Buscar
Usuario

Vida

Lleva un año sin depilarse el bigote y las cejas para reivindicar que las mujeres también tienen vello

Eldina Jaganjac se impone a la depilación obligatoria para las mujeres y denuncia que todavía recibe insultos por la calle por lucir su vello.

Lleva un año sin depilarse el bigote y las cejas para reivindicar que las mujeres también tienen vello Lleva un año sin depilarse el bigote y las cejas para reivindicar que las mujeres también tienen vello

Foto: Instagram @eldina_jaganjac

Eldina Jaganjac se ha viralizado en las últimas semanas porque en marzo de 2020 decidió dejar de depilarse el vello corporal y facial. La joven danesa, de 31 años, reivindica la eliminación de una de las convenciones que se exigen a las mujeres: estar depilada bajo cualquier circunstancia. Esto forma parte de una de las demandas que hacen los colectivos feministas, que denuncian la examinación bajo lupa por la que pasan las mujeres en todo tipo de ámbitos.

Ya acumula casi 6.000 seguidores en su cuenta de Instagram, donde muestra sin ningún tipo de complejos su verdadero aspecto, orgullosamente. Eldina no le da importancia a las opiniones de otras personas porque, según explica, "se me ha acercado gente diciéndome que era genial y otra que me gritaban cosas". Al principio, le resultaba muy incómodo, pero comenta que a día de hoy ya se ha acostumbrado a que otros hombres le mirasen el entrecejo "como si tuviera tres cabezas".

La decisión de la joven ya se ha hecho eco en diferentes medios alrededor del mundo, como Unilad o el periódico británico The Sun. Estos medios recogen las declaraciones de Eldina que, dadas las exigencias del patriarcado, lamenta que "sentía que había opciones extremadamente limitadas sobre cómo se suponía que debían verse las mujeres", haciendo referencia a que, al contrario que ocurre con las mujeres, no se genera ningún debate si es el hombre el que decide no depilarse.

La importancia de la pedagogía antipatriarcal

Eldina comenta que esto ha sido todo un proceso, alegando que antes no se sentía cómoda saliendo a la calle si sus cejas estaban "fuera del tamaño aceptado", al igual que no iba al gimnasio si tenía vello en las piernas. Afortunadamente, a día de hoy comenta que ha decidido optar por centrarse en las metas que quiere alcanzar, y no en su apariencia mientras las realiza, porque no es lo importante. Como critica la joven, el sistema patriarcal excluye la feminidad de aquellas mujeres sin depilar, discriminando a aquellas que, por genética, suelen tener más vello.

Todavía se debe seguir combatiendo desde los sectores feministas para desligar la apariencia física de lo que debe ser o no la feminidad. Respecto a esto, la danesa plantea una serie de preguntas. "¿Por qué nosotros, como sociedad, consideramos tan importante que las mujeres se quiten el vello del cuerpo? Creo que esto debería ser tan irrelevante, ya que hay muchas otras cosas más importantes en las que centrarse".

No debería ser noticia que una mujer tenga vello, pero en el caso de Eldina, la noticia es que haya decidido reivindicarse contra todos estos cánones. Jaganjac lamenta que a día de hoy le siguen gritando por la calle y que los adolescentes todavía muestran gran sorpresa al verla. Todavía queda mucha pedagogía por hacer, entender qué son los roles de género y por qué debe hacerse una gran deconstrucción.

Artículos recomendados

Comentarios