Por qué los autores de bullying no muestran arrepentimiento ni remordimientos

Por qué los autores de bullying no muestran arrepentimiento ni remordimientos

Los acosadores no son conscientes del peligro de sus actos y por eso no se sienten mal, o no saben que lo hacen.

Las campañas publicitarias 'antibullying' promueven la idea de que los agresores realmente se sienten mal con ellos mismos después de agredir o menospreciar a sus compañeros en la escuela. Es habitual, por ejemplo, ver en un anuncio a un niño que acosa a otro en el colegio y, que cuando llega a casa, se menosprecia a sí mismo al ver su propia imagen en un espejo. 

Pero, en términos generales, esto no suele ser así. Los denominados 'bullies' o matone, no son conscientes de sentirse mal con ellos mismos; y creer que esto es asípuede resultar ineficaz a la hora de combatir este tipo de acoso. Al fin y al cabo, atacar a otros en realidad permite que los agresores no sepan lo que realmente sienten. 

Inducir vergüenza y humillación en otros es reconocer, de manera inconsciente, tus propias inseguridades. Como se explica en un artículo de Psychology Today, los ataques de los acosadores son meras proyecciones de sus propios miedos, sus vergüenzas y sentimientos de inferioridad, que se modifican para herir la vulnerabilidad de la víctima. 

Efectos negativos en los propios acosadores

Los acosadores no son conscientes de sentirse mal con ellos mismos "Los acosadores no son conscientes de sentirse mal con ellos mismos"

Atacar a los demás, no solo te permite crear una coraza para evitar entrar dentro de ti mismo, sino que también te da acceso a sentir la emoción que estimula la experiencia física del poder. Pero de lo que no son conscientes los acosadores, es de todos los efectos negativos que no solo están provocando en sus víctimas, sino también en ellos mismos. 

Creer que las personas que acosan a otros tienen la autoestima baja, implica que son conscientes de sentirse mal con ellos mismos, tal y como muestran muchas campañas publicitarias. Para aceptar esta idea, es esencial reconocer que los matones no sienten el impacto de sus actos, como normalmente se espera.

Pero es que los agresores no experimentan una baja autoestima. En realidad, lo que les protege completamente de la auto-denigración es su orgullo, es la arrogancia que se relaciona con el egoísmo. De hecho, en algunos casos, también se relaciona con el narcisismo inadaptado. 

Se abusa de los más débiles

Siempre se abusa de las personas más sensibles y aparentemente débiles "Siempre se abusa de las personas más sensibles y aparentemente débiles"

Esta es la explicación a por qué los matones no abusan de personas aparentemente seguras de sí mismas. Atacan a los débiles, a los más sensibles y a los que sufren especialmente los efectos del ataque y la intimidación. Los niños que experimentan el acoso escolar, tienen sus sentimientos ocultos y bloqueados, ya que a menudo están aisladas o en silencio como resultado de ser avergonzados y humillados. 

Tal vez la campaña publicitaria contra el acoso escolar debería presentar a un acosador que denigra a otros y, luego, al ver su propia imagen en el espejo del armario, se burla con orgullo de sí mismo. En este caso, la ficción se acercaría más a la realidad.

Comentarios