Buscar
Usuario

Noticias

Un jabalí de 105 kg embiste, desarma y ataca a un cazador que disparaba animales en Salamanca

El animal le embestió, desarmó y, retenido en el suelo, empezó a cornearlo brutalmente durante dos minutos contra el suelo.

Un jabalí de 105 kg embiste, desarma y ataca a un cazador que disparaba animales en Salamanca

Iván López, un cazador que estaba disparando contra varios animales en las cercaníuas de la localidad de Cristóbal (Salamanca) ha estado a punto de no contar su historia. 

Durante una de sus últimas cacerías, ha vivido el ataque de un jabalí. No uno cualquiera: uno de 105 kilogramos de peso. Apareció entre la maleza mientras que estaba disparando a los animales que se encontraba a su paso. Le embestió, desarmó y, retenido en el suelo, empezó a cornearlo brutalmente durante dos minutos contra el suelo.

"A primera hora de la mañana me entró este animal muy cerca, a tan solo unos metros, pero no pude disparar", ha declarado en una entrevista con la revista de caza Jara y Sedal.

En ese punto, Iván empezó a vivir un momento de confusión que se tornó en una tragedia para él: "El jabalí bajó hacia la zona inferior de la finca. Ya en ese lugar, lo metí en el punto rojo y pude disparar, pero no sabía si le había dado o no, ya quie salió corriendo como un cohete".

Alrededor de las 13:00 horas, el cazador se acercó al lugar del tiro para comprobar si había sangre. Al llegar, de repente, escuchó al jabalí bufando: "Estaba muy cerca, con la boca abierta y enseñándome los colmillos. Vi que me tragaba...", ha confesado a la citada revista.

Dos minutos de embestidas del jabalí 

El jabalí, el de 105 kg, atacó al cazador "El jabalí, el de 105 kg, atacó al cazador"

El cazador no pudo reaccionar. El jabalí fue contra él rápidamente: le embistió, Iván se cayó contra el suelo, el rifle salió disparado, el cargador se perdió... había quedado completamente indefenso.

"El animal me embistió de nuevo, me pateó y, cuando pude escapar, busqué el rifle, que aún tenía una bala en la recámara. El animal se puso de pie al lado de un castaño y fue entonces cuando disparé y lo abatí", ha declarado.

Iván asegura que estuvo dos minutos aguantando las embestidas del animal: "Una y otra vez me atacaba y yo, desde el suelo, me quitaba de encima con las botas, a patadas".

El cazador no tuvo grandes heridas porque el jabalí no llegó a clavar sus colmillos. En una pierna recibió una magulladura de 25 centímetros. Si hubiese ido a más, podría haber sufrido un desgarro en la pierna que, en ese contexto, hubiera sido fatal para él.

Artículos recomendados

Comentarios