Buscar
Usuario

Política

El PP baraja relevar a Ayuso para evitar el daño que creen que está realizando al partido

Ayuso empieza a generar cada vez más suspicacias dentro del partido: la presidenta empieza a caminar sobre arenas movedizas.

El PP baraja relevar a Ayuso para evitar el daño que creen que está realizando al partido

Isabel Díaz Ayuso camina sobre arenas movedizas. Al igual que sucedió con los rumores sobre el futuro político de Cristina Cifuentes en su época, la actual presidenta de la Comunidad de Madrid empieza a caminar demasiado sola en el partido: su jefe de filas, que la situaba como ejemplo de la gestión del PP, ahora elude hablar sobre ella en público y rechaza comentar su gestión en la medida de lo posible.

Para muchos miembros con relevancia en el PP, Ayuso forma parte de una larga lista de fichajes que nadie comprendió en su momento. Entre ellos, se encuentran Juan José Cortés como cabeza de lista en Huelva, Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz en el Congreso o la atleta Ruth Beitia como candidata a presidir Cantabria, dimitida tras afirmar sobre la violencia de género: "Se debe tratar igual a un animal, a un hombre o una mujer, porque todos somos seres humanos".

Entre los medios de comunicación y las redacciones empieza a correr el rumor de que Pablo Casado busca forzar un relevo rápido en la Presidencia de la Comunidad de Madrid con dos motivos: situar a dirigentes profesionales solventes y evitar la debacle que el partido está experimentando en las encuestas. Algo que el partido, por el momento, desmiente oficialmente.

A pesar de que Díaz Ayuso despuntaba antes del verano y amenazaba a Ciudadanos con un adelanto electoral, ahora la situación ha cambiado. La presidenta no suma para gobernar sin los naranjas, que se ven reforzados porque vuelven a ser la llave de Gobierno.

El PP se plantea seriamente el relevo de Ayuso "El PP se plantea seriamente el relevo de Ayuso"

Todo esto se suma a los ofrecimientos del PSOE y Más Madrid. Mientras Ayuso ningunea día sí, día también a sus socios (la última, una reunión con los empresarios sin invitar siquiera al consejero del ramo, de Cs); el resto del arco parlamentario le ofrece el Gobierno entero. Ciudadanos, en plena debacle electoral, ve una oportunidad magnífica de controlar su primer gobierno autonómico desde el que buscar el ansiado bálsamo para recuperar suelo electoral, a pesar de que se desgastaría por la derecha, su foco en Madrid.

En este hipotético relevo suena una muerte anunciada, el jefe de gabinete de la presidenta, Miguel Ángel Rodríguez, al que propios y extraños atribuyen una política comunicativa completamente extravagante, más cercana a la fanfarria que a la institucionalidad que requiere un cargo como el que ostenta actualmente Ayuso.

Dos nombres que suenan con fuerza

En esta hipotética transición hay dos nombres que suenan con fuerza dentro del PP madrileño, un partido gobernado por una gestora controlada por Pío García-Escudero desde la dimisión de Cifuentes, hace tres años.

Uno de los nombres que suena es Ana Camins. Es muy cercana a Pablo Casado (se conocen desde Nuevas Generaciones), pertenece al sector duro pero puede modelarse porque no ha sido relevante mediáticamente hasta la fecha y tiene buena oratoria.

El otro es Enrique López, actual consejero de Justicia, Interior y Víctimas. En este caso, ofrece un perfil más institucional, moderado en el tono y con el aval de su experiencia al frente de la crisis actual. De hecho, ha adquirido una gran relevancia mediática durante los últimos meses.

Artículos recomendados

Comentarios