En la India cuesta menos comprar una mujer que una vaca

En la India cuesta menos comprar una mujer que una vaca

Los graves casos de violencia contra mujeres que han saltado a la opinión pública manifiestan que en la India la concepción de la mujer no es más que la de un trozo de carne.

Vida María Pérez García María Pérez García 22 Noviembre 2016 12:32

A pesar de los atractivos turísticos que puede ofrecer el país, pocas mujeres elegirían la India para vivir, de hecho, una encuesta publicada por Reuters revela que es el peor país del G-20 para ser mujer. A pesar de ser un país democrático, donde en teoría las mujeres deben de tener los mismos derechos que los hombres, los datos revelan que la realidad es otra muy distinta: 56.000 mujeres mueren al año dando a luz, el 55% de la población femenina es analfabeta ya que la mayoría son apartadas de la escuela,  y un 63% de los adolescentes consideran normal pegar a las mujeres. Esto es datos son consecuencia de cuatro lacras que asolan el país:

1 Una mujer es violada cada media hora

 Según las estadísticas oficiales, cada media hora una mujer es violada en la India. Y hay que tener en cuenta que este estudio no incluye los abusos sexuales dentro del matrimonio, por ser considerados legales. Uno de los problemas añadidos a este drama es que la mayoría de los casos no se investigan, aunque la violación en el país está tipificada como crimen. Esta afirmación quedo expuesta en 2014, cuando la imagen de dos jóvenes indias ahorcadas dio la vuelta al mundo. Según declaró la madre de una de las víctimas, las chicas se alejaron en busca de un lugar donde poder defecar, ya que carecen de un lugar donde poder hacerlo. El informe preliminar señalaba que cinco hombres interceptaron a las dos jóvenes, las violaron repetidamente y después las ahorcaron. Sin embargo, el documento policial final dictaminó que se habían suicidado, algo que no convenció a la opinión pública. 

Según informa El Diario en 2011 hubo una oleada de violaciones a niñas menores de 10 años mientras buscaban un váter público en las barriadas de Nueva Delhi. 

Después de estos casos se sucedieron numerosas protestas en el país "Después de estos casos se sucedieron numerosas protestas en el país"

Otro de los casos que conmocinó a la opinión pública, y que patenta la violencia que tienen que soportar las mujeres en el país, fue el de Jyoti Singh, una estudiante de medicina que fue violada en 2012 en un autobús. Al parecer, la joven iba acompañada de un amigo cuando se subieron al vehículo. Una vez en este, los ocupantes, borrachos, agredieron a su acompañante y abusaron salvajemente de ella. Los culpables, también torturaron a la joven, introduciéndole una barra de acero por el ano hasta que sus intestinos quedaron al aire. Después tiraron a los dos jóvenes por una cuneta. Jyoti murió dos semanas después en un hospital de Singapur. 

Su caso se convirtió en todo un himno de protesta en el país, pero las agresiones a las mujeres persisten. Parte del problema está, como hemos indicado anteriormente, en la policía, que a parte de ser un cuerpo arraigado en el patriarcado, es conocido por aceptar sobornos de los delincuentes. 

2 La trata de mujeres, una tradición 

Muchas mujeres son drogadas y obligadas a ejercer la prostitución "Muchas mujeres son drogadas y obligadas a ejercer la prostitución"

La concepción de la mujer como mercancía es lo que empuja a que este tipo de problemas estén tan presentes en la sociedad india. Suseelamma Nirugutta conoce bien el drama de las esclavas sexuales. Suselamma fue engañada, drogada y captada por una mafia. Amenazaron con matarla a ella y a su bebe si no ejercía la prostitución. Durante un tiempo tuvo que pasar por aquel trance, hasta que la red fue desarticulada. Sin embargo, lejos de ser liberada fue acusada de ejercer la prostitución y encerrada en la cárcel. Años más tarde demostró su inocencia y fue liberada.

Su historia, recogida por El Diario, después de todo es un final 'feliz', teniendo en cuenta que miles de mujeres se encuentran aún en manos de estas mafias sin la oportunidad de escapar. 

3 El matrimonio infantil

Otra forma de trata es la venta de menores para su matrimonio. Un reciente documental elaborado por Al Jazeera, deja al descubierto esta cruda realidad. 

Uno de los casos relatados es el de Muklesha, vendida por primera vez cuando tenía 12 años. Su comprador fue un hombre de 70,, con el que contrajo matrimonio y del que quedó embarazada a los pocos meses. Tres años más tarde su marido moría y Muklesha era vendida de nuevo. Esta vez la compró un maltratador que abusaba de ella constantemente: "No me daba de comer. Me llevaba al campo, llenaba mi boca con barro y me golpeaba", relataba la niña en el documental. 

Aunque el matrimonio entre menores está prohibido su práctica está muy extendida "Aunque el matrimonio entre menores está prohibido su práctica está muy extendida"

El feminicido, además, ha provocado un grave desequilibrio en la población, que hace que no haya suficientes mujeres para tantos hombres, por lo que los traficantes se dedican a robarlas de sus casas para venderlas. Una encuesta realizada de Haryana, un estado norteño del país, reveló que de 10.000 hogares entrevistados, había 9.000 mujeres de otros lugares. Incluso dieron con mujeres que habían sido vendidas hasta en tres ocasiones

A pesar de pueda parecer inverosímil, el matrimonio solo es legal a partir de los 18 años, dos años menos con el consentimiento de los padres. Sin embargo, la realidad es otra muy distinta, y aunque el gobierno de la India está elaborando medidas para acabar con la trata en el país, los hechos demuestran que al ser una costrumbre tan arraiga será muy difícil vencerla.

4 Feticidio

Provocar abortos si el bebé es una niña es algo común en la India "Provocar abortos si el bebé es una niña es algo común en la India"

Según el informe "Trends in selective abortions of girls in India" 12 millones de niñas nonatas han muerto a causa del feticidio.

La proliferación de tecnologías capaces de determinar el sexo de los bebes mientras están en el útero ha hecho que aparezca la profesión del 'ecógrafo clandestino', sobre todo en las zonas rurales. Estas personas se dedican a entrar en casas en busca de embarazadas. Si detectan que es una niña, muchas mujeres son obligadas a abortar.

Este hecho incide directamente en el problema demográfico antes expuesto, que hace que exista un grave desequilibrio entre hombres y mujeres y se agraven otras prácticas como la trata. 

Comentarios