Buscar
Usuario

Política

Almeida se pronuncia sobre el "carapolla" y sobre el interés que despierta en las mujeres

El alcalde de Madrid pasó una jornada con 'El programa de Ana Rosa' mostrando cómo es si día a día.

Almeida se pronuncia sobre el "carapolla" y sobre el interés que despierta en las mujeres Almeida se pronuncia sobre el "carapolla" y sobre el interés que despierta en las mujeres

Foto: GTres

De vez en cuando los políticos se acercan a los programas de televisión para ofrecer entrevistas más cercanas y mostrar cómo es su día a día. El objetivo es claro: acercarse a la audiencia y dar una imagen más humana que conecte y convenza al público que, al fin y al cabo, son los que votan y deciden en democracia.El último en hacerlo ha sido José Luis Martínez-Almeida.

El alcalde de Madrid ha pasado toda una mañana con un reportero de 'El programa de Ana Rosa' justo cuando se cumplen dos años de su mandato. Lo recibe en su casa. "Soy de desayunar poquito: una taza de leche con Nesquik", comienza, antes de subirse juntos a la moto en la que suele transportarse cuando no va en coche oficial. "¿Ha hecho alguna triquiñuela?", le preguntaba el periodista a lo que Almeida confesaba: "El otro día... no lo niego. ¡Menos mal que no había Policía Municipal!".

Una vez en el Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, el conservador hace una hora de ejercicio guiado por su entrenador personal. Después, da un paseo por la calle donde se encuentra con la ciudadanía. La cámaras de Telecinco recogen cómo desde un coche le gritan "¡corrupto!". "Alguna vez te dicen una cosa desagradable. Estoy deseando que me vuelven a llamar 'corrupto' o 'carapolla', recuperar sensaciones, la esencia inicial", bromea Alemeida.

Lo más difícil y lo más íntimo

También hubo tiempo para ponerse serie y hablar de sus momentos más difíciles como alcalde: "Los 10 minutos más angustiosos que he pasado como alcalde, con diferencia además, fueron desde que me dicen que hubo una explosión en la calle Toledo hasta que llego allí y me cuentan lo que hay... pasé una angustia que nunca olvidaré".

Tras la jornada laboral, ambos se tomaron un aperitivo en una terraza madrileña donde se soltó y habló de temas más personas: "He de reconocer que he despertado un interés en las mujeres que no suponía que tuviera". Incluso se abrió sobre su vida sexual: "Es bueno acudir relajado a tu puesto de trabajo".

Artículos recomendados

Comentarios