Los Mossos emplean la fuerza contra independentistas en el traslado de las obras de Sijena

Los Mossos emplean la fuerza contra independentistas en el traslado de las obras de Sijena

Decenas de manifestantes se agolparon en los alrededores del Museo de Lleida para tratar de impedir el cumplimiento de la sentencia judicial.

Decenas de manifestantes independentistas convocados mayoritariamente por la CUP se han agolpado desde primera hora de la mañana para tratar de impedir el traslado de las obras de Sijena del Museo de Lleida al Monasterio de Sijena ubicado en Aragón. Pese a que los concentrados acusan a la aplicación del 155 del supuesto "expolio", este traspaso se produce en cumplimiento de una orden judicial de 2015.

Hasta 44 obras de arte de Sijena serán catalogadas y devueltas a la comunidad aragonesa. Desde las tres y media de la madrugada, se han presentado resguardados por la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra seis técnicos, el letrado del caso, seis empleados de la empresa que se encarga de realizar este trasvase y el director general de Cultura de Aragón, Nacho Escuin. 

Los Mossos han tenido que emplear la fuerza para desalojar a los separatistas que trataban de impedir que se produjera el traslado. El fallo judicial dictado en 2015 fue ratificado el pasado 30 de noviembre por la Audiencia de Huesca y daba de plazo hasta el lunes 11 de diciembre para que se llevara a cabo la devolución. Desde las 00:00 horas del mismo día, se autorizaba a entrar por la fuerza en el Museo de Lleida a la Guardia Civil para hacer cumplir la resolución.

Reacciones ante el traslado de las 44 obras

Los peritos han acudido sobre las 03:30 de la madrugada con la Guardia Civil "Los peritos han acudido sobre las 03:30 de la madrugada con la Guardia Civil"

El traslado de las 44 obras de arte sacro ha irrumpido de pleno en la campaña electoral. Todas las formaciones políticas se han visto obligadas a pronunciarse en mayor o menor medida sobre esta decisión judicial. Los técnicos encargados de hacerla cumplir llegaron en vehículos de la Guardia Civil. 

El alcalde de Lérida, Ángel Ros (PSC) ha acudido al lugar de los hechos. Sin embargo, su presencia ha incendiado los ánimos entre los independentistas que le han acusado de ir "para hacerse la foto" y le han obligado a retirarse a gritos de "¡vergüenza!". Ros ha asegurado que siempre que sucede un hecho importante acude en calidad de máximo representante en la localidad.

"Las pagamos, las restauramos y nos las quitan", se podía leer en una pancarta que sostenía un grupo de manifestantes. 

Por su parte, Javier Lambán, el presidente socialista de Aragón, ha querido mostrar su preocupación por la situación y ha asegurado a través de su cuenta personal de Twitter que se mantiene en "permanente contacto con la consejera de Cultura Mayte Pérez y su equipo":

El expresident Carles Puigdemont que se encuentra huido en Bruselas de la justicia española se ha manifestado en Twitter asegurando que se ha perpetrado un "golpe de Estado" y un "expolio" a Cataluña:

Joan Tardà, el portavoz de ERC en el Congreso ha afirmado que esta devolución de las obras a Sijena se trata de una "humillación" y ha avisado sobre la aplicación del 155.

El juez Antonio Martín ya advirtió a las partes que cualquier intento por paralizar el traslado de las obras podría ser penado por la ley. Las personas que traten de bloquear la acción judicial pueden ser "acusadas de un delito de desobediencia a la autoridad y delitos contra la Administración de Justicia". Asimismo, pide la colaboración del Museo de Lleida para que se cumpla con la orden judicial ratificada el 30 de noviembre. 

La Consejería de Presidencia de la Generalitat recurrió el fallo el pasado 7 de diciembre. Sin embargo, el juzgado número 1 de primera instancia e instrucción de Huesca autorizaba definitivamente a las autoridades a entrar por la fuerza al museo. La Delegación del Gobierno en Aragón ha asegurado que la Generalitat puede presentar el recurso que considere pese a la previsible ejecución efectiva del fallo judicial.

Las obras en cuestión fueron compradas por la Generalitat a las monjas sanjuanistas por unos 10 millones de pesetas (60.000 euros) el 21 de abril de 1983. En total, 97 obras llegaron a Cataluña desde 1970. Sin embargo, durante el pleito judicial iniciado desde hace años, los magistrados han mantenido durante todo este tiempo que estas ventas no se informaron, por lo que eran nulas. En julio de 2016, el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) ya tuvo que devolver otras 51 obras.

Comentarios