Buscar
Usuario

Noticias

Ocho personas, procesadas por difundir bulos del caso Bar España, la secta pederasta

Han sido acusados por acusaciones de pederastia y delitos contra el derecho al honor de personalidades políticas como Mónica Oltra o Francisco Camps.

Ocho personas, procesadas por difundir bulos del caso Bar España, la secta pederasta

Foto: CordonPress

La jueza de Instrucción número 5 de Castellón ha aceptado el procesamiento de ocho investigados de la difusión de bulos alrededor del caso Bar España, sobre el que se hacían acusaciones contra políticos por presuntos casos de pederastia y torturas. A pesar de que pudiese parecer que había muchas pruebas, todo esto fue inventado por Reinaldo Colás.

Bar España desde Google Maps "Bar España desde Google Maps"

Según confirman las investigaciones, todo fue una invención de Reinaldo Colás, un peluquero de Benicarló, donde se sitúa el Bar España, que se separó de su mujer y, tiempo después, por celos y problemas de alcoholismo decidió comenzar esta farsa contra Giuseppe Farina, ex presidente del equipo de fútbol italiano Associazione Calcio Milan, que se convirtió en el novio de su ex mujer. La broma le ha salido cara a los máximos perpetuadores del bulo que difundieron sin contrastarlo (o incluso sabiendo que era todo falso).

Hay diferentes personalidades políticas de la Comunidad Valenciana que sufrieron campañas de acoso y referencias al tema durante años al verse acusadas como parte del caso, tales como Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell; Carlos Fabra, ex presidente de la Diputación de Castellón; Francisco Camps, ex presidente de la Generalitat; o Gabriela Bravo, consellera de Justícia. Según fue avanzando el proceso judicial, se sumaron un total de 17 personas perjudicadas por la invención de Colás, y 20 investigados.

Delitos contra el honor

Por tanto, la investigación se realizará por la difusión de unos bulos que acusaban de pederastia a diferentes cargos públicos desde 1997, sobre lo cual la jueza alega que han sufrido un desprestigio constante, imputaciones delictivas falsas y denuncias que también resultaron no ser verídicas. Además, se pudo comprobar que los testimonios de los jóvenes, que acusaron a este bar de secta satánica, fueron inducidos.

Según la jueza, esto ha supuesto un grave atentado contra "su integridad moral e instigando artificialmente un odio contra sus víctimas, afectando a su honor". Por tanto, los ocho perpetradores del bulo serán procesados próximamente por lo que comenzó siendo un acto de despecho y celos de un hombre que no era capaz de superar a su ex novia, 20 años menor que él.

Artículos recomendados

Comentarios