¿Qué dice el feminismo sobre el burkini y por qué nadie se pone de acuerdo?

¿Qué dice el feminismo sobre el burkini y por qué nadie se pone de acuerdo?

La polémica del burkini ha traído de nuevo el debate del Islam, el velo, el feminismo y la islamofobia, un terreno donde hay diferentes opiniones y donde el feminismo tiene mucho que decir... ¿o tal vez no?

Vida Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina 01 Septiembre 2016 13:28

Desde hace años y años el tema del velo, hiyab, etc. nos trae de cabeza, así que no es de extrañar que el llamado burkini o bañador integral nos ofenda profundamente al ser utilizado en un espacio donde las occidentales estamos más "destapadas". O nos ofenda desde que en algunas zonas de este lado del mapa, como en Francia, se ha llegado a prohibir, aunque la ONU está pidiendo que se revoque esta norma.

Esto ha reabierto el debate sobre el feminismo y el velo pero también el de la islamofobia, pues no es casualidad que, siendo una prenda inventada en 2003, se prohíba el mismo año que hubo varios y dolorosos atentados terroristas del ISIS entre sus fronteras. Pero, ¿es la prohibición del burkini la respuesta? Y más importante, ¿qué implica el burkini para una mujer? ¿Debemos prohibir toda dominación patriarcal canalizada en prendas de ropa que tapan o apoyar a las mujeres que optan por esta vestimenta?

Realmente, como no hay 'un feminismo', sino tantos feminismos como necesidades tienen los diferentes grupos sociales de mujeres en el mundo, no hay una postura dominante. No somos lo mismo las mujeres blancas que las negras, las heterosexuales que las lesbianas, las obreras que las amas de casa, las gitanas que las payas, las cristianas que las ateas, las cisgénero que las transgénero y que las sin género. Hay mujeres y movimientos que abogan por la prohibición del velo, y por tanto del burkini, y otros tantos que ven este veto como un sometimiento más sobre las mujeres musulmanas. ¿Por qué este desacuerdo? Y más bien, ¿por qué existe esta segunda postura que puede parecer una contradicción?

1 A favor y en contra, aquí tenemos de todo

¿Debemos las occidentales decir qué llevar a las musulmanes? "¿Debemos las occidentales decir qué llevar a las musulmanes?"

Las posturas en contra del burkini afirman que las mujeres no son libres para llevarlo, así que en Europa no se debería permitir que las mujeres carguen con esa prenda que las somete. Esto se entremezcla con argumentos como que en los parques acuáticos no es seguro, en las piscinas no es higiénico y en general podría causar disturbios porque es un claro signo de afiliación a una determinada religión. El primer argumento es razonable y se puede discutir. Los otros son una auténtica tontería que no merecen ni ser más que citados. Por otro lado, tenemos los más islamófobos e ignorantes con la condición de ser mujer, como la del Primer Ministro Francés, Manuel Valls, que afirma que el burkini va en contra de los valores de Francia, que la República es representada con los pechos al aire porque es libre.

Las opiniones contrarias a prohibir el burkini declaran que no es con prohibiciones con lo que se arregla este problema. Rechazan el paternalismo de Europa como si se creyera mejor que las otras culturas o etnias, afirman que la libertad no se mide con la cantidad de ropa que alguien se pone o se quita y que en Occidente las mujeres también estamos sometidas a unas reglas sociales. En definitiva, que debemos conocer mejor la cultura musulmana y la diversidad de contextos en los que se utiliza el velo antes de apuntar con el dedo a cada mujer que lo lleva. 

Esta diversidad proviene de que el feminismo, tanto como movimiento global como en la forma que lo llevamos a cabo en el día a día, no puede ir él solo, alejado de ideología, cultura, conocimientos e incluso otros movimientos. Las mujeres se han organizado a lo largo de la historia en diferentes círculos, buscando resolver los problemas y conflictos que ven relevantes en la mujer, cosa en la que no siempre coinciden. Sin embargo, creo feacientemente que la prohibición del burkini no viene por parte de ninguna feminista

2 Pero, ¿es que acaso importa la opinión que tengamos las mujeres de Occidente sobre el burkini?

El burkini ha permitido a las mujeres musulmanas disfrutar de la playa "El burkini ha permitido a las mujeres musulmanas disfrutar de la playa"

Estas posturas divididas no solo ocurren en Europa, sino también en países de donde proviene la cultura del velo. Mientras que muchas mujeres afirman que llevan velo y/o burkini por elección propia, otras mujeres marroquíes se declaran en contra de esta prenda de baño porque dicen que en su juventud, o en la de sus madres, las mujeres tenían mayor libertad de vestimenta que ahora. En su país no hay una imposición legal pero sí social, y eso no es libertad. 

Esto nos está enseñando una lección muy valiosa, una trampa en la que no debemos caer ni nosotros ni los medios de comunicación que tratan el tema: cada país es diferente, no hay un 'país árabe' que abarca todo Oriente Medio y África donde se practica el Islam, y además de manera muy estricta. Por eso, cada mujer, cada colectivo, cada país, ve esta situación de manera distinta. En Irán y Arabia Saudí es obligatorio ir cubierta fuera de casa, en otros países no.

3 El feminismo islámico

El feminismo no debe ser etnocentrista "El feminismo no debe ser etnocentrista"

El feminismo islámico no es una corriente feminista de los países donde se practica el Islam y se quiere luchar contra él. Es una corriente que defiende el derecho a ser mujer y musulmana con igualdad de condiciones a los hombres. Según las activistas y seguidoras de este movimiento, el Corán no dice nada de que la mujer sea inferior, habla tanto en masculino como en femenino y no impone el velo, solo lo recomienda. También anima a que cada persona haga su propia interpretación de las escrituras, por lo que no tiene sentido que existan corrientes totalitarias que quieran imponer su propia idea de cómo debe ser el Islam. Se sienten cómodas tapando su cuerpo porque así le quitan importancia al físico. Las feministas islámicas no quieren que las mujeres occidentales les digan cómo deben vivir su vida ni religión y les ofende profundamente el paternalismo y superioridad de 'mujeres libres' con el que las tratamos.

Y es que el feminismo siempre ha tenido una relación convulsa con la religión. Porque las religiones se han desarrollado y han evolucionado en un mundo patriarcal, y como tales, las normas las han puesto los hombres, sin conocer ni entender la postura de la mujer. Así que no debemos caer desde Occidente en la misma trampa. Las mujeres musulmanas no son personas de segunda, no son tontas ni ignorantes. Ellas saben lo que es justo y lo que es injusto, ellas aprenden, leen, viajan, comparten, unas abrazan la religión tal y como es ahora, otras la quieren cambiar y otras la rechazan. Unas son lesbianas y otras heterosexuales. Ellas conocen nuestra cultura, nuestros bikinis y vestidos escotados. Ellas cambian con respecto a sus padres y madres, y sus hijas harán lo mismo. Lo mismo que ocurre aquí, solo que en otro contexto. Ellas son las que se quitarán el velo si quieren y cuando lo vean necesario. Las mismas Femen, que protagonizaron en el pasado diversas protestas contra el Islam, no están de acuerdo con la prohibición del velo y el burkini.

4 Una cuestión de pudor

Criticar a las mujeres no es la solución "Criticar a las mujeres no es la solución"

Nos guste o no que haya mujeres que se cubren el cuerpo y el cabello, hay una cosa que está clara: no se les puede obligar a desvestirse. La liberación es un proceso social, no ocurre de hoy para mañana por quitarse unos pantalones. Una mujer que cree que el cuerpo no se debe mostrar tiene una cosa que también tenemos en Occidente: pudor. Obligar a una mujer a quitarse el burkini es como obligarme a mí a quitarme el sujetador del bikini: pudor, horror, exhibición, vergüenza. Así que, si queremos luchar contra el machismo islámico a base de hacer sufrir a las mujeres, ya sea prohibiendo sus ropas o murmurando detrás de ellas por la pinta de sumisas que tienen, caemos en una pequeña e injusta paradoja. Solidarizarnos con ellas sí es poner en marcha la sororidad feminista.

5 Nosotras, las liberadas

Ilustración de La Sauvage Jaune "Ilustración de La Sauvage Jaune"

Por cierto, nosotras que somos tan liberadas y tenemos tantas opciones para escoger cómo vestirnos, ¿por qué tenemos el tópico de que a las mujeres latinoamericanas les gusta llevar escotes para provocar? ¿Cuántas más veces tengo que oír que una chica va en plan putón cuando lleva un vestido corto y escotado? ¿Por qué nos dan asco las putas? ¿Por qué hay mujeres que tras ser violadas se les pregunta en el juzgado cómo iban vestidas? ¿Por qué he tardado años en acostumbrarme a llevar falda? ¿Por qué las gordas no pueden llevar minifalda? ¿Por qué no nos dejan estar gordas? ¿Por qué me tengo que descargar una app para sentirme segura si tengo que ir sola a casa de noche? ¿Por qué me da una vergüenza horrible no llevar sujetador cuando en verano me da un calor horrible? ¿Por qué nos echan de los establecimientos si damos el pecho a nuestro bebé en público? ¿Por qué cada vez suben más las estadísticas de violencia machista entre adolescentes? ¿Por qué llevan muertas más de 30 mujeres en España a manos de sus parejas o ex-parejas? Estas y muchas otras críticas que las mujeres sufrimos por nuestro aspecto, como ya os contamos en otro artículo de nuestra genial Maribel Baena.

Comentarios