Buscar
Usuario

Vida

Tipos de cuñados con los que te vas a cruzar esta Nochebuena

La Navidad trae grandes regalos como los villancicos en bucle o los mejores cuñadismos que se pueden escuchar.

Si hay algo de defina a la Navidad es, precisamente, el carácter tan familiar de estas fiestas. Los momentos a compartir en familia, los banquetes en los que se discute largo y tendido sobre todo tipo de temas y, sobre todo, disfrutar de la época en la que los cuñados consiguen hacer su agosto.

Tipos de cuñados hay muchos, casi tantos como la paciencia que deberán echar para aguantarles. Preparen paciencia, porque la cosa puede acabar muy mal. Como aquel hombre que asesinó a su cuñado porque no se quería tomar otra copa. No es broma.

Para evitar estas cosas tan cotidianas, quizás sea mejor identificarlos y después saber cómo actuar. Aquí tienen su nueva biblia cuñada. Presten atención:

1 El cuñado 'facha'

El cuñado facha está lleno de sorpresas... ¡Déjate sorprender! "El cuñado facha está lleno de sorpresas... ¡Déjate sorprender!"

El cuñado facha es aquel familiar con alma de tertuliano y con una capacidad de improvisación y originalidad totalmente envidiable para cualquier ciudadano de a pie.

Entre sus palabras más conocidas, se encuentran 'El Coletas' para referirse a Pablo Iglesias, 'el Pokémon' - 'el de la peluca' para hablar de Puigemont; o "la vieja zorra comunista" para referirse a Carmena. ¡Ay no!, esto último partió de un grupo de policíasdispuestos a velar por nuestra seguridad.

El cuñado 'facha' acostumbra a opinar y preocuparse por los problemas políticos de España, de los cuales exhibe un amplio conocimiento. Por ello, sus palabras más recurrentes serán 'Venezuela', 'Irán' y ¡por qué no!, 'Corea del Norte'.

En todo un ejemplo de incidir en el espíritu navideño, el cuñado 'facha' tampoco dudará en pedirte que "acojas a refugiados en tu casa" cuando les recuerdes que se juegan la vida en el Mediterráneo para huir de guerras y represiones.

A pesar de todo, el cuñado 'facha' puede resultar entrañable. Acostumbra a despotricar desde el miedo que le produce lo nuevo y diferente. Se refugia. ¿No es adorable?

2 El cuñado plasta

El cuñado sabelotodo siempre se las ingenia para saber más que tú "El cuñado sabelotodo siempre se las ingenia para saber más que tú"

Del 'facha' al plasta o, más finamente, 'sabelotodo'. Da igual que hables de política, tecnología, botánica o de lo que te pasó ayer. El cuñado plasta, como dice su nombre, sabe mucho más que tú. Y no dudará en demostrartelo aunque no tenga ni p*ñetera idea.

En su amplia capacidad de conocimientos influye, quizás su curiosidad o, quizás, su gran cantidad de tiempo libre. Es la típica persona que puede estar hablando durante más de una hora de cualquier tema banal con el fin de demostrar que tiene la razón.

El cuñado 'sabelotodo' cuenta, además, con armas especialmente eficaces que pueden dejarte totalmente indefenso. Por ejemplo, en mitad de esa batalla dialéctica, puede coger su teléfono móvil, abrir esa fuente de sabiduría que es la Wikipedia y atacar.

Si la Wikipedia dice lo mismo que él, te pondrá el teléfono incluso en la cara. Para que quede claro que tiene la razón. Si comprueba que se equivoca, aprovechará un duro giro de los acontecimientos para dar la vuelta al tema y hablar de algo de lo que sí tenga razón.

Un consejo por el bien de tu salud mental: no discutas. No entres en el bucle. Atiende a la tele. Quizás sea mucho más productivo.

3 El cuñado machista que "no es machista"

No es machista, pero rápidamente utilizará argumentos científicos como "No es machista, pero rápidamente utilizará argumentos científicos como "los hombres conducen mejor que las mujeres""

El hombre de Cromagnon no desapareció con la Prehistoria. Y, en la actualidad, aún continúa exhibiéndose con completo desparpajo y naturalidad, mientras que el resto de personas acostumbra a quedarse atónitas ante tanta sabiduría acumulada.

El cuñado machista suele saludar con la misma frase original: "Yo no soy machista, ni ná de eso". A partir de ahí, todo será un cúmulo de despropósitos que no conviene tener en cuenta si, al menos, quiere pasar una buena velada.

Entre sus perlas podrán escuchar frases tan originales como "la violencia de género también existe en contra de los hombres", "las mujeres cuentan con más oportunidades laborales que los hombres" o, el ya anticuado y denunciado por la RAE, 'sexo débil'.

Aunque parezca difícil de creer, el cuñadismo de este tipo también existe entre las mujeres, por lo que no se sorprendan de encontrarse con una completa cuñada machista en toda regla.

4 El cuñado "que no tiene nada contra los gays" y el gay homófobo

Milos Yiannopoulos era un líder de la ultraderecha homófobo y racista. Se ha terminado casando con un hombre negro. No es broma "Milos Yiannopoulos era un líder de la ultraderecha homófobo y racista. Se ha terminado casando con un hombre negro. No es broma"

Es la versión 2.0 del cuñado machista y también tiene su extensión a los propios homosexuales. Empezará con el típico "yo no tengo nada en contra de los homosexuales".

A partir de ahí, escucharán 'genialidades' como "me parece bien que estén con quien quieran, pero no entiendo por qué se tienen que besar por la calle", o "no entiendo a la típica marica loca que se pasea por la calle demostrando su pluma". Muy poco homófobo.

En la versión cuñado gay, podrán escuchar cosas como "a mí me gustan los hombres, no las mujeres, así que fuera chicos con pluma", o "yo soy gay y no tengo por qué estar orgulloso de ello ni ir demostrándolo por la calle". No olviden a todos aquellos que reniegan del Orgullo con el que la gente reivindica los derechos de los que disfrutan. O los gays de ese partido-que-no-tiene-nada-contra-los-homosexuales, para los cuales podríamos dedicar una docena de artículos que publicaremos 'algún día de estos'.

5 El cuñado cachas

Ideal para aburrirte durante la cena de Navidad "Ideal para aburrirte durante la cena de Navidad"

No suele ser mala persona, más bien inseguro, pero puede ser la persona más 'plasta' de toda la familia. Sin ningún tipo de duda.

El cuñado cachas acostumbra a girar toda la conversación en torno a 'lo bueno que está', a su buen hacer en el gimnasio, y a esos músculos por los que todas las "tías se giran en cuanto me ven, macho". ¿Les suena?

En su móvil no verán enlaces a periódicos, restos de libros o de cualquier signo intelectual. Su smartphone se resume en una mezcla de redes sociales como Tinder o Badoo; un perfil de Instagram con, quizá miles de seguidores y, evidentemente, una app de Facebook donde todas las "tías me hablan en cuanto ven mis fotos, macho". Echen paciencia.

6 El cuñado de estreno

En la foto gana, pero cuando lleve cinco horas seguidas hablando de su coche terminarás hasta el tubo de escape, finamente hablando "En la foto gana, pero cuando lleve cinco horas seguidas hablando de su coche terminarás hasta el tubo de escape, finamente hablando"

El cuñado de estreno es la versión del cuñado cachas adaptado a la actual realidad consumista. Te puede dar la vara durante horas para mostrarte las bondades de ese teléfono móvil que se acaban de comprar. Para ello, no dudarán en aconsejarte que sigas sus consejos y digas adiós a ese móvil con un par de años que te funciona estupendamente.

Si hay algo con lo que de verdad puede 'fardar' un cuñado de estreno es... un coche. Sí, un coche. Cuando lleves un par de horas conversando con él, tendrás pleno conocimiento de los caballos de su vehículo, de lo poco que tarda en alcanzar los 100 kilómetros a la hora; o del gran diseño y carrocería con la que cuenta.

Y, sin dejar de lado su versión poco cómica de 'La Tienda en Casa', tampoco desaprovechará la ocasión para recordarte que lo ha comprado al mejor precio y aprovechando las mejores ofertas.

7 El vecino cuñado 

Vuelve... a casa vuelve... "Vuelve... a casa vuelve..."

Es la versión vecina de todos los anteriores. Ese vecino que aprovecha para saludarte porque vives puerta a puerta y, de paso, te pide algo de sal. Cuando crees que ya ha terminado... olvídate.

En ese momento aprovechará para irrumpir en tu casa, saludar a toda la familia, ver lo guapos y bien que han crecido los niños, comentar la vida de los vecinos, criticar la última discusión de 'Sálvame' y cumplir algún cuñadismo de libro. No olviden el típico: "destacar lo guapo, bueno e inteligente que es su hijo" -y futuro cuñado-".

Cuando intentes pedirle educadamente que vuelva a su casa, aprovechará rápidamente para sacar otro tema de conversación. Cuando todo termine, sin energías, tu vecino cuñado habrá comprobado que la velada ya ha terminado. Consejo: intenta buscar, al menos, una conversación entretenida. Por tu bien

Artículos recomendados

Comentarios