Buscar
Usuario

Economía

¿Qué son la tasa Google y la tasa Tobin?

El Gobierno ha aprobado el impuesto sobre determinados servicios digitales que afectarán a aquellas empresas que superen los 1000 millones de euros.

¿Qué son la tasa Google y la tasa Tobin?

El Consejo de Ministro ha aprobado el nuevo impuesto digital que incluye la tasa Google y la tasa Tobin. Esto supondrá una agravación de transacciones financieras que afectarán solo a las grandes empresas con ingresos anuales de al menos 750 millones de euros. 

Estas tasas son dos de las medidas comprometidas con Bruselas para ayudar a sanear las cuentas y reducir el déficit público. Esta medida se aprobó ya en 2019 en el Consejo de Ministros, pero debido a la inestabilidad política que ha sufrido España en esta última etapa y al adelanto de las elecciones no se pudo poner en marcha.

¿Qué es la tasa Google?

Esta tasa se encarga de imponer un 3 % de impuesto a las empresas con ingresos anuales de al menos 750 millones de euros y superiores a 3 millones en España. Esto afecta a quienes ingresen dinero por los servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad o la venta de metadatos.

El gobierno espera recaudar con esta nueva medida 968 millones de euros. La tasa se liquidará trimestralmente y el devengo se producirá por cada prestación de servicios sujeta al impuesto. Quienes no paguen tendrán una sanción de hasta 0,5 % del improte neto de la cifra de negocios del año natural anterior.

Amazon es uno de los afectados por los nuevos impuestos digitales "Amazon es uno de los afectados por los nuevos impuestos digitales"

Esta nueva medida se ha incluido con el objetivo de conseguir una fiscalidad más justa, ya que en la actualidad las grandes multinacionales como Google, Amazon, Facebook y Apple apenas tributan por su actividad en España. En 2017 estas empresas solo pagaron 24 millones de euros a hacienda. 

Aparte de España, distintos países de la Unión Europea ya tienen alguna ley que regula los impuestos de las grandes empresas de internet. Francia, Italia,Alemania y Hungría tienen alguna figura tributaria sobre servicios digitales. Por ejemplo, Francia aprobó en verano de 2019 un impuesto a las grandes empresas de Internet de un 3 % también.

¿Qué es la tasa Tobin?

La tasa Tobin es un impuesto sobre las Transacciones Financieras, el cual gravará con un 0,2 % aquellas operaciones de compraventa de acciones de firmas españolas con la capitalización bursátil superior de mil millones ejecutadas por operadores del sector financiero. Este requisito económico solo afectara a las 34 de las 35 empresas del Ibex. 

La propuesta trata de reducir el riesgo de los mercados financieros y obtener más ingresos para las arcas públicas. El Gobierno espera ingresar con este impuesto unos 850 millones.  Esta recaudación se destinará a financiar las pensiones y el sistema de protección de la Seguridad Social. 

Estan exentos de este impuestos la deuda, tanto pública como privada, las salidas a bolsa de  empresas, compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas, las operaciones entre sociedades del mismo grupo, cesiones de carácter temporal y reestructuraciones empresariales.

Estos impuestos esperan que entren en vigor a finales de año por la amenaza de EEUU de subir los aranceles a los países que graven a sus tecnológicas. Francia fue uno de los países pioneros en aprobar la tasa Google, pero se ha visto obligada ha paralizarla por las amenazas continuas de Estados Unidos. 

EEUU se opone a esta tasa 

A Trump no le gusta la tasa Google "A Trump no le gusta la tasa Google"

El presidente Trump ha sido uno de los políticos más críticos con la tasa Google, llegó a amenazar a Francia con imponer aranceles hasta de un 100 % en los productos nacionales. También advirtió que estos impuestos se aplicarían a toda la Unión Europea en el caso de que otros países lo aprobaran. 

Macron llegó a un acuerdo con Trump de que retrasarían la aplicación hasta que la OCDE en la cumbre del G-20 en Arabia Saudí acordara cómo ejecutar el impuesto de manera conjunta entre los países. Sánchez se ha sumado a este pacto y no comenzará a cobrar a las empresas hasta otoño. 

El debate en la OCDE se basa en dos propuestas: que las grandes corporaciones, no solo las tecnológicas, tributen allí donde estén sus usuarios y que se fije un tipo mínimo global del impuesto de sociedades para desincentivar el desvío de beneficios a territorios con reglas fiescales más ventajosas.

Artículos recomendados

Comentarios