Roya Mahboob, perseguida en su país por enseñar a otras mujeres cómo usar la tecnología

Roya Mahboob, perseguida en su país por enseñar a otras mujeres cómo usar la tecnología

Con tan solo veintinueve años, ha llegado a ser la primera Directora Ejecutiva de Afganistán.

Vida Maribel Baena Maribel Baena 09 Diciembre 2016 15:33

Roya Mahboob tiene veintinueve años, estudió Ciencias de la Computación, y hace un año se hizo con el título de la primera CEO (Directora Ejecutiva) de una empresa en Afganistán. Su empresa se llama Citadel, se dedica al panorama de la tecnología, y en 2015 tenía unos ingresos aproximados de cuatrocientos mil euros al año. Y lo impactante de esta noticia es que Mahboob es la única mujer afgana que dirige una empresa. Vivimos en un mundo exclusivamente masculino, dominado por hombres, y diseñado para hombres. No solo el panorama empresarial les está vetado a las mujeres (en algunas partes del mundo más que en otras), sino que si a eso le sumamos que su empresa es tecnológica, veremos cuán extraña es su situación. Extraña y, por supuesto, positiva.

Donde Mahboob nació y creció, en Afganistán, las chicas no suelen estudiar. "A los chicos, sus familias les pagan la educación, pero a las chicas casi nunca. Tampoco pueden ir solas a un cibercafé. Pero las mujeres afganas son fuertes. Solo hay que darles una oportunidad para que demuestren sus habilidades", explicó Mahboob en una entrevista que concedió a un medio estadounidense.

Mahboob, en Estados Unidos "Mahboob, en Estados Unidos"

Además de tener su propia empresa, también tiene una fundación que favorece el acceso a internet a una gran cantidad de personas. Desde Nueva York, que es donde vive Mahboob, dirige una asociación sin ánimo de lujo llamada Digital Citizen Fund, que lo que pretende es conseguir que las niñas y las mujeres ganen conocimientos tecnológicos. Estos conocimientos, de otra forma, les serían vetados por el mero hecho de ser mujeres; y es que, aunque haya quien no quiera verlo en algunas situaciones, lo cierto es que no hay una igualdad real en este mundo. Y esto es algo que se puede ver fácilmente si comprobamos el acceso a la tecnología que tienen los hombres y el que tienen las mujeres.

La importancia del acceso a las nuevas tecnologías

El acceso a las nuevas tecnologías es fundamental para que se dé realmente un ambiente de igualdad. Y en países como Afganistán, esto es incluso más necesario. Las mujeres y las niñas deben tener acceso a estas nuevas tecnologías para que, según Mahboob, puedan ser dueñas de sus propias vidas. De esta forma no solo tendrán acceso a la información directamente de las fuentes, sin que las noticias tengan que ir pasando por filtros (como sus padres o hermanos), sino que también tendrán un mayor acceso al conocimiento. "En cualquier sociedad conservadora, las mujeres no pueden disfrutar de igualdad. La tecnología puede cambiar esto, como ya cambió mi mundo", explicó Mahboob a la revista Wired este verano.

Gracias a las nuevas tecnologías, las mujeres podrán ver qué sucede en otras partes del mundo, podrán contactar con mujeres de otros lugares. Y así, poco a poco, podrán ir viendo cuáles son realmente sus derechos, y cuántos de estos les están siendo vetados en su país. Esto no es algo que deban hacer solo las mujeres de Afganistán, sino que es una herramienta que debería estar al alcance de todas las mujeres del mundo.

Mahboob fue nombrada en 2013 una de las 100 personas más influyentes por la revista Times "Mahboob fue nombrada en 2013 una de las 100 personas más influyentes por la revista Times"

Mahboob ha explicado que, para ella, el mundo era un lugar muy pequeño cuando se encontraba en Afganistán. Solo podía ver de este lo que otros le contaban, pero no podía echar un vistazo a la realidad. Fue al hacerlo que aprendió muchas cosas que hasta el momento, y por desgracia, había ignorado. No obstante, debido a esta iniciativa que Mahboob está llevando a cabo, ella tiene que trabajar en Nueva York y no puede hacerlo directamente en Afganistán. Y es que en su país sería perseguida, es por eso que se ha visto condenada al exilio. Eso no le ha restado fuerzas, y Mahboob sigue luchando para que todas las mujeres y niñas afganas consigan tener acceso a la tecnología.

Pese a que pueda parecernos una pequeñez (porque ya disfrutamos de las nuevas tecnologías), estas herramientas son capaces de marcar muchas veces la diferencia entre una persona que se atreve a alzar la voz y otra que no. Cuando tú no sabes que hay una gran cantidad de mujeres que piensan exactamente como tú, que también comparten tus ideas y que han tenido acceso a todo eso que tú siempre has querido y te ha sido vetado por ser mujer, puede que tengas más miedo y te mantengas callada. No obstante, en el momento en el que te ves parte de un grupo más fuerte, tu miedo a alzar la voz se verá reducido.

No es la única iniciativa que Mahboob ha llevado a cabo; también está ofreciendo a las mujeres una plataforma donde poder expresarse mediante vídeos, textos o fotografías. Así también son ellas las que pueden mostrar al mundo su voz, además de escuchar lo que el mundo tiene que decirle a ellas.

Comentarios