Buscar
Usuario

Noticias

La infanta Elena se salta las restricciones para ir a una misa en Sevilla

La capital hispalense está cerrada perimetralmente debido a la incidencia del coronavirus, lo que no ha sido impedimento para la hermana de Felipe VI.

La infanta Elena se salta las restricciones para ir a una misa en Sevilla

La segunda ola de la pandemia del coronavirus golpea a España, lo que ha obligado tanto al Gobierno central como a los autonómicos a tomar medidas y restricciones para frenar los contagios, la muertes y que el sistema sanitario vuelva a colapsarse como ya pasó en el mes de marzo, cuando se declaró por primera vez el estado de alarma debido a la crisis sanitaria.

Sin embargo, parece que no todo el mundo está dispuesto a cumplir las restricciones. Y no hablamos de los jóvenes que hacen botellón o de las fiestas ilegales que algunos todavía celebran. No, hablamos de la infanta Elena, que, a pesar de la difícil situación, ha visto a bien trasladarse hasta Sevilla para asistir a una misa celebrada en la Iglesia del Santo Ángel, según informa ABC.

La hermana de Felipe VI viajó hasta la capital andaluza porque quiso reconocer la labor de los monjes carmelitas durante el estado de alarma aplicado en el mes de marzo. Y este reconocimiento podría tratarse de un bonito gesto sino fuera porque viajó desde Madrid hasta Sevilla a pesar de que la provincia se encuentra cerrada perimetralmente debido a la alta incidencia de los contagios de coronavirus.

La infanta Elena durante su visita a la iglesia del Santo Ángel, en Sevilla "La infanta Elena durante su visita a la iglesia del Santo Ángel, en Sevilla"

Cabe destacar que el viaje de la infanta Elena a Sevilla coincidido con las mismas fechas en las que se celebran las competiciones deportivas de hípica en el Real Club Pineda, lo que podría haber sido un mayor motivo para su visita a la ciudad hispalense ya que la madre de Froilán y Victoria Federica es una gran aficionada a los caballos.

Los excesos de la infanta Elena durante el confinamiento

La polémica ya salpicó a la infanta Elena durante el confinamiento impuesto durante el estado de alarma declarado en marzo. La mayor de las hijas de los eméritos, como hermana de Felipe VI, cuenta con un equipo de 20 escoltas que velan por su seguridad, algunos de los cuales denunciaron las condiciones en las que tuvieron que trabajar en mitad de la crisis sanitaria.

Entre cuatro y seis escoltas se dedicaban a vigilar su casa. El resto, dado que no podían salir, tenían que permanecer en una habitación de 10 metros cuadrados con un sofá y una televisión a la espera de recibir órdenes o relevar a sus compañeros. El equipo de seguridad reclamó que, debido a la situación, podrían reducir servicios.

Cabe señalar que a la duquesa de Lugo le costó aceptar el confinamiento impuesto por el Gobierno y estuvo saliendo hasta el último momento, yendo incluso de cacería. Durante el confinamiento, los escoltas eran los encargados de hacerle la compra, sacar al perro y hasta tuvieron que ir a la Zarzuela para llevarle unos zapatos.

Artículos recomendados

Comentarios