Buscar
Usuario

Noticias

Acusan al youtuber Fortfast de ejercer explotación laboral con sus empleados

Uno de sus empleados publica los audios en los que se muestra al conocido youtuber faltando el respeto: denuncian que pagaba 1,9 euros por hora.

Acusan al youtuber Fortfast de ejercer explotación laboral con sus empleados

El youtuber granadino Forfast se ha convertido objetivo de todo tipo de críticas después de que uno de sus colaboradores le haya acusado de malos tratos en el entorno laboral. Ha llegado a necesitar ayuda psicológica. Para muestra, un botón: estos son los audios que le enviaba a través de WhatsApp. Ahora vamos a conocer su versión:

Y aprecia una fuerte hipocresía en el tipo de vídeos que difunde en su perfil de Youtube porque, al parecer, la verdadera cara del youtuber está muy lejos de la que muestra en internet:

En un hilo de Twitter, el colaborador, Fran Rodrigo, revela cómo fue su experiencia trabajando con Forfast, desde que comenzó la relación laboral entre ambos en el año 2017 cuando necesitaba sobrevivir económicamente en Madrid.

Siempre remitiéndonos a la versión de Fran Rodrigo, Forfast le ofreció un contrato de media jornada que, supuestamente, tendría que complementar con la pensión de orfandad.

El problema es que, al final, la jornada laboral se extendía con unos sueldos que no se correspondían con la realidad laboral: llegó a cobrar 1,9 euros por hora, en jornadas que en realidad abarcaban ocho horas que llegaban a convertirse en doce. Como él mismo demuestra:

Rodrigo relata su experiencia en un hilo de Twitter. Tras una precaria experiencia laboral, "pedí ayuda a Forfast, quien había fundado una agencia de medios audiovisuales y me dijo que en un tiempo me avisaría, porque se estaba cociendo algo que podría servirme". Esto sucedió en verano y, finalmente, "en enero me llamó para trabajar".

El joven le contó su situación: con la pensión de orfandad, no podía cobrar más de 13.000 euros anuales porque perdería esa ayuda. Forfast le ofreció la siguiente salida: un contrato a media jornada, cotizando la mitad de las horas y con el sueldo correspondiente, que se complementaría con su pensión. Eso sí: el horario se correspondía con una jornada completa.

"Caí y acepté. Eso lo que tiene la necesidad. Me dijo que esto solo sería al principio para poder dar un primer empujón a las producciones de la empresa. Me engañó", se lamenta.

Como justifica con una conversación de WhatsApp, Rodrigo ya comenzó trabajando 12 horas diarias en el primer fin de semana, aún coincidiendo con su cumpleaños. Cuando se quejó ante el youtuber, ya recibió la primera respuesta: "Joder, vale, mira, te iba a dar una sorpresa, pero que te jodan".

Acto seguido, le escribe asegurando que le iba a pagar un alojamiento low cost "por las molestias". Y aquí, Fran Rodrigo se pregunta: "¿Pagar horas extras? ¿Qué es eso? Por cierto, nunca me llegó el regalo".

Acoso laboral

Con el paso de los días, Forfast empieza a aumentar sus exigencias. "Llegamos a la parte que más me ha afectado a nivel personal: los insultos, las degradaciones delante de compañeros, las humillaciones constantes y obligarme a ir a la oficina durante el curso, saltándome las clases e incluso llegando a pasar más de las 23:00 mientras editaba".

Acto seguido revela los audios que destapan a Forfast, donde llega a llamarle "herramienta", "puto autómata", "programa de edición que no hace nada", denigra su trabajo o le insulta.

Rodrigo ha necesitado atención psicológica: "Como me explicó mi psicólogo, es normal que cuanto más te presionen a hacer algo bien a la primera, más normal era cagarla. No había espacio para mi desarrollo. Nada justifica las formas".

El joven ya pensaba en el momento en el que iba a dejar la empresa, pero todo estalló en octubre de 2018: "La última vez que le vi en persona, fue cuando en una reunión en la que se discutía el futuro de la empresa, estando delante de mis tres compañeros, alabó las tareas de todos y cada uno de ellos y, cuando llegó a mi, me destrozó verbalmente".

El acoso que sufrió en aquella reunión fue total: "Me insultó, me dejó por los suelos, me echó la culpa de haber perdido nosecuantos mil euros de una acción comercial -luego hablé con el otro dueño y resulta que fue por sus malas formas-. Me quería obligar a dimitir. Salí literalmente temblando y llorando de la oficina".

Finalmente, consiguió "una indemnización de mierda", como la califica, tras hablar con el otro dueño de la empresa y exponer su situación. En ningún momento dimitió de su cargo, pero tampoco puso una denuncia por acoso laboral: "No lo hice por miedo".

La respuesta de Forfast y otro empleado que le desmonta

Forfast ha publicado un vídeo en su perfil de Twitter donde comienza: "Yo no voy a hablar sobre esto porque es muy complejo y hay mucha gente implicada; soy una persona efusiva y emocional que cuando tiene un problema con alguien lo suelta todo".

El youtuber señala que montó la empresa con unos amigos y que se ha quedado con una deuda de 60.000 euros sin haber recibido ningún beneficio. "Tenía una presión muy grande y, siendo amigos míos, me tomaba licencias".

El youtuber reconoce que fue "tóxico" y que se ha disculpado con uno de sus empleados, Raúl, pero que Fran Rodrigo no le cogió el teléfono. Ese otro empleado, Raúl, ha aparecido y ha desmentido su versión.

Forfast culpa a sus empleados por el trabajo y el compromiso de ser amigos. Raúl González destaca que recibió varias ofertas de empleo, pero que no abandonó esa empresa por las presiones de su entonces amigo y jefe.

Concede empatía a la situación del youtuber, pero destaca que sí ejercía acoso laboral hacia sus propios empleados y amigos.

Y asegura que este tipo de casos no eran aislados, sino que se trasladaban al resto de empleados.

Artículos recomendados

Comentarios