Buscar
Usuario

Política

La tensión entre Cospedal y Soraya se hace patente en los actos del 2 de mayo

Lass dos políticas más influyentes del PP protagonizaron un sinfín de momentos incómodos: no intercambiaron ni una sola palabra.

El 2 de mayo más multitudinario de los últimos tiempos evidenció la crisis interna del Partido Popular, tanto a nivel nacional como en Madrid. El nombre de Cristina Cifuentes solo se mencionó una vez, por parte de Alfonso Ussía, al recoger la medalla de honor de la Comunidad. Ni Ángel Garrido, su principal apoyo durante estos últimos años y actual presidente en funciones, ni el resto de caras visibles del partido nombraron a la ya expresidenta en un intento de pasar página lo antes posible. 

No obstante, es muy difícil avanzar cuando no se hace nada para ello. Y el PP, o mejor dicho, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, solo consiguieron con su actitud confirmar los rumores que afirman que la relación entre ambas está rota

Un silla vacía que evidenció la distancia que hay entre ellas

Las dos mujeres más importantes del partido del Gobierno no faltaron a la cita en la capital, conscientes de que era el marco perfecto para mostrar su fuerza e importancia en el PP. De hecho, Cospedal cambió sus planes a última hora para acudir a los actos del 2 de mayo y dejarse ver en primera fila.

La silla vacía simbolizó las diferencias que existen entre ambas "La silla vacía simbolizó las diferencias que existen entre ambas"

Allí compartió espacio con Soraya y saltaron chispas. No es que no compartieran confidencias, es que apenas se miraron y no se dirigieron la palabra a pesar de que solo les separaba un asiento, el de Ángel Garrido. Cuando el presidente en funciones ejercía como tal y abandonaba provisionalmente su sitio, aparecía esa silla vacía que ha ocupado todas las portadas de los medios y todos los memes de Twitter. Una simple silla vacía que, debido a la visible mala relación entre Cospedal y Soraya, se convirtió en un mundo

¿Y ahora qué?

Al terminar los actos protocolarios, Soraya y Cospedal mantuvieron la distancia entre ambas y también con el resto de invitados. Visiblemente incómodas, fueron las primeras en abandonar la Real Casa de Correos, sin hacer ningún tipo de declaración a la prensa.

Tanto Soraya como Cospedal se marcharon nada más finalizar el acto "Tanto Soraya como Cospedal se marcharon nada más finalizar el acto"

En los corrillos, la tensión vivida por las dos lideresas del PP fue uno de los temas del día. Todo el mundo conoce la buena amistad entre la ministra de Defensa y Cristina Cifuentes, así como los rumores sobre el papel de Soraya en la filtración del vídeo de las cremas, lo que ha podido destruir (si no lo estaba ya) la relación entre vicepresidenta y ministra. 

El otro gran tema del día tenía que ver con el futuro a corto plazo de los populares en Madrid. Tras el anuncio de la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, de iniciar la ronda de contactos y tener un candidato con mayoría a comienzos de la próxima semana, todo indica que el PP presentará en las próximas horas a la persona que sustituya a Cristina Cifuentes. Solo nos queda esperar si es una figura cercana al círculo de Soraya o al de Cospedal, y cuál será la reacción que mantenga con cada una de ellas.

Artículos recomendados

Comentarios