Buscar
Usuario

Televisión

Eurovisión 2019: Portugal vuelve a apostar fuerte por la victoria

Conan Osíris venció con autoridad un Festival da Cançao que pudo ser la mejor preselección del año.

Eurovisión 2019: Portugal vuelve a apostar fuerte por la victoria

El crecimiento de Portugal estos últimos años en Eurovisión es impresionante. El país luso, que consiguió su primer micrófono de cristal con Salvador Sobral en Kiev en 2017, ha encontrado por fin un vínculo de oro entre su música emergente y su preselección, el Festival da Cançao, un hecho que nada más les ha traído éxitos. El método de selección, con más de cincuenta años de historia, ahora se abre a la vanguardia. 

Pese a que el año pasado Cláudia Pascoal e Isaura quedaron últimas en la final celebrada en Lisboa, lo cierto es que la manera de trabajar de la RTP muestra un crecimiento monumental, donde el país al completo ha vuelto a volcarse con el concurso, encontrando un Festival da Cançao que roza la excelencia y que además se convierte en un instrumento magnífico para impulsar la cultura y el turismo nacional

En esa ocasión, tras dos semifinales más convencionales, la finalísima del Festival visitó el sur del país, celebrándose en la localidad de Portimão. Siendo uno de los polos turísticos más importantes del país, la ceremonia no solo sirvió para elegir candidato para Eurovisión, sino también para ofrecer postales con los concursantes y otros recursos audiovisuales que incentivarán el turismo de la zona. Al más puro estilo Eurovisión, la RTP demostraba que aprendieron bien la lección de albergar el eurofestival el año pasado, haciendo uno a medida para su preselección. 

En medio de un éxito organizativo, Portugal se guardaba una de las primeras sorpresas gratas de las preselecciones con el Telemóveis de Conan Osíris, una propuesta que no dejará a nadie indiferente y que procedemos a analizar. 

Sin perder el toque autóctono

Cláudia Pascoal e Isaura entregan a Conan Osíris el trofeo "Cláudia Pascoal e Isaura entregan a Conan Osíris el trofeo"

El Festival da Cançao 2019 puede ser de las pocas preselecciones nacionales que presuman de no haber tenido una canción en inglés sin tener unas normas que así lo obligaran. Si bien el año pasado si había alguna muestra anglosajona que no tuvo nada de éxito, en esta ocasión se apostaba por el portugués al completo, no solo en cuanto al idioma sino también a los estilos musicales predilectos.

Conan Osíris se llevaba el gato al agua con una propuesta diferencial, pero aún así no faltaban canciones más convencionales como las de Matay con una balada clásica o la de NBC con una canción motivacional, ambas con marcado aire luso. En la final tampoco faltarían propuestas vanguardistas como la de Surma o Mariana Bragada o bandas como Madrepaz o el dúo Calema. En toda esta variedad, Conan no tenía rival alguno. 

Venciendo el jurado llevándose todos los doce de todas las regiones portuguesas a excepción del Algarve, y conquistando el 12 también del televoto, Telemovéis se convertía en la canción elegida para Tel Aviv. 

Una llamada al cielo

Conan Osíris nada más ser elegido para Eurovisión "Conan Osíris nada más ser elegido para Eurovisión"

Portugal puede presumir de llevar algo más que una canción a Tel Aviv. Este Telemovéis de Conan Osíris se puede entender como una performance clara, donde solamente con el intérprete y un bailarín se ofrece a través de la canción el mensaje de un hombre torturado por su realidad que se debate entre la vida y la muerte.

Siendo el teléfono móvil el instrumento para hablar con ese cielo que nunca responde, la canción de Conan deja el sentimiento siempre atormentado del fado y la música lusa, junto a unos ritmos electrónicos en el estribillo herederos del trap y la música urbana actual. 

Llevándose muchas comparaciones con Rosalía en España (no se nos parecen demasiado), algo en común sí tienen en ese concepto de ofrecer algo más en directo que la mera interpretación de la canción, un hecho que siempre es garantía de éxito en el festival. 

Con una puesta en escena sencilla y prácticamente finiquitada (el escenario de la final de Portimão ayudó mucho a apostar por una puesta en escena trabajada), a Portugal solo le queda transmitir el mensaje de una propuesta que puede romper en éxito en Tel Aviv así como no ser comprendida y acabar diluida en su semifinal. De momento apostamos más por la primera opción. 

VALORACIÓN: Un feeling ganador (21/25)

Desc "Desc"

Una vez ha podido leer el análisis al completo, más o menos se irá imaginando la nota final que recibirá Conan Osíris, la más alta hasta el momento en todo lo analizado. Y es que Portugal de nuevo, al igual que con Salvador Sobral, nos deja la sensación de tener un pack para Eurovisión que va a por todas, que viajará a por la victoria.

La sensación que deja ver Telemovéis por primera vez, es la de un concepto depurado, ambicioso y diferente, que puede gustar o no pero que es tremendamente válido para ganar el micrófono de cristal. 

El artista tiene buena voz, sonar suena muy portugués, y es el reflejo de la vanguardia musical y cultural que lleva años ya ofreciendo una Portugal que ya ha dejado atrás a las grandes divas, a los sonidos festivos de sus viejas colonias y a las canciones baratas. Ahora Portugal está en la línea de Estonia o Hungría, otros países que se atreven a innovar en Eurovisión y apostar por lo diferente.

¿Nos vamos a Oporto o Lisboa de nuevo el año que viene? El tiempo lo dirá, pero el órdago luso ya está encima de la mesa. 

Artículos recomendados

Comentarios