Buscar
Usuario

Noticias

Una italiana rechaza una transfusión de sangre al ser testigo de Jehová y muere desangrada

El caso tiene lugar después de que el Constitucional italiano dictara sentencia a favor del suicidio asistido médicamente, tan solo en casos extremos.

Una italiana rechaza una transfusión de sangre al ser testigo de Jehová y muere desangrada

Insólito suceso en Italia. Una mujer de 70 años ha perdido la vida tras negarse a recibir una transfusión de sangre. Era testigo de Jehová y, por ello, decidió que no salvaría su vida de esta manera. Murió desangrada en el hospital Piedimonte Matese, ubicado a unos 70 kilómetros de Nápoles

La familia, conmocionada por la noticia, no obstante reconoce la valentía de la mujer tras el gesto: "Nuestra madre ha dado una lección a los médicos". Todo ocurrió después de que la anciana llegara al centro médico quejándose de fuertes dolores en su abdomen. Los profesionales determinaron que se trataba de "gastritis hemorrágica" y para solucionar el problema, la paciente debería recibir una transfusión de sangre. En este caso, la rapidez era un factor a tener en cuenta, pues estaba perdiendo mucha sangre. Sin embargo, a ella no le importó, optó por entregar su vida a merced de la doctrina religiosa a la que había sido fiel desde hace años. Las explicaciones de los profesionales sanitarios no fueron suficientes para convencerla y es que el riesgo llegaba hasta tal punto, que le aseguro que era la única forma de salir adelante y salir con vida del centro. 

Uno de los preceptos de esta comunidad religiosa pasa por no aceptar este tipo de procedimientos, lo cual ha suscitado un amplio debate en los círculos sanitarios, donde los hay que se posicionan a favor de respetar la propia voluntad del sujeto y por otro lado, aquellos que abogan por no hacerlo ante casos extremos, como este. 

Los médicos trataron de explicarle que una transfusión era la´unica manera de salvarse, pero incluso su famila respaldó su decisión "Los médicos trataron de explicarle que una transfusión era la´unica manera de salvarse, pero incluso su famila respaldó su decisión"

El doctor jefe del departamento de Cirugía General del centro, Gianfausto Iarrobino, tuvo que intervenir en el proceso, porque no se atendía a razones. El médico cuenta en su página de Facebook que ella misma le dijo que no quería someterse a ninguna transfusión, a pesar de que él mismo le detallo lo que ocurría si no lo hacía. Era la única manera de salvar su vida, pero no hubo forma. Su religión se lo impedía, ya que su ideario se basa en el modo de vida de los primeros cristianos del siglo I, donde no se incluye este tipo de actividad. 

No escuchó sus explicaciones

La paciente consideró cualquier aclaración del doctor como inútil, para ella solo se trataban de meras y aburridas habladurías. Su hijo, que se encontraba en todo momento al lado de su madre, tuvo que intervenir cuando el asunto parecía no llegar a ningún lado: "Lo ha decidido así". No hizo nada por seguir las instrucciones y directrices del médico, que a pesar del evidente respeto por las costumbres religiosas de la familia, pudieron haber salvado la vida de la mujer. Respaldó la decisión de su madre en todo momento. 

Los testigos de Jehová tienen completamente prohibido recibir donaciones de sangre "Los testigos de Jehová tienen completamente prohibido recibir donaciones de sangre"

El hospital, siguiendo las palabras de Gianfausto Iarrobino, se lamenta tras lo ocurrido y afirma que no fue posible seguir adelante con el tratamiento por la negativa de la paciente. El doctor admite que está "triste, conmocionado e irritado", asegurando que lo intentó todo, incluso con sus familiares, que tampoco cedieron ante su demanda para recapacitar acerca de la situación. Por sus palabras en la red social de Zuckerberg, Iarrobino es víctima de una frustración a la que ningún médico tendría que enfrentarse. Está en sus manos salvar vidas, pero no lo está ser partícipe de un caso que el califica de "suicidio asistido".

Está trágica situación tenía lugar poco después de que una bebé, que apenas había alcanzado los 10 meses, tuviera que ser operada de urgencias en Milán. La operación requería una transfusión de sangre para salvar su vida, del mismo modo que ocurría con esta septuageneria. Sus padres, también testigos de Jehová se negaron y la Fiscalía del Tribunal de Menores de Milán tuvo que intervenir en el caso para salvar a la pequeña y que esta vez sí se realizara. De esta manera, no tuvo más remedio que suspender la patria potestad del matrimonio. 

Artículos recomendados

Comentarios