valor (solo 7.000 acciones con valor en libros de 1 euros, poco para una compañía que se supone que controla la principal aerolínea de España).

La fundación de Garanair en 2010 incluyó nueve consejeros, de los que ahora solo queda un administrador único: Jorge Pont Sánchez, ejecutivo de los grandes almacenes y patrón de la Fundación Ramón Areces. Es decir, el principal accionista del triángulo verde. De hecho, su sede está en la calle Hermosilla (donde está la de El Corte Inglés). Solo hay un empleado y vale 608.000 euros.

Por último, Bankia ha perdido todo el poder en esta sociedad (hasta mayo, tenía más del 86%). Como el 60% de las acciones de la entidad están en manos del Estado, se podría haber concluido que Iberia depende del mismo Gobierno de España. Pero esto ya no vale: Bankia se vio obligada a desprenderse de todos los negocios fuera de la banca, de ahí que Garanair sea propiedad completa de El Corte Inglés en la actualidad.

Este plan es la tabla de salvación de Vueling

Vueling se salvaría inmediatamente porque es propiedad de Iberia "Vueling se salvaría inmediatamente porque es propiedad de Iberia"

El futuro de este plan también es fundamental para Vueling. La aerolínea de bajo coste aparece como propiedad de Iberia, lo que implica que, a la postre, ambas enseñas son españolas y no británicas.

El futuro del grueso del negocio de estas sociedades dependerá del éxito de esta carambola (qué poder existe realmente, si hay derechos políticos, pero no control económico para aplicarlos).

Si el plan no prospera, hay dos empresas que se están frotando las manos: la alemana Lufthansa y la gala Air France. Ambas, principales competidoras de IAG, tienen la oportunidad de ganar un importante nicho de mercado.

Y no están precisamente paradas. Las dos enseñas piensan dar la batalla ante la Unión Europea en el caso de que prospere el plan de IAG. Pero aún cabe la posibilidad, real, de que Reino Unido abandone bajo acuerdo.

Easyjet y Ryanair plantean cambios de accionariado

Ryanair está planteando cambios en su accionariado para reducir su dependencia británica "Ryanair está planteando cambios en su accionariado para reducir su dependencia británica"

El futuro de Iberia y Vueling dentro de la UE se suma a otras compañías como Ryanair o Easyjet. Ambas compañías low cost están planteando cambios de accionariado y derechos políticos ante Bruselas para mantener el pasaporte europeo.

La más contundente es Ryanair, que ha limitado el poder de los accionistas de Reino Unido durante los últimos meses. Al igual que en el resto de casos, la compañía irlandesa deberá demostrar que la verdadera toma de decisiones y la propiedad se encuentra en territorio de la UE.

IAG mantiene su sede en España y cuenta con el apoyo del Ministerio de Fomento, cuyos responsables se mantienen firmes: "Estamos convencidos de que Iberia es una compañía española y también estamos convencidos de que, en caso necesario, la compañía acometerá los ajustes necesarios para asegurar el cumplimiento de la normativa europea".

Todo dependerá, sin duda, de cómo se resuelva el embrollo del Brexit y si el divorcio, finalmente, es amistoso o no. Si se produce este último escenario, no hay duda de que las relaciones entre ambos serán muy duras. Y Reino Unido, por tamaño, tiene serias posibilidades de ver afectada su economía.

Comentarios