Buscar
Usuario

Vida

Se gasta más de 60 mil euros para parecerse a un dragón: "mi madre es una serpiente"

Se ha operado la nariz, quitado las orejas, la mayoría de los dientes, tatuado la cara e implantado cuernos en la cabeza.

Corría el año 1997 cuando Eva Tiamat Medusa, una mujer estadounidense, trabajaba en un banco y decidió dejarlo para comenzar a parecerse a un dragón. Desde aquel año hasta hoy se ha gastado más de 60.000 euros para llegar a ser el personaje de fantasía. Hoy luce así...

Os preguntaréis por qué alguien querría tener el aspecto de un dragón. La respuesta la ha confesado al portal Tiamat: cuando le detectaron VIH, decidió que no quería vivir como una humana más. Un ejemplo más del estigma al que se ven sometidas las personas que padecen esta enfermedad. Además, cuenta que a los cinco años sus padres biológicos la abandonaron y que volvió a nacer "bajo el cuidado de una serpiente de cascabel del diamante del Oeste"

Su cambio comenzó por los tatuajes para después operarse la nariz, quitarse las orejas y el blanco de los ojos para tenerlos verdes. Tras esto decidió desprenderse de la mayoría de los dientes y partirse la lengua en dos. Ahora ya tiene toda la cara tatuada con escamas y ocho implantes de cuernos en la cabeza. 

"Una de mis madres es una serpiente de cascabel"

"Tengo dos madres, una es mi madre de nacimiento y la otra es una serpiente de cascabel. Espero que mi historia inspire a aquellos que han tenido una vida dura y que han perdido la esperanza. Nunca es tarde para conseguir tus sueños, por locos que parezcan y aunque tardes mucho en saber qué es lo que quieres", explica Tiamet. Aunque considera que los humanos somos únicos, cree que comparados con otras especies "somos más destructivos". Así que por eso decidió no ser humana y convertirse en "algo diferente"

Es la persona más parecida al ser mitológico y se identifica como una "transpecie", es decir, ya no se identifica como una persona humana sino como un reptil. 

"Me gustaría abrir un debate en todo el mundo sobre la modificación corporal para que se entendiese lo que significa vivir, primero, como un hombre gay durante 53 años y luego como una mujer transexual. Hay una idea muy confusa de lo que es ser transexual y aún más de este nuevo concepto que quiero introducir, los transespecie", sentencia. 

Artículos recomendados

Comentarios