Buscar
Usuario

Noticias

Un juez abre diligencias contra el joven que denunció una falsa agresión homófoba en Malasaña

La simulación de delito contempla una multa de seis a doce meses de cárcel, según recoge el Código Penal.

Un juez abre diligencias contra el joven que denunció una falsa agresión homófoba en Malasaña Un juez abre diligencias contra el joven que denunció una falsa agresión homófoba en Malasaña

Foto: GTres

El Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid ha abierto diligencias previas contra el joven de Malasaña (Madrid) que denunció haber sufrido una agresión homófoba por parte de ocho encapuchados que finalmente resultó ser falsa. La decisión obedece a una presunta comisión de un delito de simulación de delito.

El magistrado David Suárez, que fue el que inicialmente recibió el parte de lesiones tras la presunta agresión al joven, ha recibido el atestado policial con su declaración posterior, en la que reconocía que fueron lesiones consentidas, por lo que ha abierto diligencias.

La simulación de delito, tipificada en el artículo 457 del Código Penal, contempla una multa de seis a doce meses de cárcel para la persona que, ante algún funcionario, "simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente, provocando actuaciones procesales".

Una vez iniciada la investigación, el juez informará a las partes para que se pronuncien, entre ellas a la Fiscalía, que por el momento no ha recibido el atestado policial de este caso, según han confirmado fuentes del Ministerio Público a El País.

El caso del joven

El joven de 20 años denunció haber sido víctima de una agresión homófoba en la que ocho encapuchados, según su versión, le habrían asaltado en el portal de su casa, en Malasaña (Madrid), para grabarle con una navaja la palabra "maricón" en el glúteo.

Pero la investigación llevada a cabo por la policía no encontró ningún rastro de los ocho encapuchados en las cámaras de seguridad de la zona y ningún vecino vio nada y es que la presunta agresión se habría cometido a plena luz del día. Esto motivó las sospechas de los agentes, que llevaron al joven a un segundo interrogatorio en el que confesó la realidad.

Las heridas fueron consentidas durante las relaciones sadomasoquistas que mantuvo con otras dos personas que le habían pagado por estas prácticas, ya que el joven ejercía la prostitución. Cuando llegó a su domicilio y su novio le vio las heridas, le urgió a que acudiera a un centro sanitario, donde una enfermera le atención y la urgió a denunciar los hechos. Así, para esconder la infidelidad y ocultar que ejercía la prostitución, acudió en la tarde del domingo 5 de septiembre a la Comisaría de Centro para interponer una denuncia, provocando una importante alarma social, especialmente en un momento en el que se está produciendo un repunte de agresiones contra el colectivo LGTBI.

Artículos recomendados

Comentarios