Una niña de tres años fallece de cáncer tras ser diagnosticada de estreñimiento por error

Una niña de tres años fallece de cáncer tras ser diagnosticada de estreñimiento por error

La menor ha fallecido como consecuencia de una negligencia médica que impidió que fuera tratada del cáncer de células germinales que sufría.

Aoife Flanagan-Gibbs, una niña de tres años de Essex, Reino Unido, ha fallecido a causa de un cáncer de células germinales después de que los médicos le disgnosticaran erróneamente estreñimiento infantil.

Tal y como informan los medios locales, la menor comenzó a sentir molestias en la zona abdominal en enero de 2019. La propia madre de la pequeña ha explicado los síntomas de su hija: "Le llevé al pediatra 11 veces en tres semanas", asegura. "Había estado en el hospital por diferentes infecciones y problemas, pero nos decían repetidamente que sufría un extraño estreñimiento infantil", añade.

Pero la negligencia médica iba más allá: los profesionales del centro médico habrían llegado a acusar a la madre de no alimentar correctamente a la niña o de no promover que su hija practicara ejercicio.

El verdadero diagnóstico de la menor llegó tan solo cuatro días después de que los padres de Aoife escucharan una vez más que su hija padecía estreñimiento. Tras someter a la pequeña a una radiografía, los médicos les comunicaron que sufría, en realidad, un cáncer de células germinales.

"Nos enseñaron una placa de rayos-X y pudimos ver los problemas. Sabíamos que se encontraba en su hígado y que estaba en una mala situación. Tenía un enorme tumor bloqueando su intestino". Con estas palabras, la madre de Aoife ha relatado el infierno que sufrieron como consecuencia de un reconocimiento médico erróneo.

Donarán los órganos de la pequeña

La pequeña Aoife Flanagan-Gibbs, de tres años "La pequeña Aoife Flanagan-Gibbs, de tres años"

El diagnóstico correcto llegó, sin embargo, demasiado tarde. A pesar de tratarse de un cáncer que responde muy bien a la quimioterapia, la pequeña había perdido ya demasiado peso y no resistió el avance de la enfermedad, por lo que falleció pocos días después tras sufrir un paro cardíaco

Ahora, los padres de Aoife aseguran que quieren que la vida de su pequeña "no acabe aquí" y que "sirva para ayudar a otros niños". Por este motivo, han decidido donar los órganos de su hija e impulsar una fundación para la investigación sobre la enfermedad: Aoife's Bubbles Charity.

"Investigué sobre el cáncer de células germinales y no existía ninguna organización benéfica para él. Es una enfermedad rara, pero muy real, puede pasarle a cualquiera", señala la madre. La fundación busca recaudar fondos para concienciar y educar a profesionales de la salud sobre el cáncer de células germinales para que éste se pueda prevenir a tiempo.

Comentarios