El lado más descorazonador del cáncer infantil retratado en una fotografía

El lado más descorazonador del cáncer infantil retratado en una fotografía

Su padre, fotógrafo, ha querido mostrar la dura batalla que su hija está soportando.

Ciencia Maribel Baena Maribel Baena 03 Noviembre 2016 14:23

Si el cáncer es una enfermedad dura, cruel y descorazonadora, cuando la víctima tiene tan solo cuatro años es aún más desmoralizador. Porque, a fin de cuentas, los niños no han tenido tiempo para vivir y, por eso, no han tenido tiempo para cometer ningún acto que pudiéramos considerar mezquino; son, como bien se dice en muchas ocasiones, inocentes y, en cierta medida, puros. Y eso hace del cáncer infantil uno de los sucesos más trágicos de nuestra sociedad.

Andy Whelan ha sabido retratarlo con toda la crudeza necesaria en una fotografía, tan desgarradora como la misma situación. Y esto es aún más triste si se conoce a fondo el caso: la niña que aparece en la fotografía es su propia hija.

"Como fotógrafo, es importante captar la verdad y la realidad de las situaciones, pero a veces, con demasiada facilidad, capturamos la alegría de la vida y descartamos el drama que vemos". Así comienza un post que publicó en Facebook el 29 de octubre, y que ha sido compartido más de 8.400 veces hasta el momento. En ese mismo post explica que la fotografía fue tomada en un momento en el que él y su mujer, como padres, no podían ofrecer ningún tipo de ayuda; "esta es la verdadera cara del cáncer", explica.

Andy señala que la única disculpa que tiene que ofrecer por la publicación de esa fotografía es a la propia Jessica, y a quienes la conocen personalmente, porque si la imagen de por sí es dura de ver, vivirlo en primera persona es aún más duro. Pero no hay disculpa posible para todos aquellos que lleguen como meros espectadores, señala, porque eso que está mostrando no es ni más ni menos que lo que el cáncer hace a los niños. Si la fotografía hace pensar dos veces sobre esto, dice, habrá merecido la pena.

"Por favor, os ruego, como padre devastado, que es muy tarde para mi hija, pero el cáncer infantil debe ser curado. Ninguna familia debería tener que pasar por este infierno", señala el padre y fotógrafo. En una misma publicación se puede ver no sólo como el cáncer afecta a la persona que lo padece, sino también a toda su familia. Cómo devasta, rompe y mata a tantas personas en un solo momento.

Jessica en pleno tratamiento "Jessica en pleno tratamiento"

Esta es su forma no solo de hacer ver cómo una enfermedad así puede llegar a dañar, sino también para hacer un llamamiento de atención a la sociedad al completo. La inversión en el tratamiento del cáncer debe ser algo primordial para nosotros, sobre todo para el cáncer infantil. En su caso, como ha señalado, ya es demasiado tarde, puesto que los médicos ya han confirmado lo que tanto temían tanto él como su mujer: el cáncer de Jessica no tiene cura, y apenas le quedan unas semanas de vida. Con tan solo cuatro años, ya ve cómo se acerca su final.

Su tratamiento ya ha sido suspendido, puesto que los especialistas ya han señalado que no hay ninguna alternativa. Jessica ha pasado prácticamente los cuatro años de su vida en un hospital bajo tratamiento, y ahora sus padres quieren que pase sus últimas semanas en su casa, de la forma más amena que pueda. Es por esto también que han abierto una cuenta en GoFundMe para recaudar dinero; todo lo que consigan, lo invertirán en que la pequeña pueda realizar todos los sueños que pueda imaginar en el tiempo que le queda. Probablemente serán sueños pequeños, tan pequeños como ella, a fin de cuentas. Pedirá viajar a DisneyLand, o montar a caballo, o visitar algún estado que le llame mucho la atención. Quién sabe si lo que querrá será conocer a su personaje de dibujos animados favorito. Ideas sencillas, porque todavía no tiene la ambición de los adultos y, por desgracia, no llegará a tenerla nunca.

Andy y Jessica, padre e hija "Andy y Jessica, padre e hija"

Como bien dice Andy, para su hija ya es demasiado tarde. Pero hay muchos otros niños que todavía pueden ser curados, y otros muchos que aún no han enfermado, pero lo harán. Y para ellos sí es importante hallar una solución, para que no se rompan más familias y no haya más padres viviendo esta situación. Hay muchas formas de colaborar para que se financien los estudios contra el cáncer infantil, ya sea económicamente o mediante firmas para que sean los Estados los que se encarguen de subvencionar estas investigaciones. Lo importante es que continuemos moviéndonos para que estos casos no se repitan.

Comentarios