El debate definitivo: ¿son gays Batman y Robin?

El debate definitivo: ¿son gays Batman y Robin?

Ha estado siempre en boca de todos pero, ¿qué hay de cierto en la supuesta relación homosexual de Batman con Robin? Analizamos las secuencias más ambiguas de cómics y películas.

Cine Carlos de Antonio Carlos de Antonio 11 Abril 2016 10:57

En una controversia casi tan antigua como ellos mismos, los personajes de Batman y Robin siempre han sostenido un halo de sospecha a su alrededor debido a su particular relación. Mientras que muchos fans defienden que ahí hay algo más de lo que nos quieren enseñar, otros muchos se esfuerzan en mostrar las aventuras amorosas heterosexuales de ambos para rebatir a los primeros.

¿Y qué dice la editorial, DC? La versión oficial dictamina que son heterosexuales, punto. Según la compañía propiedad de Warner Bros no hay rastro de homosexualidad (o pederastia, si Robin es menor de edad) en la relación entre Bruce Wayne y Dick Grayson. Hasta amenazaron con demandar al pintor Mark Chamberlain y a la galería Kathleen Cullen Fine Arts por exponer en 2005 pinturas en las que ambos personajes se besaban tórridamente.

Aunque ellos lo tengan muy claro, parece que algunos de los autores de cómic y cine que han trabajado con los dos superhéroes piensan bastante diferente, como vais a ver a continuación.

1 El nacimiento de Robin

Enseñando muslo desde el minuto 0 "Enseñando muslo desde el minuto 0"

Antes de divagar sobre posibilidades reales o no, pongámonos en contexto: la industria norteamericana del cómic en los años 40 estaba dirigida casi exclusivamente a los niños y los adolescentes. En torno al 90% de los niños y niñas de entre 7 y 17 años leían algún tipo de cómic. No es de extrañar que, para que los más pequeños empatizaran con un personaje de su edad, naciera la figura del sidekick/compinche con Robin, el chico maravilla (sic). Puro marketing. Desde la editorial se justificó su aparición para que "hiciera compañía a Batman". Pero no de esa forma, malpensados, sino para que no acabase desquiciado por hablar solo.

Hubo a quien le pareció una jugada genial y quien creyó que era una decisión ilógica. Entre estos últimos estaba Stan Lee: "Si yo fuera un superhéroe, lo último que querría hacer en el mundo sería tener como compañero a un adolescente, además, se oirían habladurías", remataba entre risas el creador del universo Marvel para el más que recomendable documental 'Superhéroes. La batalla interminable'.

Los sermones con bata son más sermones "Los sermones con bata son más sermones"

La historia transcurre así: el caballero oscuro presencia cómo mueren los padres de Dick Grayson y, al recordarle a su propio drama, decide acogerle y tutelarlo para que vaya por el buen camino, alejado de la venganza y la depresión. Con esta suma a la serie, Batman vivió sus años dorados, equilibrado por ejercer de figura paternal resolviendo cada caso que se le aparecía. Tanta huella dejó Dick que cuando se fue de la casa Wayne, ¡el rico millonario se buscó otro Robin al que cuidar! Lo malo es que el segundo Robin, Jason Todd, no acabó tan bien como el primero. Al no estar todavía preparado para la batalla, es asesinado por el Joker en uno de los cómics más recordados de DC ('Batman: Una muerte en la familia'). Una muerte, por cierto, que fue elegida por los lectores de la colección mediante votos telefónicos. Todd no pudo llenar el hueco que dejó el antiguo (y ambiguo) Chico Maravilla.

2 Lo homosexual y lo antiamericano

Los malos no respetan ni los masajes "Los malos no respetan ni los masajes"

En 1954, un subcomité sobre delincuencia juvenil del gobierno de los Estados Unidos señaló a los cómics como los culpables de introducir la violencia en la mente de los jóvenes. Dicho subcomité, además de atacar a Superman y Wonder Woman, fue el primero en poner en tela de juicio la verdadera relación de Batman con Robin. Y lo que es peor, los conservadores norteamericanos se atrevieron a vincular la homosexualidad con la violencia. Aunque, visto lo visto, ¿a quién le sorprende?

La inequívoca viñeta que comenzó el huracán "La inequívoca viñeta que comenzó el huracán"

Paralelamente, el Dr. Fredric Wertham publicó su libro 'La seducción de los inocentes' para quedarse a gusto hablando del tema: "Las historias de Batman son psicológicamente homosexuales. [...] Las historias del tipo de Batman podían incitar a los niños hacia las fantasías homosexuales, de una forma de la que serían inconscientes. [...] Solo alguien que ignore los fundamentos de la psiquiatría y la psicopatología del sexo puede no darse cuenta de la sutil atmósfera de homoerotismo que domina las aventuras del maduro Batman y su joven amigo Robin".

Paseo romántico en barca a la luz de la Batseñal "Paseo romántico en barca a la luz de la Batseñal"

Como consecuencia de la 'investigación' y el revuelo que causaron las palabras de Wertham, ese mismo año se creó el organismo censor conocido como el Comics Code Authority. Cualquier actitud considerada como inmoral, violenta o antiamericana (signifique lo que signifique eso) quedaría fuera del alcance de los lectores de cómic. Se acabaron las viñetas que los mostraban durmiendo juntos, remando en una barca o conversando tranquilamente con Bruce Wayne llevando una bata de andar por casa. Mucho tiempo pasaría hasta que se hablase abiertamente de la supuesta ambigüedad de la relación paterno-filial de la pareja de las capas y leotardos.

3 El regreso de la duda

Cuestión de prioridades "Cuestión de prioridades"

Como decimos, aquellas habladurías a las que Stan Lee hacía mención se cortaron de raíz durante bastantes años bajo la sombra del Comics Code Authority. Con alguna excepción, como vemos en la viñeta de más arriba de 'La Liga de la Justicia' de 1966. Ante la revelación de un villano de que los superhéroes han contagiado de un virus letal a las personas con las que más contacto tienen, Batman lo primero que hace es preocuparse por Robin, mientras que sus compañeros se preguntan por la salud de sus compañeras sentimentales.

El chico maravilla en acción "El chico maravilla en acción"

Durante los 70, los guionistas de DC decidieron de una vez por todas que el mundo de Batman progresase. Dick Grayson se graduó en la universidad, dejó el manto de Robin y apostó por un camino separado al de su mentor con su propio grupo de superhéroes: Los Jóvenes Titanes. Habiendo alcanzado la mayoría de edad y rebautizado como Nightwing empezó a adentrarse en el terreno amoroso. ¿Homosexual? No, heterosexual. Con romances que casi acaban en matrimonio con Batgirl y Starfire. Aunque esta última sea acusada recurrentemente de poco femenina.

Un mal sueño de Karl Lagerfeld "Un mal sueño de Karl Lagerfeld"

Un pequeño inciso: sus primeras aventuras en solitario como Nightwing las corrió con un uniforme un tanto... ¿cómo decirlo? Llamativo. Un outfit colorido que mezclaba los estilismos de George Michael, Freddie Mercury y los Bee Gees con un pecho (¿intencionalmente?) depilado. Los defensores de la heterosexualidad de Dick lo defienden aplicando el caso al contexto de creatividad en aquellos años, distanciándose del planteamiento de que la vestimenta estipula una condición sexual concreta dentro de los esquemas binarios de heterosexualidad y homosexualidad.

4 El debate está servido

Batgirl y Nightwing, uña y carne "Batgirl y Nightwing, uña y carne"

Jules Feiffer, uno de los primeros historiadores del cómic estadounidense, se posiciona en el bando del no, defendiendo que nunca llegó a producirse esa hipótesis gay: "Batman tenía demasiado gusto inglés". Entendemos lo que quiere decir, pero cualquiera diría que el colectivo homosexual del Reino Unido no es uno de los más respetados e importantes del mundo. Hay que actualizarse un poco, Feiffer.

Si un psiquiatra lanzó la incógnita, otro la responde. El Dr. Jesús Antonio Ramos Brieva, médico adjunto del Servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, realizó en 2006 un estudio detallado de la psique del superhéroe en su libro 'Batman visto por un psiquiatra' y su opinión concuerda con la de Feiffer: "Los comentarios de relación homosexual han sido siempre artificios aparecidos en la prensa cuando los propietarios de los derechos sobre ambos personajes necesitaban aumentar las ventas de las películas, las series de televisión y los cómics que protagonizaban los dos. [...] La heterosexualidad de Batman y Robin se ha subrayado siempre haciéndoles tener a cada cual sus propias andanzas heterosexuales".

¿Toque amistoso o algo más? "¿Toque amistoso o algo más?"

No le falta razón, los guionistas clásicos (Kane, O'Neill, Grant, Wolfman, etc.) no consideraban gay a Batman... hasta que llegó Grant Morrison, uno de los autores más prolíficos del cómic norteamericano de las últimas tres décadas. Guionista de títulos como 'Arkham Asylum', 'JLA', 'Batman' o 'Batman Inc.', expuso en una entrevista a la revista 'Playboy' sus planteamientos homosexuales como buen conocedor del personaje: "La homosexualidad se cierne sobre Batman. No estoy usando gay en el sentido peyorativo, pero Batman es muy, muy gay. No hay por qué negarlo. Obviamente, como personaje de ficción se tiene la intención de que sea heterosexual, pero las bases de todo el concepto son completamente gays. Creo que por eso le gusta a la gente. Todas esas mujeres lo desean, lleva ropa fetichista y salta por los tejados solo para atraer su atención, pero él está más interesado en salir con el viejo y con el adolescente".

Los celos de Dick (ADLO Novelti Librari) "Los celos de Dick (ADLO Novelti Librari)"

En el lado arcoíris del debate parece obligatorio incluir a Joel Schumacher, cineasta abiertamente gay que dirigió, como bien sabéis, 'Batman Forever' y 'Batman y Robin' en 1995 y 1997. Una de las observaciones más claras y recurrentes sobre estas películas es la aparición de 'batpezones' en el pecho de Kilmer y Clooney, de lo que Schumacher se defendió diciendo que tomó la idea de esculturas clásicas griegas, que mostraban cuerpos perfectos. Aun así, vista la sucesión de planos centrados en los atributos corporales de la pareja, unido al traje morado, la sombra de ojos, los neones y la especial relación de Bruce Wayne con un ya-no-tan-joven Dick Grayson, es evidente que la óptica de Schumacher se centró en la ambigüedad de su relación.

La pareja maravilla "La pareja maravilla"

Los actores que protagonizaron las cintas lo tienen bastante claro, como Chris O'Donnell: "Obviamente la prensa dio la lata con el asunto y lo exageró, especialmente todo lo relacionado con Joel. No pensé dos veces en la polémica, pero mirando atrás y viendo alguna de las fotografías, era muy inusual". También George Clooney admitió en 2006 que su Batman era diferente al de los demás: "Iba con un traje de goma y tenía pezones de goma. Podría haber interpretado a Batman como heterosexual, pero lo hice gay [...] Batman no es gay, pero yo lo hice gay". Años más tarde, fue más lejos y bromeó manifestando que "Joel Schumacher me dijo que nunca haría otra película de Batman porque Batman era gay" y creyendo que "podríamos habernos cargado la saga". Viendo la cantidad de películas que se han realizado después del Hombre Murciélago, George puede estar tranquilo.

5 Sean gais o no, ¿qué más da?

¿Por qué molesta tanto a determinadas personas que los héroes se salgan de la imagen predeterminada que tienen de ellos? Recientemente hemos visto cómo algunos fans ponían el grito en el cielo por ver a Thor convertido en mujer en los cómics, o por la elección de un actor afroamericano para el papel de Antorcha Humana en la última película de los 'Cuatro Fantásticos'. Unos cambios irrelevantes en el personaje que acaban eclipsando el mensaje que pretenden transmitir los autores con sus creaciones.

Las cejas del Batman sorprendido de 1966 "Las cejas del Batman sorprendido de 1966"

Con la cantidad de reboots/reseteos del personaje que ha habido en televisión, cine y cómic, ¿de verdad pasaría algo porque en uno de esos universos Batman fuese homosexual? Y, si finalmente la relación amorosa de Batman y Robin es puro humo, el gran público homosexual lector de cómics puede fijarse en otros superhéroes y superheroinas abiertamente homosexuales y lesbianas en Marvel y DC. Queda mucho camino por recorrer, sí, pero poco a poco el mundo de las máscaras y las capas deja de ser discriminatorio.

Comentarios