Buscar
Usuario

Música

Nerea Rodríguez, Raoul Vázquez y Ricky Merino se despiden del #3Tour a lo grande

La gira, que contó únicamente con 4 fechas, terminó en un Madrid repleto de emociones, sorpresas e intensidad que cantó y bailó sin parar.

Nerea Rodríguez, Raoul Vázquez y Ricky Merino se despiden del #3Tour a lo grande

Nerea Rodríguez, Rapul Vázquez y Ricky Merino se embarcaron en una pequeña experiencia musical con cuatro fechas que les ha dejado recuerdos inolvidables, el #3Tour. Los tres ex triunfitos comenzaron en Barcelona y continuaron por Bilbao y Málaga. El 6 de febrero dieron el último en Madrid, y la cola interminable que se formó a los alrededores de la sala Shoko podía adelantarnos lo que sucedería dentro de la sala.

Ricky y su indomable personalidad

A las 21:00 del jueves 6 comenzaron a aparecer las imágenes de Ricky Merino, el primero en cantar. En aquel momento, la sala enloqueció. El mallorquín, que fue el quinto expulsado de 'OT', hizo honor a su paso por el programa cantando temas como 'Let me Entertain You'. Como ha sido habitual durante la gira, cantó con Nerea 'Time of my life' y 'Alocao'.

Su actuación estuvo repleta de aquella seguridad que le caracterizó a lo largo de toda su estancia en la Academia del talent de TVE. Su firmeza, vitalidad y dinamismo fueron protagonistas de la velada.

Eso sí, no quiso terminar esta etapa sin sorpresas: invitó a María Escarmiento (concursante de 'OT 2018') al escenario, para cantar junto a ella 'Muérdeme', canción con la que optó a representar a España en Eurovisión 2019. Algo que probablemente "nunca se vuelva a repetir", como él mismo declaró, pero que ojalá lo hiciera. Ambos, cómplices, levantaron y animaron a toda la sala. 

Merino, además, cantó 'A mí manera' y 'Nuestra Isla', pero también deleitó adelantando su nuevo single, 'Perfecto', que saldrá el próximo 14 de febrero. Como bien explicó, es una canción de desamor que no podría salir un día mejor que el de San Valentín.

No obstante, el momento cumbre llegó con 'La revolución sexual', en el que la sala se inundó de banderas LGTBI, reivindicando la libertad sexual mientras bailaban. El balear terminó enloqueciendo con 'Miénteme', canción que es además la mayor expresión de su persona. Tras ello, dio paso a su compañera, Nerea Rodríguez. 

Nerea, dulzura y fuerza

Ricky había subido la temperatura de todos aquellos que se enfriaron en la cola y su energía podría haber cautivado a cualquiera. Sin embargo, después de la tormenta siempre llega la calma. Y así ocurrió con Nerea Rodríguez, que calmó y emocionó a todos los asistentes. 

Nerea emocionó a todo el mundo con su dulzura "Nerea emocionó a todo el mundo con su dulzura"

Deleitó con su poderosa voz y también hizo un guiño al que fue su paso por la Academia cantando 'Quédate conmigo' o 'Listen'. Raoul Vázquez se subió por primera vez a aquel escenario para cantar 'Señorita' junto a ella; canción con la que pusieron los pelos de punta a todos los asistentes, ante tal calidad y capacidad vocal y la complicidad notoria en ambos. Eso sí, Ricky no había sido el único en traer sorpresas. La catalana no trajo una, sino dos: Jesús y Daniel, los Gemeliers, con los que cantó 'Ya no me duele'. 

Rodríguez, su guitarra y aquella escenografía sumirían a cualquiera en otro mundo. Ricky había representado la adrenalina y Nerea parecía ser la otra cara de la moneda, gracias a su sensibilidad y emoción. Sin embargo, consiguió equilibrarlo con 'Pero quiero contigo', canción con la que consiguió levantar a toda la sala después de haberla enmudecido tras haber cantado a capella.

Ya habrían pasado alrededor de 20 canciones. Solo quedaba la última parte del concierto. El encargado de poner el broche final fue, nada más y nada menos, que Raoul Vázquez.

Raoul, acompañado de su pasión y su ejército

Y es que es imposible negar que la sala estaba repleta de Wolfies. Junto a ellos, una puesta en escena familiar a la vez que imponente recibía al cantante para interpretar 'Cry me a river'. Cuando Raoul apareció, la sala se cayó por completo con tantos gritos y aplausos.

Su actuación fue más que poderosa y alabada, y no es para menos. La voz de Vázquez sonó perfecta por cada altavoz. Junto a ello, la dulzura y la picardía que le caracterizan provocaron que todos los presentes fueran incapaces de dejar de mirarlo. Incluso Ana Guerra, que acudió a ver a los que fueron sus compañeros. La canaria le miró atenta y emocionada en todo momento, igual que el resto de los presentes.

Con 'Estaré ahí' las emociones fueron incontrolables. Cuánto había costado lanzar aquel single, y cuánto había crecido con él desde que la primera vez que lo cantó. Con 'Earned It', su voz grave y las luces rojas, Raoul subió la temperatura. 

También cantó 'Man World' con Ricky Merino, y aunque su amiga Belén Aguilera no pudo acompañarle aquella noche, Raoul se llevó la sorpresa con 'Tus Monstruos'. Todo el recinto sacó una pistola de cartulina amarilla haciendo referencia a sus versos. 

Hubo tiempo para todo, también para las risas: le tiraron una barrita de chocolate Milka, y él no pudo no referirse a su madre, que le recuerda siempre lo delgado que está y "lo mal que come en Madrid". Su madre, que también había acudido a la cita, se murió de vergüenza después de que todas las fans la vitorearan, incluido Raoul.

Pero no todo fueron risas: con 'Manos Vacías', 'Y como es él' o 'Million Reasons' las pausas estaban repletas de sollozos. Las letras, los recuerdos y la voz de Raoul hicieron que las emociones estuvieran a flor de piel. Además, todo iba llegando a su fin.

Una despedida por todo lo alto

Cuando Raoul Vázquez terminó con su repertorio en solitario, Ricky Merino y Nerea Rodríguez aparecieron también en el escenario para cantar una maravillosa versión de 'Feeling Good'. Y tras ello, apareció también la magia: la noche no había acabado todavía.

En la pantalla comenzó a reproducirse el vídeo que el club de fans de Nerea había preparado para su cumpleaños. Y es que la catalana cumplía 21 años el 8 de febrero, tan solo un día después. 

Mientras la sala se enfundaba de corazones morados con el '21' en medio, sus compañeros le acercaron una tarta. Nerea sopló las velas emocionada y agradecida. Y no acababan los detalles: los fans habían ido sacando carteles durante cada concierto que conformaban una frase en conjunto. Ayer se completó: "Recordad, cuando ya no os queden fuerzas, cuando os mientan una y otra vez... Nosotros estaremos ahí".

Felices y emocionados, abandonaron el escenario. Sin embargo, el público no tenía ganas de salir, y mientras veían a Magalí, Marina Reche, Sabela, María Escarmiento, Marina Jade y Ana Guerra, decidieron cantar el himno que tanto marcó la edición del 17. Entonaron 'Camina' en conjunto, mientras Ana y Marina grababan, recordando aquella etapa de la que ya hacen más de dos años.

El concierto y la gira habían llegado a su fin. Una gira en la que tanto ellos como la banda que les acompañaba han podido mostrar de que están hechos, enseñándoles a todo el mundo que son artistas de primer nivel.

Artículos recomendados

Comentarios