Deja morir a sus hijas encerradas 15 horas en un coche porque "quería irse sola de fiesta"

Deja morir a sus hijas encerradas 15 horas en un coche porque "quería irse sola de fiesta"

Amanda Hawkins puede enfrentar tan sólo dos años de prisión por todo lo sucedido

Amanda Hawkins ha sido procesada en Texas por los siguientes hechos: encerrar a sus dos hijos en un coche a 33 grados, sin agua ni comida e irse de fiesta. Los pequeños han muerto después de que el hospital no haya conseguido salvar su vida.

Todo sucedió cuando Amanda quiso ir de fiesta a casa de un amigo. Como no tenía a nadie con quien dejar a los pequeños, los encerró en el coche, a pesar de que los asistentes le habían ofrecido la posibilidad de que subieran al interior de la casa. Ella se negó.

Allí pasó hasta 15 horas de diversión, mientras que las pequeñas estaban en el interior del vehículo, a 33 grados y sin agua ni bebida. Sin embargo, cuando Amanda regresó se encontró a ambas completamente inconscientes.

Amanda Hawkins en la fotografía de su ficha policial "Amanda Hawkins en la fotografía de su ficha policial"

En vez de llamar a un hospital para salvar su vida, la acusada prefirió subirlas a su casa y les dio un baño y les cambió la ropa. De nada sirvió: las pequeñas no reaccionaban a ningún estímulo.

Finalmente, la madre decidió acudir a un hospital. Pero ya era tarde. Los médicos intentaron de todas las maneras posibles que las pequeñas sobrevivieran, pero el largo tiempo que habían pasado en esas condiciones había provocado que no pudiesen superar el trance.

La madre se enteró de la muerte de sus pequeñas cuando estaba ya en la cárcel. Este hecho ha agravado su condena, ya que estaba acusada por dos delitos de abandono, a lo que ahora se sumarían otros dos por homicidio involuntario.

Las dos pequeñas murieron después de pasar 15 horas encerradas en un coche "Las dos pequeñas murieron después de pasar 15 horas encerradas en un coche"

Amanda, de hecho, llegó a mentir a los médicos y había afirmado que sus hijas se habían desmayado después de oler unas flores en el parque. De nada sirvió, ya que los profesionales supieron rápidamente qué es lo que estaba sucediendo en realidad.

Llama la atención, además, que la mujer hubiese iniciado una campaña a través de internet para poder comprar una casa para su pareja, sus hijas y ella misma. Según relataba, la joven vivía en casa de sus abuelos y quería salir de allí, pero a pesar de que ella y su pareja trabajaban, no contaban con los ingresos suficientes.

Ahora, el juicio continúa para dirimir la responsabilidad de la madre en todos estos hechos. El juez está contemplando una condena de dos años de prisión por todos los delitos que ha cometido.

Comentarios