Cuando todo da la vuelta: el PP contra Rivera por "socialista"

Cuando todo da la vuelta: el PP contra Rivera por "socialista"

Tras la entrevista de Albert Rivera ayer en 'El Objetivo', votantes y miembros del PP se levantan contra el líder de Ciudadanos.

Política David Carro David Carro 23 Noviembre 2015 11:59

Desde que Albert Rivera y Ciudadanos se alzasen como una fuerza política a la que temer de cara el 20-D y tras una serie de movimientos contradictorios, mucho se ha hablado de su posición ideológica y del carácter de las medidas que tomarían. Pese a que los naranjas se defienden como una alternativa que no es ni de izquierdas ni de derechas, muchas voces les situaban más próximos al PP. Sin embargo, unas palabras anoche en 'El Objetivo' de Ana Pastor parecen haber cambiado las tornas y, de repente, #RiveraEsSocialista es trending topic.

Ciudadanos gobierna en la Comunidad de Madrid junto al PP y, en Andalucía, junto al PSOE. Al mismo tiempo, critica con dureza a ambos partidos y lucha por el ya famoso 'cambio' para dejar atrás el tradicional bipartidismo. Ayer mismo, durante la presentación de su campaña, les lanzó ataques con frases como "esos partidos que venden su experiencia como un grado, hoy día, a veces, parecen patéticos". Pese a este mareo de posiciones, muchos votantes y medios les sitúan más a la derecha que a la izquierda tras diferentes episodios en los que se han visto obligados a pronunciarse, como la abstención junto al PP en una votación para condenar el franquismo o la proposición de medidas más "moderadas" en cuestiones de aborto o religión.

¿Es Ciudadanos de centro? "¿Es Ciudadanos de centro?"

Por su parte, PP y PSOE le vienen siguiendo más o menos el juego, con vistas previsiblemente a formar gobierno en común tras el 20-D... aunque quizás todo ha cambiado desde el programa de 'El Objetivo' de ayer. Ana Pastor le preguntó directamente a Albert Rivera lo que muchos venimos sospechando desde hace tiempo, aunque la respuesta no fue la esperada: "yo quiero ganar a Rajoy, no voy a apoyar a Rajoy". Así de tajante, Rivera descartó apoyar como presidente al líder del PP y afirmó que preferiría quedarse en la oposición si Ciudadanos no ganaba las elecciones.

La respuesta fue sorprendente, dado que aún falta un mes para las elecciones y las previsiones apuntan a un panorama de los más igualado, por lo que parece un poco precipitado descartar de entrada posibles pactos. Eso sí, Rivera no rechazó dejarse apoyar por PP y PSOE si, teniendo la mayoría del parlamento, no alcanzase la mayoría absoluta.

¿Adiós al apoyo del PP?

El que se perfilaba como "el escudero de Rajoy" o "el nuevo Adolfo Suárez de la nueva Transición política" ha visto de repente como muchos votantes del PP se le han vuelto en contra tras estas palabras en laSexta. Durante los últimos meses, gran parte del apoyo de Ciudadanos se ha nutrido de una fuga del PP y, según el CIS de octubre, la mitad de los que piensan votar a Albert Rivera en diciembre habían votado al PP en 2011. Esto es algo que salta a la vista si se observa la evolución de la intención de voto: desde enero hasta octubre, el PP habría perdido un 15,53% de apoyo, cifra similar al 14,7% que cosecha el partido naranja.

Estimación de voto en el 20-D (El País) "Estimación de voto en el 20-D (El País)"

Rivera ha amanecido hoy viendo cómo en Twitter era trending topic #RiveraEsSocialista. Por un lado, muchos usuarios favorables al PP han aprovechado para reprochar a Ciudadanos su apoyo al PSOE en Andalucía. Por otro, otros muchos han estallado y mostrado su hartazgo ante la falta de definición del partido, algo que ya le salió caro a Podemos en su día, ya que puede ser visto como una estrategia para recolectar apoyos de uno y otro lado.

No obstante, una parte de los twitteros ven esto como un intento de desacreditar a Ciudadanos por parte del PP, que todavía no da por perdidas las elecciones y, ante la posibilidad de que Rivera efectivamente no apoyase a Rajoy, serían los mayores perjudicados.

¿Quién es quién en las próximas elecciones? ¿Qué medidas promoverán realmente los diputados una vez sean elegidos, independientemente de la ideología con la que se hayan identificado (o de la que hayan huido)? ¿Protagonizaría Ciudadanos un caso como la CUP en Cataluña y apoyaría al PP pero no a Rajoy, colgándose la medallita de deshacerse del lastre que supone la imagen del Presidente para esta "nueva etapa política"? Sean cuales sean las respuestas a estas preguntas, hay algo que parece claro: no identificarse con una ideología es algo peligroso en política, aunque quién sabe si esto también está a punto de cambiar.

Comentarios