Cómo Nueva York ha convertido la Semana Santa en una fiesta divertida

Cómo Nueva York ha convertido la Semana Santa en una fiesta divertida

Mientras que el origen religioso de la Pascua se ha ido diluyendo a lo largo del tiempo, el componente social ha ido en aumento y se ha convertido en una divertida fiesta a la altura de la extravagancia propiamente estadounidense.

Vida Mateo Navarro Mateo Navarro 29 Marzo 2016 18:22

La Easter Parade de Nueva York es tan importante que hasta Fred Astaire y Judy Garland le rinden homenaje en una película musical homónima dirigida por Charles Walters en 1948. Mientras que en España se celebra el Domingo de Resurrección, en la Quinta Avenida de Nueva York se celebra un festival para pasear con las mejores galas y los tocados más creativos en las calles de la 49 a la 57.

Fred Astaire toca el tambor en la Easter Parade

El Desfile de Pascua se remonta a finales del siglo XIX. La gente acudía con sus mejores galas a las iglesias del centro de Nueva York, de arquitectura gótica, decoradas con flores y ornamentación pascual. Con la decoración de los templos comenzó la personalización de los trajes de gala con motivos que hicieran referencia a esta festividad y se convirtieron en ejemplos de gusto y estilo, en los que los sombreros creativos adquirieron un gran protagonismo.

Un artículo en un periódico de 1873 ya recogía este evento como si fuera un gran desfile de moda, de modo que acabó por convertirse en una de las citas más importantes en Estados Unidos. En la Easter Parade se congregaban personalidades religiosas, estrellas del cine, la música o la televisión y referentes en el mundo de la moda.

Vamos de procesiones, trae confetti

Cada año, después de asistir a la misa de Pascua, miles de personas se congregaban en la Quinta Avenida para presumir y estrenar conjuntos de ropa. En 1890, la fiesta ya se conocía popularmente como el Desfile de Pascua y aparecía en todos los calendarios de festividades de Estados Unidos.

Cuando la celebración comenzó a tener peso, muchos patrocinadores se sumaron a la Easter Parade para promocionarse debido al gran alcance del evento, al estilo de las cabalgatas de Acción de Gracias. En el año 1900, el nivel de ventas durante la Easter Parade aumentó y se posicionó en porcentajes cercanos a los de Navidad. Mientras que el origen religioso de la fiesta se ha ido diluyendo a lo largo del tiempo, el componente social ha ido en aumento y se ha convertido en una demostración de extravagancia y dominio estadounidense como una de las potencias económicas más importantes del mundo.

En la Easter Parade los sombreros y tocados son los protagonistas "En la Easter Parade los sombreros y tocados son los protagonistas"

Actualmente, los asistentes al Desfile de Pascua celebran tanto la tradición original como la reinterpretación del mismo día. Al igual que hay quien viste con sus mejores tocados y galas, también están los que desarrollan la imaginación y diseñan durante todo el año su traje para este evento social. Como ya ocurriera en sus orígenes, los sombreros siguen siendo las dianas de todas las miradas, ya que muchos de los asistentes llevan sobre la cabeza recargadas composiciones de flores, huevos y conejos, pero también de otros símbolos menos tradicionales, como pájaros o aviones.

La Semana Santa de Nueva York también cuenta con otros eventos relacionados con la primavera como un espectáculo floral anual en Macy's, en Herald Square, o una caza de huevos de Pascua escondidos por todos los rincones de la ciudad.

Comentarios