El pedo que provocó un tiroteo y cuatro heridos en Valencia

El pedo que provocó un tiroteo y cuatro heridos en Valencia

Nunca antes una flatulencia había ocasionado semejante cisma.

Noticias David Carro David Carro 23 Febrero 2016 11:10

Pedo, cuesco, flatulencia, gas, ventosidad, fuga de metano y, ahora, responsable de altercados callejeros con arma blanca. Nuestros amigos los pedos han escrito una línea más en su currículum vitae tras un tiroteo provocado el pasado domingo 21 de febrero en Torrent, Valencia.

Pedo ranger

Mira que todos hemos sufrido que a tu hermano pequeño (mejor no señalemos a padres y abuelos, por aquello de respetar a nuestros mayores) le de por desalojar sus ventoleras internas en medio de la comida, con todos sentados a la mesa. O justo cuando una escena con bien de drama está alcanzando su clímax de lágrimas, por qué no. Lo normal entonces es que haya cruce de gritos, insultos y algún que otro reproche del pedo que te tiraste tú semanas atrás (uno mata un perro y...). Los españoles somos así, nos tiramos los trastos a la cabeza, nos desahogamos y luego seguimos conviviendo en armonía como la familia de bien que somos.

Otra disputa por Monopoly, jefe "Otra disputa por Monopoly, jefe"

Sin embargo, en esta ocasión la flatulencia ha llegado más lejos. El diario Información narra cómo dos jóvenes del barrio de Xenillet estaban juntos en la calle cuando uno se tiró (intencionadamente, porque siempre es intencionadamente) un pedo. El otro le correspondió y así comenzó una discusión entre ambos a la que rápidamente se unieron otros vecinos.

Al oír las voces de la disputa, la mujer de uno de los dos jóvenes se unió a la misma y, poco después, afirmó haber sido insultada por otra mujer. El tono del conflicto fue aumentando hasta que alguien sacó una pistola y se lió a tiros, hiriendo a cuatro personas.

Los más afectados son un padre y un hijo, que fueron ingresados en estado grave en el Hospital General de Valencia. Al mayor, de 57 años, se le conoce como 'El Mone' y recibió hasta tres balazos en el abdomen. Su hijo fue disparado en la pierna.

La policía arrestó a tres personas y tomó las calles para evitar posibles represalias. El barrio es conocido por las trifulcas entre familias y clanes, y no es la primera vez que los tres hermanos de los Marcos, los detenidos por este tiroteo, protagonizan conflictos con armas en la zona. Lo que parece claro es que nunca un pedo había precisado de la actuación policial, ¡pensadlo mejor la próxima vez que dudéis entre levantaros del sofá e ir al baño!

Comentarios