Los momentos más tensos de la primera votación de investidura de Rajoy

Los momentos más tensos de la primera votación de investidura de Rajoy

Los portavoces de los distintos políticos le tenían ganas a Mariano Rajoy, que ya se libró en la anterior legislatura de enfrentarse a todo tipo de críticas en un debate de investidura.

Política David Carro David Carro 31 Agosto 2016 17:19

Los debates de investidura en el Congreso son como una especie de cena de Navidad en familia. Por un día, todos se sientan a la mesa y abren el cajón de mierda. Los diputados dicen todo eso que llevaban tanto tiempo queriendo decirle a la cara al posible presidente y se reprochan todo tipo de trapos sucios, mientras que el candidato responde a unos y a otros sin parangón.

El panorama está mucho más agitado, sobre todo, desde que la Cámara Baja es más plural y recoge a más formaciones políticas. Como ya hiciera Pedro Sánchez, Rajoy se ha enfrentado a su primera -y fallida- votación de investidura desde que emergieran los nuevos partidos y el Congreso se fragmentara. Los demás portavoces le tenían ganas -¡ya se libró la otra vez!- y no han dejado pasar el momento para echarle en cara todo lo ocurrido en los últimos cinco años. Porque votar en contra de su investidura no era suficiente.

1 El 'no' de Rajoy

Rajoy ha subido con ganas de humor en su primera réplica a Sánchez, quien previamente le había dejado bien claro que el PSOE no iba a votar a favor de un gobierno del PP, y le había esgrimido sus argumentos detenidamente. "No abuse, señor Sánchez, con que me diga que 'no' es suficiente", comenzaba un jocoso Rajoy, haciendo uso de la ironía. "Tenga usted la total y absoluta certeza de que ya he entendido todas las partes del 'no'. Aquello del 'no, no, no' y 'qué parte del 'no' no ha entendido' ya lo he entendido, así que tranquilícese", añadía. Uno de esos momentos en los que no hace falta un tono bronco para que la tensión se corte con un cuchillo.

2 El rifirrafe entre Sánchez y Ana Pastor

Pedro Sánchez ha llegado al Congreso con ganas de batalla y, no contento con arremeter contra el PP y contra Rajoy, de quien ha dicho que "no es de fiar", ha llegado incluso a apuntar contra Ana Pastor, la Presidenta del Congreso. En su intervención inicial le ha reprochado que "aceptando la fecha de Rajoy ha dejado el Congreso por los suelos", algo que explica diciendo que "apropiarse de las instituciones para sus fines es la manera de hacer política del PP".

Más tarde, en el turno de réplica a Rajoy, se ha producido un encontronazo cuando la Presidenta ha pedido silencio a "todos" para escuchar al portavoz socialista. "Dirá al Grupo Parlamentario Popular", la ha espetado Sánchez. "La Presidenta ha pedido guardar silencio a todos excepto al orador, como recoge el reglamento", ha concluido Pastor.

3 Rajoy, Iglesias y los orígenes de unos y otros

Que Rajoy volviese a hacer uso de su ironía para llamar a Pablo Iglesias la "quintaesencia de todas las virtudes" no ha suavizado lo suficiente los ánimos como para que ambas partes dejen de lado los ataques más fuertes. Iglesias comenzaba cuestionando la fe en la democracia de Rajoy porque pertenece a "un partido fundado por ministros de una dictadura", mientras que Rajoy le respondía que "si investigáramos los orígenes de miembros de su partido, nos llevaríamos alguna sorpresa" y criticaba los gestos de Iglesias: "Yo nunca le he reprochado que levante el puño. Mientras no sea obligatorio, señor Iglesias".

Recogiendo el guante del puño y los gestos, Iglesias contraatacaba: "Su partido lo fundó gente que fueron cuadros de una dictadura y que obligaban a hacer el saludo romano y llevar camisa azul". 

4 Rivera, el MacGyver del Congreso y los "comentaristas del verano"

Rivera firmó en su día un acuerdo con el PSOE y recientemente lo ha firmado con el PP. Y eso, por extraño que parezca, no es algo que entienda todo el mundo. "Es usted el chicle de MacGyver del régimen: vale para todo", le reprochaba Pablo Iglesias al líder de Ciudadanos. Una analogía que no ha debido hacerle mucha gracia a Rivera, quien, durante su intervención, ha criticado en repetidas ocasiones a los que ha denominado "comentaristas del verano", aquellos políticos que sí han estado en los platós de televisión estos días pero no han querido formar parte de acuerdos para que se forme un gobierno en España.

5 La corrupción del PP

Como era de esperar, la corrupción ha sido uno de los temas por el que más criticado ha sido el PP. Todos los partidos han hecho alguna alusión a la mala trayectora del partido de Rajoy en este sentido: Xavier Domènech (En Comú Podem) le ha reprochado que "el PP no es blanqueable por muy bueno que sea su Dixan" y hasta Albert Rivera, socio del PP, ha reconocido que "la mayoría de los españoles no se fía de un partido que, discrepo con Rajoy, no ha sabido luchar contra la corrupción", al tiempo que señalaba que su unión con el candidato popular ha sido una elección "entre lo malo y lo menos malo".

6 Los (esc)años del PSOE

"Si yo soy malo, cuánto de malo es usted, ¿pésimo?", atacaba Rajoy a Pedro Sánchez, apoyándose en el menor respaldo de los votantes que tiene el PSOE en los últimos años, algunos de los cuales los ha perdido desde la entrada de su nuevo Secretario General. Un argumento que tratado de explicar previamente aunque, una vez más, Rajoy se ha trabado y nos ha dejado una de sus frases para el recuerdo: "Si su opinión sobre el Partido Popular, mi persona y el gobierno que yo presido es que somos la quintaesencia de todos los males sin mezcla de bien alguno...", comenzaba el aspirante a la Presidencia, justo antes de equivocarse, "...y a pesar de ello hace ocho meses tenemos 33 escaños más que usted, y hace dos, 52 años más que usted, ¿puede usted explicar a la cámara qué opina usted de su ejecutoria al frente del PSOE?". Ay que ver lo dura que es la vida, Mariano.

7 Tardá y la independencia catalana

Otro de los temas estrella en este tipo de debates es la independencia de Cataluña y la unidad de España. Tardá ha querido remarcar que los catalanes no tienen nada en contra de España ni los españoles y que "lo que queremos es gobernarnos a nosotros mismos", pero ha amenazado antes posibles represalias: "Si pretenden expulsarnos de la UE, les recordaremos que la deuda está a nombre del Estado español y, como consecuencia, la pagarán sin el concurso de Cataluña".

Comentarios