Llega a España el restaurante donde la carne del menú no es la que más importa: 'Hooters'

Llega a España el restaurante donde la carne del menú no es la que más importa: 'Hooters'

El restaurante "más conocido por sus provocativas camareras que por su comida americana" llega a España, reabriendo el debate sobre la utilización de la mujer como reclamo publicitario.

Vida María Pérez García María Pérez García 03 Enero 2017 16:21

Llega a nuestro país 'Hooters', una cadena de restauración estadounidense basada en la comida rápida: alitas de pollo, patatas, hamburguesas... Estos son los platos más típicos de su menú, aunque hay uno que no se incluye en la carta y es precisamente el aspecto más llamativo de esta franquicia: sus camareras. 

Estamos acostumbrados a ver como varias firmas importantes utilizan a sus dependientes como reclamo, vease el ejemplo de 'Hollister' o 'Abercrombie'. Dichas firmas suelen primar el aspecto de sus empleados por encima de otros valores como la profesionalidad o la atención al público. De hecho, aquellos que aceptan trabajar para estar marcas tienen que cumplir con estrictos cánones de belleza, como llevar el pelo de una determinada altura o las uñas de un tipo concreto. 

Está bien que se cuide la imagen de marca y el aspecto de cara al público, es obvio que el Eros y el Tánatos son las dos fuerzas que mueven nuestra naturaleza, pero el problema llega cuando se traspasan los límites de la dignidad

Probablemente, los clientes de esta cadena de restauración valoren positivamente la comida del local, nosotros no vamos a entrar a juzgar ese aspecto, pero no se dan cuenta de que están acudiendo a un lugar donde las camareras son un trozo de carne más. De hecho, la página 'Cerodosbe' describe en su primer párrafo de esta forma a la cadena: "Más conocido por sus provocativas camareras que por su abundante comida americana". 

Las camareas de 'Hooters' posan para el calendario de la empresa "Las camareas de 'Hooters' posan para el calendario de la empresa"

La firma ha intentado eliminar la etiqueta de machista que pesa sobre su nombre afirmando que de las 3.250 personas que atrae cada semana, el 40% de ellas son mujeres. Sin embargo, ese dato no significa que no se le pueda clasificar como sexista pues lamentablemente gran parte de la sociedad interioriza un sistema patriarcal que ve normal objetizar el cuerpo de la mujer. Es evidente que en un trabajo de cara al público hay que mantener cierta imagen, pero desde el momento en el que se hipersexualiza a las empleadas, el machismo florece y ha de condenarse. Una mujer puede vestir como quiera, pero hay un límite marcado por la línea entre colocarse una prenda al gusto y ser un trozo de carne, un reclamo publicitario impuesto por la empresa. 

¿Es necesario que las mujeres lleven ese atuendo?¿Por qué no hay hombres entre sus filas de personal? No es necesario más argumentos, porque la respuesta lógica de esas preguntas desmonta todas las intentonas de la empresa por quitarse la etiqueta de machista. 

Una empresa de transportes tuvo que eliminar su publicidad por machista

Esta es la imagen que llevan como icono los camiones de la empresa "Esta es la imagen que llevan como icono los camiones de la empresa"

España ya protagonizó una polémica similar. Una empresa dedicada al transporte de carne recibió varias denuncias por parte de varios colectivos feministas de Castilla-La Macha, al utilizar la imagen de una mujer desnuda para publicitar su flota de camiones.  

Tal y como expresaban estos colectivos, la firma estaba haciendo un "uso denigrante del cuerpo femenino" con una fotografía que además nada tenía que ver con el negocio. ¿Qué diferencia hay de un caso a otro? Ambas empresas venden carne y utilizan cuerpos provocativos de mujeres para llamar la atención

Comentarios