Buscar
Usuario

Noticias

Juzgan a un nonagenario alemán que colaboró en asesinar a 17.000 personas en el nazismo

El acusado ha vivido en la más completa impunidad durante los últimos 72 años tras colaborar en un campo de exterminio en Ucrania.

Han pasado 72 años desde la caída de la Alemania Nazi. Más de siete décadas en la que gran parte de los responsables de colaborar en el asesinato planificado de más de seis millones de personas han vivido en completa impunidad.

Sin embargo, esta situación se ha acabado para un hombre de 96 años que ha sido acusado por colaborar en la operación Acción Erntefest en la que se asesinó a un total de 17.000 personas.

La identidad del sospechoso no ha trascendido a los medios de comunicación, pero según la Fiscalía, el acusado "como todos los miembros de las SS en el campo", era "consciente del horror organizado en las matanzas masivas" en Lublin-Majdanek, así como sabía que las víctimas iban a ser asesinadas por "motivos raciales".

Lublin-Majdanek fue un campo de concentración y exterminio situado en el actual territorio de Ucrania y en el que se calcula que muerieron casi dos millones de personas.

Muchos de ellos perecieron en hornos crematorios, mientras que a otros se les obligó a cavar su propia tumba antes de propinarles un disparo en la espalda para asesinarles. La situación era completamente inhumana y era obvio que todos los que allí participaban eran conocedores de las barbaridades que se desarrollaban en su interior.

En el campo de Lublin-Majdanek se asesinó a dos millones de personas "En el campo de Lublin-Majdanek se asesinó a dos millones de personas"

Las acusaciones llegan ahora dentro de las investigaciones que se han llevado a cabo por la Sede Central de la Administración de Justicia para el Esclarecimiento de los Delitos del Nacionalsocialismo.

El tribunal continúa trabajando para evitar que ninguna persona que colaborase con estos crímenes evite la acción de la Justicia. Durante los últimos años han estado en el punto de mira todos aquellos funcionarios que trabajaron en estos lugares, e incluso aquellos que realizaron funciones secundarias, como enfermeros, contables o vigilantes.

El último caso de estas características se dio con Oskar Groening, que también con 96 años, fue detenido en agosto de 2017 por su colaboración en el campo de Auschwitz, en un período en el que se asesinaron a 300.000 personas.

Las sentencias difieren de otros pesos pesados del nazismo, como Joseph Mengele, que disfrutó de una vida de ensueño en Brasil tras haber experimentado científicamente, saltándose todos los límites de la ética, con los detenidos de los campos de concentración.

Artículos recomendados

Comentarios