Así serían las negociaciones de gobierno si ocurriesen en 'Pokémon Go'

Así serían las negociaciones de gobierno si ocurriesen en 'Pokémon Go'

Esta vez Rajoy se ha puesto su gorra de entrenador Pokémon y se ha lanzado a la caza de los monstruos de bolsillo de Ciudad Azafrán, Pueblo Lavanda y Ciudad Carmín, aunque por el momento solo ha conseguido acabar siendo atendido por la Enfermera Joy.

Política 14 Julio 2016 14:17

España no tiene un gobierno desde hace más de ocho meses pero en estos días nadie habla de las negociaciones entre los partidos sino, como ya te habrás percatado, de las locuras que se han desatado en todo el mundo por el lanzamiento de 'Pokémon Go'. Por eso, quizás los ciudadanos prestarían más atención si las negociaciones de Rajoy con Sánchez, Iglesias y Rivera tuvieran lugar en el mundo de los monstruos de bolsillo -aunque ahora es nuestro mismo mundo, ¿no?- o quizás, simplemente, es que todos estamos decepcionados con el curso que han tomado estas elecciones repetidas.

Contrariamente a las expectativas de 'Pokémon Go', estas segundas elecciones generales han defraudado a los electores porque todo vuelve a estar como hace seis meses: nadie quiere repetir el proceso pero ninguno de los cuatro grandes partidos está dispuesto a dar su brazo a torcer. La diferencia esta vez, eso sí, es que Rajoy se ha puesto su gorra de entrenador Pokémon, ha abandonado su Pueblo Paleta natal y se ha lanzado a hacerse con todos los pokepolíticos posibles... aunque no es ningún secreto que Mariano no es muy ducho en el manejo de las Poké ball.

Así es está transcurriendo la aventura de Rajoy en la búsqueda de los apoyos que le permitan consagrarse como el Campeón de los Maestros Pokémon de la Región Monkloa el próximo 3 de agosto, lo que evitaría que regresásemos a unas nuevas elecciones el 27 de noviembre.

1 Rajoy elige a Barragán, de Isla Canaria, como su Pokémon inicial

Rajoy ha abandonado su Pueblo Paleta natal "Rajoy ha abandonado su Pueblo Paleta natal"

Todo entrenador Pokémon tiene al inicio de su andadura la posibilidad de elegir entre tres monstruos de bolsillo. Así pues, Rajoy escogió como su Pikachu particular a José Miguel Barragán, un Pokémon de agua de Isla Canaria, que tan solo le puso unas pocas condiciones para apoyarle en su camino. Con su compañía emprendió una búsqueda por los pequeños territorios que no resultó fructífera, ya que no recabó más que derrotas en los combates. "Bueno, es solo el comienzo del camino, y al final es el camino el que elige al alcalde y el alcalde el quiere que sea el camino de los vecinos", reflexionó Rajoy, primerizo en esto de hacerse con todos.

2 Albert Rivera, el más escurridizo

Rivera le perdonó su ataque rayo "Rivera le perdonó su ataque rayo"

El entrenador Rajoy comenzó su andadura por el camino de la derecha, dirigiéndose a Ciudad Azafrán, donde creía tener más oportunidades a pesar de haber escuchado durante las últimas semanas que él personalmente no era bienvenido. En efecto, cuando se topó este martes con Albert Rivera, el Pokémon naranja no se mostró dispuesto a unirse a sus filas para dominar Región Monkloa. "Pero bueno, me haré a un lado y dejaré que sigas tu camino sin lanzarte mi ataque rayo, tan fuerte como los flashes de las cámaras en Venezuela", le dijo, intentando presionar con su abstención al Pokémon rojo para que hiciera lo mismo.

Y es que dónde va Sánchez va Rivera y, si no hay una gran coalición, en Ciudadanos no quieren ni oír hablar de sumarse al PP, y menos con Rajoy al frente.

3 Pablo Iglesias, el amigo de las plantas

Iglesias ejecutó un potente látigo cepa con su melena "Iglesias ejecutó un potente látigo cepa con su melena"

Le habían advertido que los habitantes de Pueblo Lavanda eran una comunidad muy cerrada pero oye, también sabía que cada vez que iba le hacían algún regalo, así que merecía la pena aguantar el trago. Pablo Iglesias se mostró más hostil y con su melena lanzó un ataque látigo cepa a Rajoy que le dejó sin ganas de volver a intentar cualquier tipo de acercamiento. Eso sí, le dio un recado para su viaje a Ciudad Carmín, advirtiéndole que, si no se ponía las pilas, intentaría formar un Team Rocket con Sánchez "para proteger al mundo de la devastación austericida y para unir a todos los pueblos en una sola nación bolivariana". Con tanto recado, Rajoy comenzó a sentirse un mensajero: "Al final va a resultar que es el mensajero el que elige al alcalde", pensó.

Y es que, aunque Unidos Podemos y PSOE solo suman 156 escaños, podrían aumentar hasta 181 si consiguiesen el apoyo de todos los partidos pequeños.

4 Pedro Sánchez, un luchador con habilidades de fantasma

Todos tienen recados para Sánchez "Todos tienen recados para Sánchez"

Aunque durante mucho tiempo Ciudad Carmín pareció la opción más hostil y la más simpatizante a la vez, Rajoy sabía que ahora allí era visto como un indecente. El Pokémon de Pedro Sánchez respondió a la Poké Ball con un potente ataque puño que dejó K.O. a nuestro entrenador, aunque después se apiadó de él y le llevó a la Enfermera Joy, que lo atendió a pesar de la saturación de la sanidad Pokémon. Allí, Sánchez le dio un último recado a un Rajoy convaleciente y con el único apoyo de su fiel Barragán: "Busca aliados a tu medida antes de volver a intentar ganar el Torneo de Región Monkloa".

El PSOE consultó al Comité Federal y el resultado fue un 'no' firme a la investidura de Rajoy, por lo que, "de momento", descartan abstenerse y Sánchez no ha negado que vuelva a presentarse como candidato.

Comentarios