Buscar
Usuario

Noticias

Una traductora del FBI se casa con el yihadista al que espiaba

"La he liado", fue la respuesta de la espía que tan solo ha tenido que cumplir dos años de prisión.

Daniela Greene ha cumplido dos años de prisión en Estados Unidos después de regresar de Siria, a donde había huído para casarse con su marido yihadista.

La historia hubiera sido solo una más de este tipo si no hubiéramos conocido la identidad real de los protagonistas: Daniela Greene, una traductora del FBI a la que le habían encomendado la misión de investigar a su futuro marido.

El caso, que ha sido calificado como "vergonzoso" por el organismo de inteligencia, implica también al yihadista que permanece en busca y captura. Se trata de Denis Cuspert, un rapero alemán muy conocido con el nombre artístico de Desso Dog y que ahora se hace llamar Abu Talha Almani, "el alemán".

Denis Cupert en la época en la que era conocido como Desso Dog "Denis Cupert en la época en la que era conocido como Desso Dog"

En la época en la que era conocido como Desso Dog, había mantenido una prolífica carrera en el mundo de la música durante la pasada década. De hecho, había llegado a ser el telonero del gran DMX en un concierto. Pero los problemas con las drogas, psiológicos y legales, terminaron por truncar su sueño.

Se convirtió al Islam en 2010 y poco a poco se fue radicalizando hasta que terminó ejerciendo como reclutardor. Un año después se le perdió la pista y reapareció en 2013 en la Guerra de Siria.

Durante su etapa en el ISIS, elogió a Osama Bin Laden en una canción, amenazó a Barack Obama con degollarle y sujetó una cabeza humana cortada en un vídeo de propaganda terrorista. Por todo ello, el Departamento de Estado de Estados Unidos terminó situándole en la lista de terroristas investigados por su enorme influencia entre los candidatos alemanes a entrar en las filas del Daesh.

Ambos entran en contacto

Denis Cuspert tras su incorporación a las filas del Daesh "Denis Cuspert tras su incorporación a las filas del Daesh"

Tras este periplo, el FBI ordena a Daniela Greene que investigue a Denis con el fin de conseguir más datos sobre su actividad, ya que ella habla perfectamente alemán. Como parte de dicha investigación, Greene tenía acceso exclusivo a una de las dos cuentas de Skype utilizadas por su futuro marido.

Aún no ha visto la luz pública la forma en la que ambos entraron en contacto real. Pero lo cierto es que Greene aprovechó un supuesto viaje a Europa para visitar a su familia en la República Checa, para escaparse a Siria y reunirse con el cantante alemán.

Era el momento más fuerte del Estado Islámico. En pleno 2014 y a cinco días de la proclamación del Califato, ambos deciden contraer matrimonio. Además, el cantante se sentía tranquilo porque la investigadora le había afirmado que el FBI le buscaba, pero ahora le daba por muerto. Una noticia que el FBI, por cierto, desmintió, volvió a dar unos años después y volvieron a desmentir. Denis Cuspert sigue vivo.

"La he liado"

Daniela Greene se arrepintió de su decisión poco tiempo después de haber llegado a Siria "Daniela Greene se arrepintió de su decisión poco tiempo después de haber llegado a Siria"

Después de mentir al FBI, de ser acusada de alta traición y haberse metido en un territorio en guerra en el que los Derechos Humanos brillan por su ausencia, Daniela Greene dijo lo siguiente: "la he liado".

Fue al poco de casarse, cuando comprobó que su decisión, quizás, no había sido la más acertada. "Fui débil, ya que no sabía cómo manejar la situación", llegó a escribir en un correo electrónico". "Realmente me he metido en un buen lío esta vez", reconoció.

Después de todo ello, continuó relatando la experiencia: "me he ido y no puedo volver, ni siquiera sabría cómo hacerlo, si intento regresar... Estoy en un entorno muy peligroso y no sé cuánto tiempo voy a durar aquí, pero no importa, ya es demasiado tarde...", continuaba en su correo.

Además, sabía que su decisión iba a implicar problemas legales: "No sé si te dijeron que problablemente iré a la cárcel por mucho tiempo si vuelo, pero así es la vida", explicaba tan solo un mes de haber pisado suelo sirio.

Una sentencia muy leve

La Justicia ha condenado a dos años de prisión a la implicada "La Justicia ha condenado a dos años de prisión a la implicada"

Tampoco han trascendido los detalles acerca de cómo volvió a pisar suelo estadounidense. Pero lo consiguió. Allí fue inmediatamente detenida y con la posibilidad de enfrentarse a un delito que podría mantenerla en prisión durante más de 13 años.

Sin embargo, parece que Greene cooperó. Y mucho. Tanto, que al final solo ha permanecido dos años en prisión que ya ha cumplido. Algunos han afirmado que la implicada ha recibido un supuesto trato de favor a la hora de imponerle una condena.

"Si hablo mi familia estará en peligro", ha relatado la mujer, cuyas fotografías se han pixelado por evidentes motivos de seguridad. La afectada ya no mantiene su puesto como traductora del FBI. Ahora es camarera de un hotel y ha rehusado hablar con los medios.

Si toda esta historia ha llegado a la prensa, es porque el juez ha levantado el secreto de sumario. Su colaboración con las autoridades ya ha finalizado. Mientras tanto, el FBI promete aumentar los controles sobre sus empleados. El ex funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos ya ha calificado todo lo sucedido como "vergüenza impresionante para el FBI". Una historia muy surrealista.

Artículos recomendados

Comentarios