Buscar
Usuario

Noticias

Una mujer acude al hospital porque llevaba cuatro años con un vaso atascado en la vejiga

La mujer acudió al hospital con dolores y los médicos, tras varias pruebas, descubrieron el vaso de vidrio dentro de ella.

Una mujer acude al hospital porque llevaba cuatro años con un vaso atascado en la vejiga

Una mujer tunecina de 45 años ha llamado la atención de todos los medios después de que se hiciera público que ha estado durante cuatro años con un vaso de vidrio ubicado en su vejiga. La mujer acudió al hospital aquejada de síntomas típicos de una infección del tracto urinario que, en realidad, se trataba de un vaso de vidrio que los médicos descubrieron después de realizarle varias pruebas.

El vaso estaba encerrado en un cálculo vesical de ocho centímetros de ancho. Ante lo inédito del caso, los doctores Ahmed Chaabouni, Ahmed Samet, Mohamed Fourati, Houcem Harbi, Mohamed Amine Mseddi y Mourad Hadjslimene, del departamento de Urología del Hospital Académico Habib Bourguiba, en Sfax (Túnez), han publicado su experiencia en la revista médica Science Direct.

La paciente reveló que había utilizado el vaso como juguete sexual en 2018 pero fue insertado en la uretra en vez de en la vagina. Así, aunque el informe médico no lo detalla, la mujer podría haber estado practicando lo que se conoce como sondeo uretral, una actividad sexual peligrosa en la que se introduce un vaso u objeto en la uretra para aumentar el placer y la excitación sexual.

Asimismo, los doctores han señalado que "las motivaciones más frecuentemente asociadas con la presencia de cuerpos extraños dentro de la vejiga son de naturaleza sexual o erótica. Se insertan varios objetos en la vejiga y muchos pacientes no los quitan por sí mismos y tienen mucha vergüenza de buscar atención médica, lo que es el origen de un cuadro clínico".

Tenía un índice mayor de glóbulos rojos

Cuando la mujer llegó al hospital informó de que había sufrido cistitis (inflamación de la vejiga) en varias ocasiones, pero esta nunca había sido examinada porque no le molestaba. Tampoco tenía sangre en la orina ni sufría de incontinencia urinaria pero, en cambio, sí contaba con un índice de glóbulos rojos más alto de lo normal, lo que indica que su cuerpo se encontraba luchando con una infección.

Eso fue precisamente lo que llevó a los médicos a realizar más pruebas, llegando incluso a hacerle pruebas hasta que dieron con ese vaso dentro de un cálculo. Estos se desarrollan a partir de masas duras de minerales que se originan cuando la orina no se vacía correctamente de la vejiga. Estos también pueden crecer alrededor de objetos extraños alojados en la vejiga, como es el caso de este vaso.

Para solucionar el problema, los médicos realizaron una cirugía para extraer este cálculo de la vejiga y luego lo abrieron para exponer el vaso, que había permanecido intacto en el cuerpo de la paciente durante cuatro años. Dos días después de la operación, la mujer ya se había recuperado y fue dada de alta.

Artículos recomendados

Artículos relacionados
Contenidos que te pueden interesar